Autosustentable

Con el sudor de tu frente

Es la imprenta que les inculca Magdalena Arias a los que conforman la Cooperativa Autosustentable con el objetivo de trabajar todos, hombro a hombro, y poder llevar el pan a sus casas. Son 20 personas que recolectan chatarra, cartón y aluminio en la zona del vaciadero caletense y luego se lo venden a una empresa. El esfuerzo de cada uno y a su vez, el aporte al medio ambiente. No se quedan en lo simple y quieren seguir creciendo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Magdalena Arias vive en Caleta Olivia y hace un largo tiempo trabaja en lo social. Durante ocho años llevó adelante un  comedor en el Barrio 2 de Abril, el cual sostuvo con su sueldo de jubilada y donaciones de los vecinos. Allí se les daba la copa de leche a la tarde y el almuerzo al mediodía, después del colegio. Le cerraron el espacio y ahora está peleando para poder abrir nuevamente las puertas. 

Lejos de quedarse de brazos cruzados, y viendo la necesidad de algunos jóvenes, en conjunto conformaron a mitad del 2018 lo que se denominó “Cooperativa Autosustentable Un Mejor Vivir” y trabajan en el Vaciadero de la localidad, separando y recolectando cartón, chatarra y latas de aluminio, entre otras cosas. Eso, luego lo venden a una empresa Bertón Reciclados.

Actualmente la Cooperativa está compuesta por 20 personas. Señoras de 52 y jóvenes de 20-21 años. Todos padres de familia. Tienen turno de 08:00 a 13:00 y  otro de 13:00 a 18:00, de lunes a sábado.

NOS entrevistó a Magdalena Arias, presidenta de la misma, y contó detalles de cómo surgió todo, el esfuerzo diario de los jóvenes, lo que significa el trabajo para cada uno y los valores que les trata de inculcar a partir de su experiencia.

Con el sudor de tu frente- Todo comenzó el año pasado, ante la necesidad de trabajo que tenían muchos. Empezaron a analizar diversas posibilidades y sabían que tenían que rebuscársela para salir adelante porque no se veían trabajando en el Estado porque el mismo no está en condiciones de tomar gente, dijo Arias.

“Entonces comencé a charlar con un grupo de jóvenes,  hombres y mujeres, y hubo un planteo. Les dije la frase que me gusta mucho; ´Te ganarás el pan con el sudor de tu frente´ y cada día”. Ellos entendieron de qué hablaba, entonces empecé a hablar del tema. En vez de ir a molestar al gobernante de turno, que tienen un montón de problemas, vamos a ser un grupo más reclamando y así no vamos a tener un trabajo y qué comer”, contó.

Uno de los chicos, joven, hace muchos años tiene un proyecto de medioambiente. Al ver la necesidad que tiene la ciudad en relación a la limpieza y el vaciadero. Ante esto, “decidimos unirnos y trabajar nosotros. ¿Cómo? Hacer una cooperativa autosustentable sin pedir dinero a nadie”.

De esta forma, todos se ilusionaron con esta iniciativa y comenzaron a organizarse, pero –como resaltan- todavía están en formación y les queda mucho por aprender y hacer.

Kilos y kilos reciclados- El inicio no fue solo coraje. Tomaron un curso medioambientalista para conocer el lugar en el cual iban a trabajar, los riesgos que corren y demás cuestiones, estando en un ambiente como lo es el vaciadero. Previamente,  se colocaron las vacunas correspondientes y se hicieron controles en uno de los cenines.

Arias destacó que conocen el lugar dónde pasan largas horas. “Trabajamos en el basural de nuestra ciudad, que es a cielo abierto, es decir está contaminando nuestra atmosfera, nuestro aire y muchos vecinos han vivido cosas, sobre enfermedades,  que salen de ese lugar”, expresó.

Reciclan todo lo que es aluminio y cartón, por día. “Como lo acopiamos vamos y lo vendemos. Ese dinero se va juntando y los sábados, que es el último día que trabajamos de la semana –media jornada-, vendemos al proveedor y de ahí venimos a la oficina y se le paga a cada uno”, detalló la presidente de la cooperativa.

 “Mientras más esfuerzo ponemos más dinero entra a la cooperativa y es más lo que cobramos cada uno. Todo se reparte entre los 20”, recalcó.

Consultada por números aproximados de lo que pueden llegar a hacer en una jornada, indicó que lo hecho el día anterior al momento de realizar la nota, fueron 500 kilos de chatarra y, en cartón, cada bolsón que se hace pesa entre 40-50. “Es Hay que hacerlo, es nuestro trabajo y hay que hacerlo. Con sacrificio y esfuerzo de de cada día hacemos esto con cariño”, agregó.

Le venden a Juan Bertón, quien trabaja hace más de 20 años con su empresa, detrás del basural. Entendido en la temática, los ayuda, explica y enseña. “Gracias a Dios llevamos siete meses de trabajo, en silencio, ganándonos el pan de cada día. Ese es el orgullo que tenemos”, manifestó la titular.

Todos para uno, uno para todos- Haciendo hincapié en el empeño y la voluntad de todos los que conforman la cooperativa, Arias dijo: “Cuando estás trabajando ahí estás pensando que tenés una familia y le vas a llevar un plato de comida. Nos ayudamos unos a otros. Con humildad y dignidad es todo esto. La dignidad nuestra es trabajar, demostrar que somos capaces de esto y podemos llegar a hacer mucho más”.

De cara al futuro, los anhelos son muchos. Una de las principales ideas apunta a “aportar un poco de lo nuestro para que este lugar donde se depositan los residuos  se pueda convertir en una planta y no sea a cielo abierto como vemos hoy. Hace unos días por ejemplo se prendió fuego todo y había una gran humareda. Se quemaba todo”.

“Queremos contribuir con algo para que nuestra ciudad esté mejor. No pedimos plata al Estado. Con lo poco o mucho que tenemos, hacemos esto”, sostuvo Arias.

Ahora, están preparando una recorrida de la cooperativa por los barrios de Caleta Olivia. Van a hacer un trabajo barrial con el fin de ir cada sábado a una zona diferente, con previo aviso a los vecinos y ofrecerles a las familias que saquen la basura, chatarras, etcétera, que uno guarda en su casa y cuesta desprenderse o pagar para que se la lleven. Entonces, ellos la retiran y trasladan al vaciadero para luego seleccionar lo que les sirva.

De esta forma, “la gente nos va a ir conociendo, podemos charlar sobre la basura, enseñar a separar los residuos y concientizar en tratar de vivir mejor”.

Por último, Arias agradeció a la gente que ayuda a difundir para que los conozcan y que puedan seguir con su labor. Además, dejó un mensaje de motivación a todos: “Los invito a no esperar sentado que nos venga el trabajo de arriba. Demostremos quiénes somos trabajando, ganándose el pan honestamente con el sudor de la frente. Esa es la dignidad que debe tener un ciudadano”, sentenció.