Río Gallegos

La robótica al servicio de la salud

Estudiantes del Industrial N° 6 de Río Gallegos están desarrollando el Nexus 1, un exoesqueleto para la rehabilitación de pacientes con lesiones en sus extremidades inferiores. “Buscamos que sea un producto accesible, y que pueda haber más gente con posibilidad de acceder a este tipo de aparatos que ayuden a mejorar su salud”, sostuvieron.

  • 17/06/2019 • 15:17
COMPARTÍ ESTA NOTA

Nicolás Flores (Tercero de Electrónica) y Jeremías Godoy (Tercero de Aeronáutica)  son los referentes del Taller Salud y Robótica del Club de Ciencias de la Escuela Industrial N° 6 de Río Gallegos, en donde realizan charlas para sus pares, y de ahí mismo surgió el proyecto Nexus 1, para ayudar a la comunidad implementando la robótica en la salud.

Observando las virtudes de los avances médicos de la mano de la tecnología, remarcaron que en la salud y robótica no solo están los robots que lleva puesto una persona para poder rehabilitarse, sino que la robótica tiene muchas aplicaciones dentro de la salud. Hay máquinas que ayudan o asisten a cirujanos durante una intervención, ejemplificaron, o también hay máquinas con las que también se opera “por eso a nosotros nos interesó mucho esta rama y combinarla”.

El Nexus 1 nació luego de arduo análisis. En primer término vieron sus posibilidades: una máquina es muy complicada y compleja para realizarla ellos, pero los exoesqueletos fue algo que estaba más a su alcance.

Sobre este tipo de dispositivo detallaron que son una máquina que lleva una persona para distintos usos:

- De uso médico ayuda a la rehabilitación de las personas por alguna lesión en cualquier parte del cuerpo

- De uso militar ayudan a amplificar las características del usuario: resistencia, velocidad o la fuerza

- De trabajo similar al del uso militar, pero para hacer uso dentro de una empresa

En su caso, el Nexus 1  para uso médico trabaja con las extremidades inferiores del cuerpo.

Los alumnos indicaron que aún siguen estudiando para mejorar el Nexus 1. En la actualidad ya cuentan con su segundo prototipo encaminados en el tercero. Cabe mencionar que el primero fue presentado en una feria internacional, y ahora están desarrollando el tercer prototipo con la base del segundo.

“Estudiamos sobre la anatomía, la marcha humana, los músculos y los huesos que actúan”, dijeron, añadiendo “también estudiamos diseño porque el tercer prototipo sería con impresión 3D desde nuestras impresoras, que son un recurso del Club de Ciencias”.

Sobre cómo está compuesto el exoesqueleto indicaron que la parte principal de Nexus 1 es el marco, la que sostiene a la persona por lo cual debe ser de material ligero, pero resistente. Luego está la plaqueta controladora que actúa como el cerebro de todo el sistema el que ordena todo lo que le programen. Detallaron que buscan mejorarlo mediante el desarrollo de sensores, es decir, que los motores trabajen mediante los sensores.

En el tercer prototipo lo que se busca con los sensores –manifestaron- es que cuando uno camina mueve el brazo contrario al pie que avanza. Con esto se prevé colocar sensores de movimiento en las muñecas de las personas, entonces cuando avance la mano derecha, avanzará el pie izquierdo, y así sucesivamente.

Expusieron que su anhelo es simplificar el andar con los sensores porque existen en la actualidad exoesqueletos que ayudan a caminar permanentemente  a las personas y poseen neurotransmisores, pero éstos tienen un costo de U$S 200 mil (unos $9 millones); y después hay otros exoesqueletos más básicos  que se utilizan con palancas. Lo que buscan con Nexus 1 es brindar un punto medio: tiene la misma funcionalidad y calidad, pero no siendo un producto precario ni caro. 

Un espacio de oportunidades

“Sin el Club de Ciencias, Nexus 1 no habría sido posible”, enfatizaron los estudiantes remarcando además “la libertad que tenemos en el Club es increíble porque nuestro profe no nos dice no a nada. Y si nosotros ponemos de nuestra parte para cumplir, él nos ayuda con todo”.

Asimismo, dijeron que lo que busca el Club de Ciencias es que los chicos sigan creciendo y a medida que eso ocurre, le transmitan sus saberes a sus pares. 

El Club de Ciencias es un proyecto educativo multidisciplinario en el que se realiza el diseño, la programación, el armado y la prueba de dispositivos tecnológicos mediante la robótica educativa. Asimismo, la socialización de sus integrantes, difundiendo sus actividades en medios de comunicación masiva, investigando y trabajando simultáneamente en diferentes grupos, a cargo de referentes, que organizan e incentivan a sus pares, en el trabajo cotidiano.


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000