Histórico reclamo

Trabajadores del SIPEM denuncian “contrato basura” y piden estabilidad

Trabajadores se comunicaron con TiempoSur para demostrar el descontento por la relación laboral que mantienen con la comuna. Mañana tendrán reunión en el Ministerio de Trabajo. Quieren ser pasados a planta permanente.

Desde el 2015 mantienen reclamos por el contrato.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde hace más de cuatro años los trabajadores del SIPEM de Río Gallegos vienen reclamando por estabilidad laboral. Desde la gestión del ex intendente Raúl Cantín (2011-2015) vienen pidiendo por el pase a planta permanente. Es que se trata de 150 trabajadores –muchos de ellos jóvenes con su primer empleo- que trabajan bajo la modalidad de contrato. Cada cierta cantidad de tiempo lo renuevan. Pero este sistema los mantiene en vilo y preocupados si el mismo continuará o no. Es por eso que el reclamo será llevado al Ministerio de Trabajo y esperan que el área de Teodoro Camino intervenga. Para quien no los conozca, los trabajadores del SIPEM son los jóvenes encargados de realizar el cobro en el centro de la ciudad sobre el estacionamiento.

“Estamos con contrato hace más de cuatro años, renovados y nos van cambiando los mismos. Queremos pelear la estabilidad, seguir peleando los contratos basura”, indicó Melisa, una de las trabajadoras que fue entrevistada por TiempoSur.

Remarcó que ya cuentan con abogados que los representan, por lo que esta semana ya tiene prevista la reunión en Trabajo. Será mañana desde las 10:30 AM. El argumento que le habrían dado del estamento provincial es que el contrato –por demás extenso- ya “sería una relación laboral encubierta”.

A planta

Los jóvenes del SIPEM quieren el pase a la cartilla del municipio. Actualmente el contrato que tienen firmado es hasta finales de 2019, pero luego no saben qué sucederá. El posible cambio de gestión es algo que sólo suma más incógnita a su futuro laboral. “Nosotros queremos el pase a planta permanente”, insistió la trabajadora. Remarcó que “de acuerdo con la Ley, el contrato no puede ser de más de seis meses. Luego nos deberían ir haciendo el traspase para el ingreso a la comuna” señaló.

Aclaró que muchos de ellos ingresaron bajo la modalidad “Primer Empleo” y que trabajan en tres turnos de cuatro horas.

Indumentaria

Uno de los reclamos que se mantuvo durante estos cuatro años tiene que ver con la indumentaria para realizar el trabajo. El mismo se reaviva siempre en la temporada invernal, teniendo en cuenta las bajas temperaturas de la ciudad. Siempre exigieron la ropa adecuada para soportar el frío, pero de momento no fue entregada –según informaron ellos- a la planta de 150 jóvenes.

“Se la dio una sola vez en el 2015 y nada más”, cuestionó la entrevistada.

Reglamento interno

En uno de los capítulos del reglamento interno del SIPEM se establecen ciertas normas que deben cumplir los trabajadores, entre ellas caminar por la vereda o no usar auriculares. Además, se les encarga la tarea de observar y corregir anomalías del servicio en general y controlar. En cuanto a los operadores de calle se establece que con tres faltas sin avisos serán causal de cancelación del convenio. Se le prohíbe además cambiar por dádivas u otra forma de pago que no sea establecido en el reglamento las boletas.

Remarcan además que "se persigue generar la formación y desarrollo de jóvenes de la comuna a través de capacitaciones temáticas relacionadas con la Seguridad Vial, Legislación concerniente al tránsito, Código de Faltas y aquellas que sirvan como herramientas que colaboren a fortalecer al empleado.

Desde el 2015

El martes 10 de marzo de 2015, el por entonces secretario de Gobierno de la Municipalidad, Roberto Toledo, confirmaba el regreso a la capital de la provincia del Sistema de Estacionamiento Medido (SIPEM), el cual ya con anterioridad había fracasado y hoy no es la excepción.

En aquel momento el personal integraba el programa de primer empleo o primera experiencia laboral con una duración de cinco meses y si se cumplían las pautas, se renovaba por cinco meses más. Desde el municipio sostenían que “el sueldo lo generan ellos mismos, con lo cual no se va a incorporar ninguna erogación más al presupuesto que tiene el municipio”.