Salud

Sé la protagonista de tu parto

El auditorio del Hospital Distrital “Miguel Lombardich” de Puerto San Julián fue el lugar en donde se llevó adelante una extensa agenda temática relacionada al parto respetado. Impulsado por el Servicio de Obstetricia de la ciudad, futuras mamás, personal médico y público en general habló en torno a la Ley 25.929.

  • 15/05/2019 • 11:05
La semana del parte respetado se fundamenta en la valoración del mundo afectivo-emocional de las personas.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los derechos de los padres y los recién nacidos en el momento del nacimiento son tan importantes que merecieron el respaldo de una Ley Nacional, la 25.929. Esto significa que rige en todos los lugares del país. La ley garantiza, entre otros, tu derecho a un parto normal, que respete tus tiempos; Que no te discriminen; Que se respete tu intimidad; Elegir a la persona que te acompañará durante el trabajo de parto, el parto y el posparto; Que tu bebé esté en su cuna a tu lado, durante toda la internación (a menos que necesite cuidados especiales); Que vos y tu familia reciban toda la información necesaria, en un lenguaje claro, sobre tu estado y la evolución del parto y del bebé; Conocer los beneficios de amamantar y los cuidados que necesitan tanto el recién nacido como vos en esta etapa de la vida; Conocer los efectos negativos del tabaco, el alcohol y las drogas. Por sobre todo, tenés derecho a ser considerada, respecto del proceso de nacimiento, como una persona sana, de modo que se facilite tu participación como protagonista de tu parto.

Bajo el lema “El poder de parir está en vos” en el día de ayer comenzó a conmemorarse la semana mundial del parto respetado, el que tiene como objetivo la toma de conciencia sobre la existencia de la Ley Nacional 25.929, que busca las precauciones necesarias para evitar todo tipo de violencia obstétrica. Las actividades por la Semana Mundial del Parto Respetado se extenderán hasta el 19 de mayo en concordancia con las jornadas en distintos puntos alrededor del país y del mundo.

En este contexto, el equipo del Servicio de Obstetricia del Hospital Zonal de Puerto San Julián conformado por la Lic. Adela Estigarribia, la Lic. Tamara Maldonado y la Lic. María Celia Cambon propiciaron una actividad para generar conciencia en base “que se respete la fisiología del nacimiento, es tu derecho y el de tu bebé”.   

Es así que ayer por la tarde se llevó a cabo una de las actividades propuestas por el Servicio de Obstetricia, que convocó no sólo a las futuras mamás, sino además al personal médico tocando temas como los roles del personal del hospital, lactancia materna, contacto piel a piel, corte del cordón a tiempo, entre otros temas de relevancia.

Cabe destacar que esta propuesta que busca que la mujer sea la protagonista de su parto contará con la presencia especial de Nidia Brizuela (Hospital Zonal de Caleta Olivia), coordinadora de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Humanización del Parto y el Nacimiento (RELACAHUPAN), y un médico del Servicio de Neonatología del Hospital Zonal de Caleta Olivia.

 

Parto seguro

El trabajo de parto normal comienza espontáneamente, y la mujer podrás reconocer que ha llegado el momento.

Durante los controles del embarazo, será informada con claridad y precisión sobre los signos y síntomas del comienzo del trabajo de parto, para que puedas concurrir a la maternidad en el momento oportuno.

El más normal de los embarazos puede llegar a desembocar en un parto que requiere un tratamiento particular, en un lugar adecuado.

Muchas complicaciones del parto se producen en mujeres que no presentaron un riesgo aumentado durante los controles prenatales.

Por otro parte, la operación cesárea es un procedimiento quirúrgico destinado a resolver problemas durante el proceso de nacimiento. En los casos indicados, es una intervención eficaz e irreemplazable. Fuera de esas indicaciones precisas, como toda intervención quirúrgica, supone riesgos. Por eso no es (ni debería ser) una operación “a pedido”. Por otra parte, el bebé también se prepara para el parto desde días antes al momento en que sucede naturalmente, y está claro que la cesárea electiva interrumpe o impide esa preparación.

