Caleta Olivia

Para SPSE, la salida de servicio de otra planta elevadora de efluentes cloacales, fue sabotaje

El gerente del distrito local de la empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE), Juan José Naves dijo hoy que existen fuertes evidencias que los daños que dejaron fuera de servicio a la bomba impulsara de la Planta Elevadora N° 3 de efluentes cloacales, emplazada en la zona céntrica, fue a consecuencia de un sabotaje.  

  • 12/04/2019 • 21:34
COMPARTÍ ESTA NOTA

Agencia Caleta Olivia 
El dispositivo que dejó de funcionar el martes ya fue cambiado por otro nuevo que tiene un costo de aproximadamente 2 millones de pesos y este mediodía Naves acudió al predio situado a solo dos cuadras del Monumento al Obrero Petrolero, contiguo a la Escuela Primaria N° 69 y de la avenida Lisandro de la Torre.
Lo hizo acompañado por un miembro del directorio de la empresa, el ex intendente de San Julián, Nelson Gleadell y también  por una comisión policial de la División Criminalística dado que por este caso se  hizo una denuncia penal.
Este incidente motivó que por más de dos días rebalsaran las aguas negras que se esparcieron por la vía pública y luego se escurrieron por un pluvial hasta que operarios de SPSE realizaron un bypass con una gruesa manguera que conectaron a una boca de efluentes cercana y de esta manera resolvieron preventivamente el grave problema de contaminación ambiental, hasta que finalmente instalaron otra bomba.
Por otra parte y de manera paralela, se generó un fuerte enfrentamiento mediático  entre Naves y un abogado del foro local, Amadeo Figueroa, quien tiempo atrás presentó un recurso de amparo ante un juzgado civil y comercial por una serie de derrames cloacales.
En su momento dijo que lo hacía como vecino preocupado por el medio ambiente, pero recientemente Naves lo acusó de querer beneficiarse con una millonaria suma de dinero, por lo cual Figueroa no desaprovechó el nuevo incidente ambiental y otro que se registró la semana pasada para responderle.

Dice que al alguien
arrojó un hierro
Respecto a la Planta Elevadora N° 3 que había quedado fuera de servicio (y se reactivó esta madrugada con un nuevo dispositivo)  Naves dijo que cuando el personal de la empresa retiró la bomba se detectó que la misma quedó inservible a consecuencia de un sabotaje.
“Este tipo de bomba tiene una gran potencia de impulsión y fue trabada con un elemento contundente. Nosotros entendemos que fue por un hierro que alguien arrojó dentro de la profunda cavidad del sistema”,  precisó el funcionario.
Aseguró que “no hay forma que un elemento de ese tipo llegue por la red y en el remoto caso que ello hubiera ocurrido, existen un par de tabiques que lo hubieran frenado” y si bien no atribuyó sospechas de quien o quienes pudieron haber sido los responsables del supuesto atentado sostuvo que “esto nos indigna mucho”.
“No solo se causó un daño material dado que una bomba de este tipo cuesta casi 2 millones de pesos, sino también un grave problema ambiental a la comunidad y al personal de electromecánica y del servicio de cloacas de la empresa que constantemente se esfuerza para mejorar los servicios”, puntualizó.
Por otro lado citó que antes hubo problemas con otra Estación Elevadora, la N° 5  emplazada en el barrio Mutual. “Esa también estuvo fuera de servicio y cuando la intervenimos encontramos una gran cantidad de trapos y hasta una cinta que se utiliza para arrastrar vehículos, un elemento extraño dentro de la red cloacal pero bien pudo haber sido arrojada abriendo una tapa de registro, pero en este caso no podemos afirmar que fue un sabotaje”.