Mesa Chica

El antídoto contra el virus de las noticias falsas en periodo electoral

Se trata del proyecto Reverso, impulsado y coordinado por  Chequeado, AFP Factual, First Draft y Pop-Up Newsroom, que junto a 60 medios de todo el país verificarán las informaciones virales desde el 11 de junio al 11 de diciembre. La directora del proyecto explicó de qué se trata esta iniciativa inédita en Argentina.

  • 21/05/2019 • 16:48
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por primera vez en Argentina, los medios de comunicación trabajarán de forma conjunta para chequear noticias virales en plena campaña electoral.

Se trata de Reverso, un proyecto colaborativo inédito en el país, que funcionará desde el 11 de junio y hasta el 11 de diciembre, impulsado y coordinado por Chequeado, AFP Factual, First Draft y Pop-Up Newsroom, en el que más de 60 medios (pueden sumarse más) y empresas de tecnología se unieron para intensificar la lucha contra la desinformación con verificaciones que podrán ser publicadas en simultáneo por todos los aliados.

Como lo explica el proyecto en su sitio en Reversoar.com durante las elecciones presidenciales habrá meses de mucha circulación de fotos, videos y mensajes políticos que será necesario chequear. La experiencia internacional confirma que la mala información abunda en períodos electorales, en especial en contextos de alta polarización, como el que se vive en la Argentina.

Laura Zommer, directora ejecutiva, periodista de Chequeado.com, es además la Directora de Reverso, quien detalló a TiempoSur los alcances de esta importante experiencia comunicativa. 

 

TS:-Una experiencia de esta magnitud ¿no se había realizado nunca en Argentina?

LZ: En Argentina entendemos que no. Ni en un acto electoral ni en otro tipo de acciones. No es algo inédito en el mundo porque hubo proyectos similares en Francia, México, Brasil y Estados Unidos.

 

-¿Cuál es la diferencia de hace cuatro años atrás para que ahora si se realice?

Hace cuatro años atrás teníamos menos conocimiento de la desinformación y de la viralización de contenidos falsos o engañosos.

 

-¿Han aumentado en los últimos años?

Hay muy pocos estudios. No hay evidencia de si aumentó o no, lo que hay seguro en la experiencia internacional son  pruebas de que cuando los contextos son polarizados, en general, circulan más las desinformaciones.

 

-Participan muchos medios importantes de todo el país en este chequeo de información.

La razón de la alianza tiene que ver con varias cosas. Una es que la desinformación circula más rápido y tiene más alcance en general que la desmentida de la desinformación, porque la desinformación apela a nuestras emociones y la desmentida nos confirma que las cosas no son como nos gustaría que sean. Es una de las razones de un consorcio de  estas características, con medios muy diversos, en términos ideológicos pero también diversos de tamaños, porque hay medios privados  muy grandes y autogestionados pequeños y hay medios de ciudades grandes y pequeñas. Es que como los contenidos informativos se comparten, en lo que llamamos burbujas informativas, cada uno prefiere informarse con gente que piense parecido a uno y no  que lo contradiga y para poder desmentir de manera eficiente lo que circule en la campaña, cuanto más diversos seamos los medios que participemos, más chance hay de que se conozca de que la noticia no sea verdadera.

 

-Más allá de las redes sociales, existe una nueva modalidad de compartir noticias por otros medios, como WhatsApp?

Noticias falsas siempre existieron, antes de las redes sociales. Nosotros en general cuando desde Chequeados hablamos de este tema de desinformación, mostramos a veces la tapa de la Revista GENTE que durante la guerra de Malvinas decía "Estamos ganando". La característica diferencial que tenemos hoy día es que los contenidos informativos tienen lo que se llama el consumo incidental, que es que la gente que se dispone a informarse, como en el pasado sucedía que se sentaba frente al televisor a ver el noticiero o leyendo el diario, ahora la mayoría de la gente llega a contenidos informativos desde su celular a la vez que está mirando la foto de un familiar o entreteniéndose con una canción o con un video. Entonces ese consumo incidental hace que muchas veces nos engañen más fácil que en el pasado. Habrá gente que, o usa la imagen parecida la de un medio, cambiándole una letra, o usa una foto que nos suena desde hace un tiempo como foto actual, etc.

Por eso este es un fenómeno en el que están involucrados  todos. Las redes sociales, por la manera que generan sus algoritmos y como esperan darle a los usuarios la información con que más empatiza para que no se vaya de esa red, porque en general nos quedamos más cuando nos dicen lo que queremos escuchar, que cuando nos contradicen. En esa lógica las redes participan agravando este problema. Los medios lo agravan porque o cometen errores o no son lo suficientemente profesionales que deberían ser al verificar el contenido y para publicarlos primero, publican contenido que no necesariamente son fidedignos. Y los ciudadanos también participan, porque muchas veces comparten contenidos que no les consta, cuando está alineado con sus pensamientos  y su ideología y así participan agravando el fenómeno de la desinformación.

 

-El rol de los periodistas y medios es muy importante al momento de desinformar, algo de lo cual Chequeado se encarga siempre de verificar.

Eso lo seguirá haciendo Chequeado, que chequea líderes y medios desde 2010. Este proyecto se enfoca en contenidos virales que desinforman que a veces tiene como participante a un medio, pero en la mayoría de las veces no tiene un autor identificado. Según el trabajo que viene haciendo Chequeado  sobre desinformación viral, más del 80% de los que generan contenidos falsos, no dicen quienes son. No tenes manera de saber quien es el autor que desinformó. Con esto no estoy diciendo que los medios no participan, sino que el foco de este proyecto es poder darle a los electores la posibilidad de que los contenidos que se viralizan puedan saber si son fidedignos o no.

 

-¿Esta experiencia podrá volver a repetirse más allá de las elecciones?

La capacidad que quede en los medios aliados que participen, probablemente hará que tengan herramientas, primero

para publicar mejor información; y segundo, que ellos mismos realicen chequeos según las audiencias sobre contenidos falsos que se hayan viralizado.

 

Cómo funcionará

Reverso tendrá una redacción descentralizada en todo el país que conformarán los medios aliados productores y contará con una mesa central que funcionará en la redacción de Chequeado, en la ciudad de Buenos Aires. El equipo revisará permanentemente redes sociales y tendencias con herramientas de monitoreo para saber qué información se está compartiendo más y analizar si se trata de contenido verdadero, engañoso, falso o que resulta imposible comprobar. Todos los medios que formen parte de Reverso, como aliados productores o aliados difusores, podrán difundir los contenidos que se produzcan en el marco de la alianza para luchar contra la desinformación y brindarles a sus lectores, radioescuchas y televidentes información verificada y confiable.

Reverso comenzará a publicar contenido en www.ReversoAr.com el 11 de junio y finalizará el 11 de diciembre luego de que asuma el gobierno elegido. Las redes sociales de la alianza serán @ReversoAr en Facebook, Instagram, Twitter y YouTube. Además, podrás contactarte vía WhatsApp en ReversoAr.com/whatsapp