Del 14 al 18 de marzo

El apoyo artístico y patagónico a la virgen abortera

Tras el intento de cierre de la muestra trasnfeminista “para todes, tode” en el que participan Cuerpas Ausentes y A Mar Abierto de Río Gallegos. El revuelo se extendió a todo el país y en el ambiente artístico de la ciudad primó la solidaridad.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La inauguración fue el 9 de Marzo en el Espacio por la Memoria Haroldo Conti de Buenos Aires. El encuentro convocó a más de 100 mujeres cisgenero, trans, lesbianas y personas no binarias en una exposición que duraría tres meses, pero su vigencia se ha visto amenazada por el pedido de sanciones de la Corporación de Abogados Católicos de Argentina al Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Desde este espacio perciben a la obra “la virgen abortera” como un hecho aberrante y una clara expresión al odio religioso. Desde la gestión cultural producida por Kekena Corbalán ahora presentan resistencia y denuncian censura.

Este trabajo artístico le resultó disruptivo a Constanza González, que participó con una performance de silbateada colectiva. La artista visual dijo que el hecho de generar revuelo social evidencia un objetivo cumplido. “Lo más importante del arte es provocar algo. Que te cambie, que te mueva, que provoque. Tuvo una respuesta muy grande a favor y en contra” comentó. También explicó que en este contexto es necesario tomar postura. Si bien su activismo es patagónico, la artista no olvida sus raíces tucumanas y lamentó que no puede ser ajena a la falta de educación sexual y lamentables cesáreas a niñas violadas.

En contexto de repudios y aplausos el Twiter del Ministerio de Derechos Humanos rezó que el material dentro de la exposición no era de su incumbencia. Al leer este manifiesto, González dijo que la invadió una mezcla de miedo y tristeza. “Le están dando una respuesta a una parte de la sociedad que quieren escuchar” comentó. El espacio cultural que funciona en el predio de la ex Esma lanzó el hashtag #ElContiNoSeAchica. La estatuilla de yeso fue intervenida por “Coolpa” para este evento en particular.

Betina Muruzábal identifica esta represalia ante la obra como un hecho grave. La artista explicó que “esta obra sintetiza muchas de las problemáticas actuales”. También hizo hincapié en la importancia del posicionamiento político en los espacios de expresión, porque para eso están. El debate por una interrupción voluntaria del embarazo de manera legal, segura y gratuita no ha dejado de darse y para Betina “son obras que son como gritos, denuncias”. En este sentido expresó su solidaridad con las artistas y puso en valor que no hayan accedido a sacar la obra de la exhibición. “Es evidente también que este hecho nos obliga aún a pensar más en qué espacios ocupamos y qué espacios nos permiten o no decir las cosas que queremos decir” concluyó.