Elecciones

Donde manda Capitana no manda marinero

Finalmente se dio lo que algunos colegas adelantaron y otros negaban: la política de Santa Cruz tuvo más operaciones en estas últimas semanas que el Hospital Regional en los últimos diez años.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Pepe Sánchez

Hubo vencedores y vencidos, y eso se pudo observar desde el día anterior, donde se percibía los nervios en muchos diputados, incluso cuando llamamos a algunos de ellos nos decían que no iban a presentarse en la Sesión.

Se ve que algo cambió y los señores Legisladores dejaron los berrinches de lado y aceptaron lo que todo el mundo sabe: “Donde manda Capitana no manda marinero”.

Justo en la semana donde Evita Capitana hubiera cumplido 100 años, la Capitana Cristina Fernández de Kirchner regresó a la escena política de Santa Cruz y puso las cosas en  orden, y aunque parezca mentira, les tuvo que volver a explicar quién es la Jefa.

Según se pudo observar en la sesión Legislativa, el clima se cortaba con un cuchillo; habían felices, tristes, enojados y escondidos. No se apure amigo lector, ya le voy a describir quién es quién.

Lo primero que llamó la atención fue la demora en el inicio al borde del reglamento, según indicó un muy ofuscado Daniel Gardonio, esta vez muy quisquilloso con la letra chica. Pero si hablamos de ofuscados, aunque el término correcto sería “estaba re caliente” era el Presidente de la Cámara, el Vicegobernador Pablo Gonzalez, viendo la desprolijidad del asunto, no me refiero a la demora y poco apego al reglamento, me refiero al proyecto de modificación de la Ley 55. La cara de pocos amigos habitual de González se transformó en cara de ningún amigo.

Un hecho que se comentó en la tribuna más cercana a la entrada, fue el epíteto que le propinó el mismísimo Pablo González al diputado “anaranjado” Arabel, y fue algo así: “por qué llegás tarde, vos sos el más interesado que esto salga pe…udo, hay que reconocer que razón no le faltaba al Vicegobernador. Cuando llegó el momento de tratar el proyecto entre los Diputados Mazú y Arabel, intentaron explicar lo inexplicable; y alguien en la tribuna se animó a decir, “no aclares que obscurece” y razón no le faltaba.

La que dio cátedra fue la Diputada Mestelán, será porque es docente. Después llegó el turno del Diputado Lozano, otro que dio clases, será porque es Profesor. Concejo para los que arman las listas del FVS: metan un par de profes para la próxima.

La particularidad de Lozano fue que hizo saltar de su sillón a Pablo González, y esta vez no se ofuscó, se re contra calentó. Disculpe usted la verba de esta oportunidad, pero cuesta encontrar palabras para adjetivar correctamente. Lozano le refregó en la cara a González, “in your faces” dirían los pibes, que él había dicho en un medio local que no se iban a desdoblar las elecciones y ahí estalló el Vice que a esa altura ya estaba casi por utilizar la frase de un ex Ministro de Economía de CFK: “¿Me puedo ir?”.

Lozano fue atendiendo uno a uno, lo que en algún momento pareció un paso de comedia se fue transformando en un tema serio, y para ese momento Arabel ya no sabía cómo desaparecer. Incluso cuando lo aludían se hacia el desentendido, hombre de muchos años en la legislatura sabía que no se puede defender lo indefendible y lo mejor es callar hasta que llegue el momento de votar y listo el pollo, diría alguien en la tribuna una vez finalizada la elección.

Si usted cree que aquí terminó todo, no se confunda, los que pagamos entradas para presenciar el show queríamos más, y en ese momento cuando parecía que nos quedábamos sin más, apareció el Diputado Gerardo Terraz,  y le puso el pecho a la bala como él mismo dijo. Y la verdad es lo que hizo, palabras más palabras menos dijo: A nosotros en Caleta no nos importa cuándo sean las elecciones, nosotros hicimos las cosas bien, y la gente nos va a votar, pongan la fecha cuando quieran. Le faltó sólo decir “vengan de a uno”.

Lo cierto es que el Frente Para la Victoria no necesitaba modificar la Ley, pero quedó claro que el mensaje fue “en esta estamos todos juntos”, y así fue que se consiguieron las manos y “habemos desdoblamiento” de elecciones en Santa Cruz, y no son pocos los que festejan. Eduardo Costa se va a ahorrar una millonada de pesos en boletas y afiches de candidatos que se cuelgan del empresario. De esta manera si pierde ya está todo dicho, se va a la casa y todo termina ahí, si gana elige qué y a quién pagar.

Nuevamente el peronismo muestra su faceta más conocida y es el verticalismo; había que demostrar que se pueden juntar todos, y se juntaron. El General Perón diría: “Los peronistas somos como los gatos, cuando todos piensan que nos estamos peleando, nos estamos reproduciendo”.

Ahora a esperar y contener la ansiedad para saber quiénes juegan a qué, y con quién, por ahora le dejo la receta de los pochoclos para que se entretengan.