Caleta Olivia

Perdieron todo al incendiarse su vivienda

Una familia de condición económica humilde que reside en el barrio Bicentenario de esta ciudad perdió todas sus pertenencias al incendiársele la casa de planta baja y paredes de ladrillo hueco que con mucho esfuerzo habían comenzado a construir hace tres años. Pero en medio de esta desgracia hubo dos situaciones humanitarias que merecen ser destacadas: la decidida y arriesgada actitud de una adolescente que rescató a otros chicos entre las llamas y la solidaridad de vecinos.

  • 15/03/2019 • 20:00
Los vecinos, luego de ayudar a extinguir el fuego, retiraron de la casa camas, colchones y otros elementos que quedaron inservibles.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Agencia Caleta Olivia

El fuego que arrasó con modestos muebles, colchones, electrodomésticos, ropa y otras pertenencias se originó cerca del mediodía de hoy, apartemente por un cortocircuito que se produjo en una de las habitaciones.

La casa está ubicada en la calle Miguel Abuelo Peralta, que es de tierra compactada, al igual que todo el trazado de ese sector urbano ubicado en una zona alta, hacia el extremo noroeste del ejido urbano.

A momento de la dramática situación no había ninguna persona adulta en el lugar y solo estaban varios menores de edad, entre ellos una chica de 15 años de nombre Ruth, quien logró salvar a otros chicos que habían quedado atrapados en una de las habitaciones.

La propietaria, Rita Isabel Argañaráz, que es madre y abuela, había ido hasta la zona céntrica a realizar un trámite de rutina y cuando se produjo el incendio en la casa quedaron seis menores, entre hijos y nietos.

El esposo de Rita estaba muy lejos de la ciudad ya que meses atrás consiguió trabajo como operario en las represas que se construyen sobre el Río Santa Cruz y retorna a Caleta Olivia cada tres semanas.

Vecinos acudieron con prontitud

Javier Santoro, un joven que reside en las inmediaciones fue el primero que llegó corriendo para ayudar en la emergencia y él mismo contó que la adolescente Ruth ya había logrado rescatar a otros chicos, dos de ellos con retrasos madurativos.

El muchacho alertó a los gritos a otros vecinos y todos se ocuparon de arrojar agua a las llamas utilizando baldes que llenaron en un tanque de mil litros que estaba en el patio.

Luego se acercó un camión cisterna que estaba conectado al cargadero ubicado en las inmediaciones y el chofer se sumó a la extinción de las llamas hasta que arribó una dotación de bomberos que tienen su base a más de treinta cuadras.

Pero el fuego ya había arrasado con casi todo lo que había en el interior, incluyendo el material aislante del techo.

Más tarde llegaron otras personas que ayudaron a retirar todo el material calcinado y preguntaban qué era lo que más falta hacía en lo inmediato.

Rita aún estaba en shock y otras mujeres la abrazaban tratando de consolarla por las pérdidas materiales, al tiempo que procuraban iniciar una campaña solidaria para recibir donaciones.

En tanto, otros familiares y amigos trasladaban a los chicos hacia sus domicilios ya que la casa incendiada no quedó habitable a pesar que su estructura de material de mantuvo en pie.


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000