“Toda mujer como mamífera debe sentirse segura para poder parir, y que ella recuerde que junto a su hijo son los protagonistas de la situación”, enfatizó la Lic. Cambon.

Desde 2004, en la Argentina existe la Ley 25.929 de derechos de madres, padres e hijos durante el proceso de nacimiento. La norma ordena una serie de premisas que la salud pública y privada debe tener en cuenta en el embarazo, trabajo de parto y posparto.

Entre las premisas figuran las mujeres deben ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas que se realizan a lo largo del embarazo, parto y posparto, evitando prácticas invasivas; Fortalecer a las mujeres y promover el parto natural evitando las intervenciones innecesarias y situaciones de riesgo que se presenten al momento del parto; Brindar la posibilidad y el ámbito adecuado para que se convierta la mujer y su pareja en protagonistas de sus deseos y necesidades y acompañar en la toma de decisiones sobre dónde, cómo y con quién parir.

 

Derechos de la madre

- A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente en la toma de decisiones en relación a las alternativas distintas, si es que existen.

- A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.

- A un trato digno y un parto respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.

- A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.

- A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.

- A elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.

- A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

- A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar, en la familia y en el ámbito laboral.

- A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.

- A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

- A recibir información y la anticoncepción en el momento del puerperio.

 

Derechos del recién nacido

- A ser tratada en forma respetuosa y digna.

- A su inequívoca identificación.

- A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.

- A la internación conjunta con su madre en sala.

- A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

- Derechos del padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo

- A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

- A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.

- A un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice al niño o niña.

- A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida.

- A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

 

Características del parto respetado

Con la presencia de un acompañante en la habitación, se le brinda apoyo a la mujer en la tarea del parto. Puede alentarla a pujar, lo que resulta más estimulante para ella si es una voz conocida quien la anima a hacerlo. Además, el parto humanizado le ofrece al padre del recién nacido ser testigo del momento y tener la oportunidad de cortar el cordón umbilical de su hijo si así lo desea.

Durante el trabajo de parto, el parto y la recuperación buscan darle comodidad a la paciente. Se respeta su intimidad, se consideran sus creencias y ritmo para no acelerar el proceso y se disponen de las mejores condiciones para recibir a su hijo.

Las habitaciones de Trabajo de Parto, Parto y Recuperación (TPR) donde se atiende el parto humanizado, están equipadas con ayudas diagnósticas para monitoreo materno y fetal para la atención y recuperación de la madre y del bebé.

Para cada paciente se destina una habitación, que cuenta con las condiciones de asepsia y antisepsia para el procedimiento. La cama se transforma en mesa de parto para no trasladarla a otra sala y, en ese mismo lugar, ocurre la recuperación de la madre y la atención al recién nacido.

En el trabajo de parto, se implementan estrategias para que no haya dolor. A la paciente se le aplica anestesia epidural en una zona que se encuentra sobre su columna vertebral o en la parte baja de su espalda. Ella puede ir graduando mediante la sonda la administración del medicamento según sus pulsos de dolor. También se considera la decisión de la paciente de no solicitar que se la aplique anestesia.

 

Elección de la forma de parto

La Ley establece que cada persona puede escoger la forma de parto y las posiciones que adoptará durante el mismo y no tendrá que ser obligada a un método específico de parto.

Tener contacto con su hijo: Las madres tienen el derecho de que su bebé esté a su lado después del nacimiento, por lo que los centros de salud deben contar con las condiciones necesarias para que el bebé esté siempre con la madre. En el caso en que necesite un mayor cuidado por alguna condición especial, la madre también tendrá que tener acceso directo al bebé sin ninguna limitación.

El bebé tiene derechos: Los pequeños nacen indefensos y necesitan la protección de la madre para empezar a crear el vínculo con ella. Por ello, la Ley establece el contacto entre madre e hijo de forma inmediata. Además, prohíbe de forma expresa que los bebés sean sometidos a procedimientos que tengan fines de investigación o académicos.

TAGS

LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000