Ambiente

Un Faro entre tantos desechos

Una ciudad desbordada de basura y con vertedero a cielo abierto, fueron dos variables que llevaron a generar un proyecto en la universidad para crear conciencia sobre el cuidado del ambiente y propiciar un espacio de bienestar. Un barrio se vio interesado y unió sus manos para "desechar a conciencia".   

COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace algunos años que se lleva adelante una política consciente a nivel mundial sobre la generación de residuos sólidos y buscar la forma de activar la reutilización de desechos de toda esa disposición final. Río Gallegos no fue la excepción ante la movida ambientalista de profesionales y vecinos, que intenta generar un compromiso con el medio ambiente y cambios en las políticas relacionadas al tratamiento de residuos y afluentes.  

En este marco, el ámbito universitario también quiso aportar su granito para llevar adelante un proyecto que indaga en los desechos que a diario se producen en el Campus de la UNPA-UARG.

A partir de un compromiso y carta acuerdo entre la Universidad y la Secretaría de Estado de Ambiente de Santa Cruz, a quien se unió el barrio El Faro a través de su Junta Vecinal "Macá Tobiano", surgió la propuesta de propiciar la "gestión comunitaria de los residuos".

El objetivo general del proyecto es crear conciencia sobre el cuidado del ambiente, a partir del aprovechamiento secundario de los residuos sólidos asimilables a urbanos, generados en el Campus universitario de la UNPA-UARG como también en el barrio El Faro.

NUESTROS DESECHOS

"Surge en varias partes y distintas cuestiones que se juntaron", indicó a NOS la docente de Recursos Naturales,  Mg. Sabrina Billoni, quien es parte del proyecto. Dio cuenta que tenían la idea de hacer el compost y, por ello, se armó y presentó un proyecto a dos convocatorias: una a nivel nacional y otra en la universidad, y fue esta segunda la que ganaron y les permitió un subsidio para poder desarrollarlo.  

La coordinación y la práctica la llevan adelante docentes, no docentes y alumnos de la carrera de Ingeniería en Recursos Naturales y Lic. en Administración.

Sin embargo, la secretaría de Ambiente de la provincia se acopló a través de la Dirección de Residuos Sólidos Urbanos para colaborar y acompañar con el aporte profesional y técnico a alumnos y docentes universitarios.  Para Ambiente, este trabajo "va de la mano de la caracterización de la generación de residuos en los principales centros urbanos", según lo explicó el coordinador de Evaluación y Ordenamiento Ambiental, Lorenzo Gallardo. De este modo, pueden planificar acciones para mejorar la gestión de dichos residuos.   

"Se busca siempre una gestión integral de los residuos desde su generación hasta su disposición final", advirtió Gallardo.    

LABORES DE LABORATORIO

El trabajo que se inició hace algunas semanas, trata de comenzar con el muestreo y clasificación en 15 corrientes: desechos de alimentos, capel, cartón, distintos tipos de plásticos, vidrios, apósitos, entre otros. "Para ver la cantidad de residuos que se generan por día en el Campus", expuso Billoni, sobre un muestreo de los residuos que se llevará a cabo cada 15 días hasta mediados de este año. El muestreo se realizó por sectores del Campus como la cocina y comedor, baños y sectores donde se ubican las distintas aulas de cursada.

Hay que tener en cuenta que la comunidad universitaria está conformada por unas 3 mil personas, considerando a los alumnos, personal docente y personal de administración y apoyo, es decir que unas 600 a 700 personas podrían asistir diariamente al Campus.

El grupo cuenta con una máquina trituradora de residuos orgánicos y un sitio acondicionado donde se ubicará el compost. El mismo es un predio cerrado con alambrado olímpico para impedir el ingreso de animales principalmente.

Trabajarán con pilas de compost (escala comunitaria), tambores de 200 litros cortados longitudinalmente y compost con baldes de 20 litros apilados (escala domiciliaria).

DEL CAMPUS AL BARRIO

La profesional de la carrera de Recursos Naturales Renovables señaló que el objetivo es reducir la cantidad de residuos que se generan en el Campus, además de aprovechar los residuos orgánicos para generar compost. A ello, sumarán el aprovechamiento del cartón y las botellas plásticas, las que serán destinadas para otros emprendimientos (como quienes se dedican a fabricar ladrillos ecológicos).

"Se trata darle una salida viable de reutilización a otras corrientes de residuos", indicó más tarde, para remarcar que "la idea es replicar una parte de este proyecto piloto en el barrio El Faro", así como también realizar un registro de aquellos barrios que se pudieran acoplar.  

De esta manera, dejan en claro que en el contexto de mejorar la generación de residuos urbanos, quieren incorporar a todos aquellos que les interese la iniciativa y continuar el proyecto en cada barrio de Río Gallegos. Un objetivo más amplio es que se articulen acciones para darle forma a una continuidad del trabajo en el Vaciadero local.  

El proyecto tiene el apoyo de la comunidad y dará sus frutos no solo con palabras, sino en los hechos, que con esta iniciativa dejaron de ser desechos.    

*El reciclaje es una técnica basada en la transformación de los residuos. En el caso de la materia orgánica esta técnica se denomina compostaje.

Los objetivos fundamentales del compostaje son:

-elaborar un producto que pueda ser utilizado para soportar el crecimiento de las plantas y como enmienda del suelo ya que mejora la estructura en suelos arenosos, incrementa la capacidad de retención de agua en la mayoría de los suelos

-transformar materiales orgánicos biodegradables en un compuesto biológicamente estable, acompañado de la reducción del volumen de residuos generados

-destruir patógenos que puedan estar presentes en los residuos urbanos;

-retener y aportar nutrientes

Primeros resultados

En el primer muestreo realizado, se contabilizaron 58 kg de residuos, de los cuales cerca del 60% pueden ser compostados, cerca de un 20 % corresponde a papel y cartón, aproximadamente el 15% corresponde a distintos tipos de plásticos, es importante mencionar que si bien el porcentaje en peso de los plásticos es bajo, ocupan un volumen considerable debido a las botellas PET.

Unión Europea prohibió los plásticos descartables

La Eurocámara aprobó este miércoles la prohibición de uso en la Unión Europea (UE) de la mayoría de plásticos de un solo uso, como los platos, cubiertos, pajillas para beber, vasos de bebidas, envases de alimentos o hisopos para los oídos, a partir de 2021, con el ánimo de ayudar a limpiar los océanos. Los gobiernos de la UE ya han manifestado su apoyo a la prohibición.

La UE también se ataca a los plásticos llamados oxodegradables (considerados abusivamente como biodegradables aunque en realidad sólo se fragmentan en partículas minúsculas), así como los recipientes de polietileno expandido, que suelen usarse para la comida para llevar.

Dado que los plásticos representan alrededor del 80 por ciento de los desechos marinos, la UE aceleró las deliberaciones sobre las restricciones planificadas en menos de un año.

La legislación también crea el objetivo de reciclar el 90% de las botellas de plástico para 2029. Su fabricación deberá contar además con un 25% de material reciclado para 2025 y un 30%, para 2030.