Ciudad

“No aliento muchas expectativas de que sea una gestión positiva en lo que resta”

Lo manifestó el presidente del Concejo Deliberante, Evaristo Ruiz, al referirse a varios temas de coyuntura local. Se hizo cargo de la ordenanza que prohíbe bastidores desde noviembre, habló del SIPEM, la emergencia vial y la falta de nombramientos en las Secretarías.

Evaristo Ruiz (J.C.C)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el día de ayer, el izamiento dominical estuvo presidido por el concejal Evaristo Ruiz, quien estará a cargo del Departamento Ejecutivo municipal hasta el próximo día miércoles inclusive, a raíz de un nuevo viaje del intendente Roberto Giubetich a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En este contexto, el edil brindó una ronda de prensa para referirse a varios temas de coyuntura, muchos de ellos tratados en la última sesión del Concejo Deliberante. En principio habló sobre la extensión de la emergencia vial, donde no guardó críticas para el Ejecutivo municipal. “Se viene implementando año tras año, pero no se ven resultados tangibles en lo que es la seguridad vial y el ordenamiento vial”, remarcó y lo ligó a “otra falencia de la gestión municipal que no supo dar cumplimiento a las normas y respetar el marco de la emergencia”. En este sentido remarcó que la herramienta establece además, como mínimo, la actualización de las estadísticas de la accidentología vial, las cuales están actualizadas hasta marzo de 2018. “Debería cumplirse con esa parte administrativa para saber cuáles son los lugares más conflictivos en cuanto a accidentes, confeccionar un mapa para destinar recurso en personal o materiales, y ni eso se ha logrado. La gestión municipal deja mucho que desear en este sentido”, sostuvo.

En cuanto al reclamo de los trabajadores de tránsito, quienes exponen la falta de presupuesto en el área, Ruiz expresó que se trata de “otro aspecto de lo que es el desapego o la no consideración del intendente a lo que son las ordenanzas vigentes”, y explicó: “Está establecido  que hay un porcentaje de lo que son multas por tránsito que van al sistema, otro porcentaje de recaudación del SIPEM que también se debería invertir en control del tránsito, pero son normas que no se cumplen y se traducen a la ciudad”.

Carteles en campaña

En la última sesión deliberativa, antes del receso invernal, los concejales volvieron a tomar una decisión que generó debate en la comunidad y se trata de la modificación que realizaron sobre la ordenanza que prohibía la colocación de bastidores en la vía pública. La modificación introducida al texto original del proyecto establece que la ordenanza entrará en vigencia a partir del 1º de noviembre, lo que despertó el repudio de la comunidad.

En este punto Ruiz se hizo cargo de la iniciativa y declaró: “Fue mi decisión e hice las gestiones para que sea después de las elecciones porque esto obedece a una cuestión político partidaria”, y expresó: “Más allá de la estética y seguridad pública que son importantes, hay que tener presente que los bastidores se estilan usar en campaña hace 30 años, y si bien puede representar algún peligro nunca hubo algún hecho a lamentar”.

Para cerrar volvió a insistir: “Que se haya planteado en este momento, en plena campaña electoral, obedece a intereses particulares, cuando ya están lanzados y hechos los esfuerzos económicos por parte de distintas agrupaciones políticas y con el único fin de lograr una ventaja electoral”.

Falta de nombramientos en el gabinete

En otro tramo de la entrevista, fue consultado sobre su labor al frente del Ejecutivo y la particularidad en cuanto a la falta de nombramientos en la Secretaría de Obras Públicas y la Secretaría de Coordinación Municipal.

En este sentido opinó: “La Municipalidad funciona al ritmo y bajo la línea de acción que dispone el intendente. Sin dudas que podría ser mejor y eso está claro porque lo refleja el estado de la ciudad, sin embargo es el ritmo que ha establecido el Intendente con el que debe funcionar el Departamento Ejecutivo, sin que sea una prioridad el hecho de cubrir las Secretarías vacantes”.

Como resultado, el Concejal a cargo del municipio dijo: “No aliento muchas expectativas de que sea una gestión positiva en lo que resta al cumplimiento del mandato en diciembre. Lamentablemente para la ciudad y los vecinos”.

“Es un reclamo justo”

Los trabajadores del SIPEM llevaron su reclamo al izamiento por segundo domingo consecutivo, y esta vez con mayor presencia y el apoyo del sector de la izquierda. Vale la pena recordar que hace más de dos semanas reclaman el ingreso a planta permanente municipal, algo que por lo menos hasta hace algunos días era descartado por el propio Jefe comunal.

En principio, Ruiz recordó que este es un reclamo que los trabajadores no solo llevan adelante desde el inicio de esta gestión, sino que también lo hicieron durante la gestión interina de Pablo Grasso en 2015. 

“Es un reclamo justo, eso hay que dejarlo en claro”, remarcó al mencionar el acta acuerdo que en 2016 firmó el intendente Giubetich junto a los trabajadores y el gremio municipal. “La intención era ir regularizando su situación, ir adecuándolos de acuerdo a las normas laborales vigentes y no se ha cumplido ni avanzado en ese sentido, por lo que hay que poner de relieve que es un reclamo justo, tienen derecho de ser consideradas sus peticiones de acuerdo a la ley”.

(Trabajadores del SIPEM en el izamiento. (J.C.C))

A lo largo de este tiempo los concejales han emitido una resolución de apoyo y de solicitud al Departamento Ejecutivo para que fuera revisada la situación laboral de los trabajadores del SIPEM.

Consultado sobre la posición del Ejecutivo, desde donde hacen mención al compromiso de no aumentar la planta de personal, el edil declaró: “El Intendente tiene más en claro los números, sin dudas que hacerlo de una sola vez sería un impacto financiero importante, pero tampoco hubo acciones positivas para ir avanzando mínimamente. Si bien le puede asistir razón que no están dadas las condiciones para incorporarlos a todos, debería ofrecer opción alternativa para establecer como mínimo soluciones graduales en el tiempo”.

Por último afirmó: “Sin dudas tienen derechos adquiridos que no se pueden obviar”, dando a entender que a la larga los trabajadores del sector pasarán a integrar la planta de personal de la Municipalidad.