#EstoTieneQueCambiar

Mirta Esquivel: “Nos queremos vivas”

La madre de María Martini, víctima de violencia de género de El Calafate, estuvo en Río Gallegos acompañando a la familia de Romina Barría en el acto que se desarrolló en la Plaza San Martín en donde se colocó un banco rojo en memoria de todas las mujeres víctimas de femicidios.

Banco Rojo es un proyecto cultural de prevención, información y sensibilización contra el femicidio. (J. C. C)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Tal y como había sido anunciado, en horas de la tarde de ayer se llevó a cabo un emotivo acto en la Plaza San Martín motivado por un fuerte mensaje: Un freno a la violencia machista.

Promovido por la diputada nacional Reyes, se convocó a la familia de Romina Barría para ser parte de la instalación de un banco rojo, el que simboliza la lucha contra la violencia de género, que tiene como objetivo sensibilizar y concientizar sobre este flagelo que día a día se cobra nuevas víctimas.

Cabe mencionar que “banco rojo” es una movida internacional que surgió el 22 de noviembre de 2017. Se trata de un proyecto cultural y pacífico de prevención, información y sensibilización contra el femicidio. El simbolismo en torno al banco rojo persigue que se reflexione sobre “porque el desenlace fatal es evitable si la violencia se detiene a tiempo”.

El banco rojo fue inaugurado de la mano de los familiares de Romina Barría, quienes además estuvieron acompañados por Mirta Esquivel, madre de María Martini, víctima de un femicidio en la villa turística de El Calafate.

En la previa a este emotivo acto TS-Digital dialogó con María, madre de Romina, que comentó que cuando le realizaron la propuesta “con mi marido lo hablamos y no tuvimos problema” enfatizando que esto iba a ser un recordatorio para Romina, para que el día de mañana quede algo y a su vez para que sigan trabajando con el tema que pasa todos los días. Romina fue asesinada el 4 de octubre de 2016 en Río Gallegos. La joven fue encontrada sin vida después de que un incendio consumiera su hogar y Jorge Huenumil, su ex pareja, se fugó con la hija de ambos. La población difundiendo por todas partes el rostro del femicida, de la niña y el auto en el que habría huido, pudo ser detenido en Comandante Luis Piedra Buena a 240 km de la capital. Luego de la detención del autor del violento femicidio, la Dra. Valeria López Lestón decidió que la ex pareja de Romina Barría fuese juzgado por "homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género en concurso real con daño".

No olvidar

A micrófono abierto, Isabel Ampuero, secretaria de la Mujer de la UCR, puntualizó que el banco rojo está “para decir que no las olvidamos y para decir que están presentes porque necesitamos tomar conciencia porque la violencia hacia las mujeres no cesa y porque cada día mueren mujeres en el mundo por su condición. Ni la tipificación del delito como femicidio y su visibilización han logrado que las cifras disminuyan”.

Por su parte Mirta Esquivel, señaló: “Estoy aquí por lo que simboliza y para que no vuelvan a pasar estas cosas nunca más”, añadiendo: “Ojalá que este banco rojo se instale en distintos lugares para seguir pidiendo justicia por mi hija y por todas las mujeres. Tenemos que trabajar mucho para que no pasen más cosas como éstas, porque todos los días siguen matando mujeres, porque nos queremos vivas. No es fácil, es duro estar acá, sigo buscando justicia por María, por Romina y por muchas mujeres más”.

Asimismo, la profesora Melisa López, directora de Gestión Cultural del Municipio, mencionó que lo que se busca es que se tenga siempre presente las cuestiones de violencia de género que sacuden fuerte en el país: “Esperamos que se tome conciencia y estamos contentos con haber participado y colaborado con esta iniciativa”.

Por siempre Romina

A dos años y seis meses de su partida, la madre de Romina comentó cómo se encuentra la familia luego del trágico hecho: “Hoy por hoy estamos mejor. Logramos que lo pusieran en la cárcel, hicimos todo el movimiento y logramos que lo trasladen a la unidad carcelaria N°2 y ahora estamos más tranquilos que está ahí adentro”.

También hizo referencia a Giuliana, la hija que Romina, que hoy tiene cinco años: “Ella está re bien, está con una psicóloga y el año pasado llegó un momento que la doctora nos dijo que le contáramos un cuento diciéndole que su mamá no estaba más acá, que estaba en el cielo, no sabe la otra parte pero sí que está en el cielo”, enfatizó.

La niña, que el año que viene comenzará el ciclo lectivo, aún no tiene colegio. Frente a ello, la abuela y titular se encuentra buscando una institución ya que espera que le puedan dar la contención que necesita. “Cuando crezca va a estar vulnerable a muchas cosas, quiero cuidarla y tenerla contenida lo máximo posible y sigo esperando que algún colegio religioso me llame, desde el año pasado que estoy buscando una vacante”, finalizó.