Conmemoración

La joven visión de la arquitectura

Hoy se celebra el Día del Arquitecto Argentino, un oficio profesional que permite innovar distintos espacios urbanos y se conecta con otras áreas para brindar una mirada diferente. Un joven arquitecto del sur nos cuenta su experiencia en la profesión.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En 1996, la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA) optó por sostener el 1º de julio como el Día del Arquitecto Argentino. Lo hizo con la clara conciencia que la profesión merece una fecha en la cual enfocarse para reflexionar sobre cómo enriquecer la tarea cotidiana.

Recordemos que los arquitectos celebraban su día el 8 de noviembre, en coincidencia con el Día Internacional del Urbanismo, pero posteriormente se sumó el 1º de julio, como el Día del Arquitecto Argentino. La fecha que tiene su origen en 1985, cuando la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) dispuso establecerla como Día Internacional de la Arquitectura, recordando así la fecha de creación de esta entidad, realizada en Suiza en el 1º de julio de 1949.

En este contexto, dialogamos con Dante Canio, un joven arquitecto de 29 años de Puerto Santa Cruz, quien se recibió en 2017 y volvió a la provincia para desempeñar la profesión y desarrollar algunos proyectos. "Mi familia tiene una empresa hace mas de 40 años y siempre se dedicaron al rubro de la construcción y servicios", indica al dar cuenta que le "sorprendía los trabajos lo que hacían, el ingenio para desarrollar algunos proyectos".  

Aquella, junto al disfrute por el dibujo, fueron las motivaciones que lo llevaron a estudiar la carrera de Arquitectura la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). El emprendimiento familiar y las ganas de proyectar en un "terreno virgen" lo estimularon a volver al lugar donde creció y con una oferta laboral que lo sedujo.  

En 2018 fue secretario de Obras Públicas de El Chaltén y, por ello, remarca que "ese lugar es una ciudad que en la parte de planteamiento hay muchas cosas para hacer". Hoy realiza un proyecto de intervención urbana en Puerto Santa Cruz con la empresa familiar y trabaja con los puertos provinciales en el Ministerio de la Producción de Santa Cruz.

"Me gusta desarrollar proyectos, buscarle la vuelta a las cosas sin ponerle tantas trabas y con los recursos que uno tiene a mano", sostiene Dante, quien trabaja con entes privados y públicos. Para él, "el arquitecto puede colaborar y trabajar con los recursos que tenes a mano".

Las oportunidades ilimitadas y la visión joven son dos variables que acompañan su profesión en el sur.  El trabajo con otros jóvenes arquitectos ha diversificado su área y advierte que tienen más proyección en el sur.

Dante concluye en que "el trabajo en la arquitectura es muy variado y uno se va adecuando a la demanda del lugar donde está trabajando y ante las complicaciones de la crisis actual que también atraviesa al rubro".

OFICIO E IMAGINACIÓN

Facundo Costas es otro joven arquitecto de 29 años, quien se recibió en febrero de este año y, como su colega y amigo, Dante, volvió para ejercer en su ciudad natal, en este caso se trata de Puerto San Julián.

"Desde chiquito me gustó construir y fue un riesgo que me gustó conocer", reconoce sobre la carrera de arquitectura que estudió en la  Universidad Nacional de La Plata (UNLP).  

Facundo da cuenta que la arquitectura tiene muchas rama y es imprescindible "conocer la localidad y la infraestructura, buscar la información posible y volcarla en una obra que sea lo más confortable para el uso que se le va a dar". Entre ellas las cuestiones climáticas, de manera tal que la construcción responda a todas las variables posibles.  

"Siempre tuve la idea de colaborar en el desarrollo de mi ciudad, una ciudad que ha crecido en los últimos 10 años", señala Facundo más tarde, quien hoy se encuentra trabajando para una empresa y animándose a abrir un estudio particular.

La crisis que también atraviesa al sector, es un obstáculo difícil para los arquitectos, pero no imposible.

"Hoy con las comunicaciones más desarrolladas estamos en contacto permanente con los arquitectos de Río Gallegos, que organizan y trabajan con nosotros en comunicación constante", subraya el joven profesional, quien impulsa una nueva mirada en el ámbito urbano de la ciudad portuaria.  


COMENTARIOS