Una huella en el arte

Pesar en la comunidad por el fallecimiento de Carlos Antonio D´Amico

Se destacó en las artes visuales, se hizo de amigos que se transformaron en familia y “nunca dejó nada por dar”. En el último tiempo su estado de salud fue muy complicado. Compañeros en la ruta artística y amigos lo recuerdan “con mucho amor”.

  • 09/05/2019 • 16:11
Carlos D´Amico (Archivo)
COMPARTÍ ESTA NOTA

D´Amico nació en la ciudad de Olavarría, provincia de Buenos Aires, en 1959, ciudad en la que vivió hasta los 9 años junto a su familia para luego trasladarse a Bahía Blanca. En nuestra provincia lo recibió la localidad de Gobernador Gregores, donde inició su amor por la provincia que nunca más dejó, ya que con el tiempo se radicaría de manera definitiva en Río Gallegos, ciudad que lo vio partir el pasado día 7 de mayo.

Se desempeñó como maestro normal superior, profesor de enseñanza entre adultos, actor y fue uno de los hombres más destacados de las artes visuales santacruceñas, llevando su arte a varias muestras individuales y colectivas, provinciales, nacionales e internacionales, donde obtuvo varios premios de importancia. Además, realizó varias clínicas, talleres y capacitaciones con grandes artistas, tales como Matilde Marín, Eduardo Medici, entre otros.

En cuanto a su participación social, además de sus vínculos con el mundo del arte, supo ser reconocido por el sector educativo donde ha dejado una huella y, como comentábamos con anterioridad, amigos que se convirtieron en familia, algo que también se dio en sus pasos por el Club Británico, los tradicionales cafés de la ciudad, y cada sitio que visitaba. “Era un hombre que se hacía querer”, relatan algunos de los testimonios que ha obtenido TiempoSur.

Susana Suárez, amiga personal de Carlos y referente del arte en Santa Cruz, se mostró muy apenada por su partida al remarcar que “lo más importante es todo lo que vivió, lo demás es una consecuencia de una enfermedad a la cual le ha presentado pelea”, y repitió: “Lo importante es como viviste, y eso es lo que ¨Carlitos¨ hizo, vivir entre amigos sin cuestionamientos, él quería a todos igual. Era de esas personas que juntaba amores, era de tener amigos por todos lados”.

Por otro lado, comentó que en los últimos días había desembarcado en la ciudad una de sus hermanas, teniendo en cuenta que desde joven se radicó en soledad en nuestra provincia. “Lo recordamos con mucho amor. Él a través de cómo vivía te mostraba que había que ser perseverante, conseguir lo que uno desea, algo que trasmitió al arte”, y cerró: “Era un artista por eso era como era. Se entregaba, nunca dejó nada por dar”.

Tal vez con menos relación, pero con similitudes en el sentir, quien también dialogó con TimepoSur fue la artista Amelia Gatica, contemporánea de D´Amico y en algún momento anfitriona de sus obras en la Galería de Arte Van Gogh. “Fuimos en su momento muy allegados, él ha sido un referente de las artes visuales en nuestra ciudad”, expresó la entrevistada y remarcó: “Recuerdo una persona muy inquieta, con muchas ganas de hacer cosas, asistía a todo tipo de taller, constantemente estaba capacitándose, mostraba la necesidad de expresarse contantemente. Rompió con muchos esquemas y se trasformó en un exponente de Santa Cruz”.

TAGS

LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000