Está en sala común

Bombero que se disparó por ser acusado de abuso se recupera favorablemente

Ayer se conoció que el bombero acusado de abuso sexual y quien al momento que iban a realizar un allanamiento en su casa se disparó en la sien, el martes fue trasladado a una sala común del nosocomio local, donde continúa internado y bajo custodia. Se espera que sea indagado en los próximos días.

  • 18/07/2019 • 08:07
El Sargento de la policía se recupera de la lesión recibida por el disparo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A más de una semana de cometido el intento de suicidio por parte de un bombero, quien al ver a sus pares de la Comisaría de la Mujer y de la Comisaría Segunda que se aprestaban a allanar su vivienda, ayer se conoció que el lunes, salió de la sala de terapia intensiva y ahora se encuentra en una sala común hasta que se recupere de las lesiones que sufrió.

Por lo que pudo conocer TiempoSur, el sujeto se encuentra con custodia policial, y se espera que en los próximos días sea indagado por la magistrada interviniente, quien posteriormente decidirá su suerte judicial. 

Cabe señalar que el Sargento de la Policía de Santa Cruz, se disparó y el proyectil ingresó en el lóbulo parietal derecho, con una herida de salida, lo que provocó que su estado fuera de gravedad.

Es de recordar que todo comenzó en la noche del domingo 7 de este mes, cuando una mujer se presentó en la Comisaría de la Mujer y la Familia, donde radicó una denuncia por violencia familiar y el presunto abuso sexual de su hija por parte de su pareja, quien es un Sargento dependiente de la Superintendencia de Bomberos que presta servicio en el Cuartel Central de Bomberos.

Una vez que radicó la denuncia, se activaron los protocolos para estos casos.

Por el hecho se dio aviso al Juzgado de Instrucción N°2, a cargo de la Dra. Valeria López Lestón, quien en la jornada del lunes 8, libró una orden de allanamiento para la casa del Bombero ubicada en calle Ernesto “Che” Guevara al 600, con el fin de secuestrar el arma reglamentaria del efectivo.

En horas de la tarde de ese día, el personal de la Comisaría de la Mujer y de la Comisaría Segunda, se acercó al lugar, mientras buscaban los dos testigos necesarios para iniciar el allanamiento, se escuchó una detonación, similar a la de un arma de fuego, por lo que se dirigieron a la vivienda del bombero, y comenzaron a forzar la puerta para abrirla, mientras llamaban a una ambulancia. 

Cuando los policías lograron ingresar a la casa, observaron al hombre con un disparo en la cabeza y que aún tenía signos vitales, por lo que reiteraron el pedido de la ambulancia. 

En el lugar se procedió a solicitar la presencia del personal de la División Criminalística, quienes realizaron las pericias del caso.

En la casa se procedió al secuestro del arma reglamentaria, como así también de dos escritos, que el hombre habría dejado, en los cuales al parecer, confería los hechos. Además se levantaron muestras de las manchas rojizas, entre otros elementos que serían de interés de la casa.

Por otra parte se conoció que, al parecer, el bombero tendría problemas de alcoholismo, como así también se supo que sobre este hombre ya habría sospechas de posibles abusos anteriores sobre sus hijastras.