Columna de opinión

La primacía de la política y la opción por el proyecto

Análisis politico por el Lic. Rubén Zárate. Profesor Titular. Investigador I. UNPA.

  • 20/05/2019 • 13:47
Foto Infobae
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por el Lic. Rubén Zárate. Profesor Titular. Investigador I. UNPA

El video donde Cristina Kirchner  define que Alberto Fernández será el candidato a presidente y ella como vicepresidente cambió el escenario de forma contundente. La sorpresa como herramienta de la estrategia puesta en su máximo nivel.

El proceso de recuperación de la iniciativa política iniciado con energía y masividad inusitada con la presentación del libro “Sinceramente” ha quedado consolidado con esta acción de carácter excepcional que conmociona no solo al interior del peronismo como eje de la construcción del frente electoral opositor sino también impactando de lleno en Cambiemos.

Se puso en marcha un proceso que llevará alineamientos profundos y nuevos equilibrios entre todos los actores, no solo políticos sino también económicos y sociales.

La estrategia de promoción de la grieta enunciada conceptualmente por Durán Barba y protagonizada de forma incansable por los grandes medios de comunicación se empieza desmoronar en sus bordes y se va a dibujar de forma nueva, recuperando las tensiones más profundas de la historia argentina.

Toda la batería conceptual y tecnológica de cultores de la distopia de la sociedad de la posverdad se ha puesto en crisis. Toda la Big Data de Duran Barba y Marcos Peña no pudo anticipar a la política de carne y hueso. Es una buena noticia para la democracia y la construcción ciudadana.

Albert Camus en el hombre rebelde decía que la forma más precaria de la rebeldía es la del ¨petimetre¨, es decir aquel que constituye su identidad confrontando contra otra imagen más fuerte y más sólida. Eso es lo que había logrado hacer Mauricio Macri al ¨rebelarse¨ contra la imagen más contundente de Cristina y de su proyecto político. El actual escenario rompe todos esos espejos y la decisión impacta también de forma profunda en la identidad de Cambiemos.

El ejercicio doctrinario de la sorpresa política generado por la ex presidente con lucidez y contundencia muestra en las primeras reacciones la fragilidad de toda esa construcción duranbarbiana, elimina el factor de comunicación de campaña permanente sostenida desde fines de 2015 y pone Cambiemos ante su propia realidad y sobre todo los resultados de las acciones de gobierno.

Si bien todavía es prematuro analizar el comportamiento del electorado, las reacciones de gobernadores y dirigentes territoriales anticipa que sobre la fórmula encabezada por Alberto Fernández se podrá armar una gran coalición de gobierno a la altura de la crisis, con base en la experiencia de los gobiernos entre 2003 y 2015 y una clara actualización de enfoques y métodos en las políticas públicas.

El liderazgo de Mauricio Macri incrementó ayer exponencialmente su debilidad y el cuestionamiento ante su propia coalición y ante la sociedad. La combinación anunciada por Cristina Kirchner es una mala noticia para el gobierno nacional  ya que al poner al frente a quien ha hecho en estos años un culto al perfil moderado, de diálogo, pragmático y flexible, y que sobre todo tiene como antecedente haber sido un actor principal en la construcción de la transversalidad durante el gobierno de Néstor Kirchner, genera nuevas posibilidades en el diseño de las coaliciones de gobierno.

Parece difícil que Cambiemos soporte fácilmente las tensiones que se van a generar esta semana. Quienes ya cuestionaban a Macri tienen nuevos y sólidos argumentos para bajar su candidatura. Las rebeliones provinciales de integrantes de Cambiemos más ligados al radicalismo, el desarrollismo y partidos provinciales se van a incrementar. 

Algunas de las figuras que apostaban a una alternativa desde la oposición como Massa y Lavagna han perdido margen de maniobra y se han quedado con menos argumentos para integrarse a una fuerza que defienda la producción, el trabajo y la ampliación de los derechos sociales en Argentina. Después de todo ellos también eran beneficiarios de esa grieta definida por Duran Barba.

Estos días la Corte Suprema de Justicia puso en duda la calidad de las pruebas con las que quieren iniciar el juicio oral a Cristina Kirchner y dejó una clara observación sobre el posible incumplimiento de las garantías procesales; esto no solo tiene impacto en la esfera judicial sino que también pone en crisis el uso político del Poder Judicial destinado a inhibir la capacidad de alianzas del kirchnerismo más que mejorar la calidad de las instituciones.

El frente económico y los mercados responderán a la novedad esta semana, pero el principal problema de cómo enfrentar la crisis evidente de la deuda lo responde Alberto Fernández con su propia trayectoria como Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Haber terminado su gestión con superávit gemelos es un inmejorable antecedente.

El resultado electoral de cada provincia es un anticipo de los resultados nacionales que se esperan para octubre de 2019. El componente territorial tendrá sin dudas una gran importancia en lo que viene, la rapidez de la adhesión de varios gobernadores deja sin base territorial a Alternativa Federal y disminuye su potencia electoral.

La noticia tuvo alta repercusión en el mundo. La primacía política en Argentina puso en marcha capas geológicas de la sociedad que aún no se han expresado totalmente. Una Cristina Kirchner puesta en el centro de la escena recupera lo mejor de las tradiciones políticas de los grandes dirigentes. Configura un nuevo escenario y simultáneamente deja abierta la posibilidad para múltiples combinaciones en los próximos años.