Puerto Deseado

Murió un abuelo por posible pérdida de gas

El jueves un hombre perdió la vida en el dormitorio que compartía con su esposa. El hecho ocurrió en la localidad de Puerto Deseado.

  • 25/05/2019 • 14:19
COMPARTÍ ESTA NOTA

En horas del mediodía del jueves, la hija del matrimonio, que vive junto a su familia en la misma propiedad de calle Colón al 1900, se vio sorprendida ya que sus padres, quienes habitualmente se levantaban alrededor de las 10:00, no lo habían hecho aún por lo que decidió llamar a su puerta como nada pasaba y la incertidumbre era mayor prefirió llamar a los bomberos. Ellos, una vez en la vivienda y en conjunto intentaron ingresar por una puerta posterior que estaba con llave y al escucharse ruidos desde adentro, la mujer, de 60 años, decía que no se podía levantarse porque no tenía fuerzas en las piernas.

Allí fue cuando se forzó la puerta, y se sintió olor raro que presumiblemente estaría relacionado con una pérdida de gas. Inmediatamente ventilaron todo el dormitorio, abrieron todas las ventanas. Mientras esto sucedía se había solicitado la presencia de los profesionales médicos, quienes acudieron al lugar a los pocos minutos certificando que el marido (63) de la mujer había fallecido. En tanto, a la esposa la trasladaron en forma urgente hacia el hospital distrital.

Se trata de Víctor Lugo quien murió en su cama, mientras que su mujer permanece internada con una buena evolución médica.

El cuerpo de Lugo fue trasladado a la morgue para que se le practique la autopsia y saber a ciencia cierta las causales de la muerte.

El personal policial junto a trabajadores de Camuzzi, realizaron las pericias del caso y luego junto a los efectivos de la División Criminalística de Caleta Olivia, se llevó a cabo la inspección ocular y posteriormente las tareas de constatación como pericias en el lugar. Se pudo saber que la vivienda era calefaccionada con calefactores tipo mechero sin salida al exterior y otro con salida al exterior pero totalmente obstruido por fuera con una chapa para evitar que se apague. 

En otra parte de la casa había otro calefactor con la misma situación, tapada su salida, y a todo esto habría que sumarle que Camuzzi detectó que había pérdidas de gas por las instalaciones precarias. (Fuente: Santa Cruz al Mundo)