Justicia

“Reconoció el hecho pero no quiso decir con sus palabras lo que hizo”

Estas fueron las palabras que le brindó a los medios de prensa el Dr. Carlos Del Campo, representante legal de las víctimas. Además explicó por qué no aceptó el pedido del Fiscal y realizar un juicio abreviado. De los alegatos se conoció que Del Campo solicitó una pena de 35 años, el Fiscal 22 y la defensa del imputado 13. En cinco días hábiles se conocerá la sentencia. 

  • 15/03/2019 • 08:07
Momento en que Ramón Piris llega al edificio de la Cámara Oral de la Primera Circunscripción de Río Gallegos, para ser juzgado el delito de abuso. (Foto: P.A.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la mañana de ayer se reunió el Tribunal Oral de la Cámara en lo Criminal de la Primera Circunscripción de Río Gallegos, el cual está integrado por su vocal titular Dr. Jorge Yance, el vocal subrogante Dr. Carlos Arenilla y como presidente del mismo Dr. Joaquín Cabral. Fueron partes del debate, el Fiscal de Cámara Dr. Iván Saldivia y por parte del imputado Ramón Piris, el defensor Dr. Víctor Robles, mientras que la querella fue representada por el Dr. Carlos Del Campo.  

Posteriormente el Presidente del Tribunal le solicitó a la Secretaria que manifestara si había elementos secuestrados para exhibir y fue consultada si habían comparecido todos los testigos.

El debate continuó con la identificación del imputado, quien le brindó al Tribunal todos los datos que le solicitaron.

Luego se dio lectura al requerimiento de   elevación a juicio, en el cual se dieron a conocer los hechos que se le atribuyen a Piris.

Una vez finalizada la lectura de la elevación a juicio, el Presidente solicitó que le leyeran los derechos a Piris y luego le preguntó si brindaría declaración testimonial a lo que respondió que sí.

Pasados unos minutos de las 10:30 de ayer, el Tribunal decidió pasar a un cuarto intermedio mientras se instalaban los aparatos para ver los videos de las Cámaras Gesell realizadas a las dos víctimas.

Abrumadoras pruebas contra Piris

Los papás de las víctimas salieron del recinto y José, papá, dialogó con los medios presentes y contó que a media mañana se pasó a un cuarto intermedio porque iban a preparar la sala para ver los videos de las cámaras Gesell.  

Al ser consultado por si se trataba de un juicio abreviado explicó que no, porque su representante legal se opuso al pedido de la fiscalía. “No, porque el acusado no se hizo cargo, dijo que sí, que quizás, tal vez, por eso se decidió continuar con el juicio. Lo que dicen los chicos es todo cierto, pero cuando lo pusieron a declarar, se contradijo en lo que decía y por ese se continuó con el juicio”.

Luego fue consultado por la lucha que realizó la familia, a lo que contestó: “Fue un buen desarrollo, son abrumadoras las pruebas que tiene en contra esta persona. Espero que Dios arriba les dé el criterio a los jueces de aplicar lo más que se pueda, ahora depende del hombre”.

Más adelante en la entrevista José explicó que los hijos tienen sus días, “uno que dice ser grande no lo soporta a veces, los chicos igual, por ahí al nene el año pasado le costó mucho su primer año del secundario y la nena tiene esos bajones que son normales y creo que con la ayuda de Dios esto a va a ser favorable”.

Por último contó que los nenes están nerviosos en cuanto al proceso, “hoy ya tienen 10 y 14 años y viven más las redes sociales, el nene se quedó en Santa Cruz y la nena acá (en Río Gallegos) con la incertidumbre que Dios ilumine a los jueces y le den el castigo que sea más alto, lo que ocurrió no se puede volver atrás, lo que pase de aquí en adelante se puede escribir y ejecutar”, concluyó.

 

 

“No quiso decir con sus palabras lo que hizo”

Luego el representante legal de la familia de las víctimas, Dr. Carlos Del Campo explicó que el imputado, al momento de prestar declaración se contradijo: “Él asumió la responsabilidad de los hechos, pero no toda la responsabilidad, sino que asume parte con la clara intención de confundir al Tribunal”, manifestó y agregó que la pena que van a solicitar se vería al finalizar el debate, “pero aseguró que será una pena muy alta en comparación al mínimo y al máximo, pensando que hay un mínimo de 10 años y un máximo de 50, en ese lapso pediremos una pena muy alta porque la intención de la familia es que esta persona no lastime más a sus hijos, ni a ningún otro”, se explayó.

Luego se le preguntó cuál habría sido la carátula con la que llegó la causa a la Cámara y manifestó que es abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de dos menores agravados por la convivencia preexistente y corrupción de menores agravado por la convivencia preexistente.        

El letrado por último fue consultado por la postura negativa que tuvo ante el pedido de juicio abreviado a lo que respondió: “La declaración lisa y llana, es decir tenía que asumir lisa y llanamente y no lo hizo, lo hizo de forma circunstanciada y no quería decir lo que había hecho, si bien asumía la responsabilidad no decía con sus palabras lo que había hecho”, concluyó.

 

Alegatos

Una vez finalizado el debate oral, el Presidente del Tribunal, le cedió la palabra al Fiscal de la Cámara que diera a conocer sus alegatos, quien solicitó una pena de 22 años de prisión.

Posteriormente tomó la palabra del representante legal de la familia de las víctimas, quien solicitó la pena de 35 años.

Por último el defensor de Piris, dio su alegato y pidió una pena de 13 años de prisión.

 

Confesó el hecho en las redes

El suboficial retirado, identificado como Ramón Piris, fue detenido el 12 de marzo de 2017, luego de hacer una confesión en su cuenta de Facebook, en donde reconoció haber abusado de los hijos de su pareja.

Acorralado, el sujeto tomó la decisión luego que su ex pareja lo denunciara penalmente por el abuso cometido contra su hijo de 12 años y minutos después que la mujer radicara una nueva denuncia, esta vez por el abuso contra la niña de siete.

En medio de la conmoción social que causó el caso, un grupo de vecinos nucleados en “No Más Silencio”, una ONG que visibiliza el abuso sexual infantil, escrachó al militar y organizó una marcha para pedir justicia. Cabe señalar que tras las denuncias, el presunto abusador había estado apenas seis horas en la comisaría y luego fijó domicilio, por lo que se reclamaba su inmediata detención.

A media hora de que iniciara la marcha, el militar decide publicar un pedido de perdón en las redes sociales donde advertía que su intención era irse “lejos”.

“Querido Puerto Santa Cruz. Hoy es un día muy triste para dos familias que yo rompí con la confianza que me dieron. Solo les pido perdón de todo corazón. Si es que me queda, puesto que está totalmente destrozado. Ojalá todo se resuelva para bien. Yo me voy lejos de aquí para nunca más volver. Pido perdón a mis hijos, ellos no son culpables de nada. Pido disculpas y perdón a los dos chiquitos que tanto me brindaron su cariño y a la madre por el daño causado”.

De inmediato decenas de comentarios le llovieron exigiéndole que hiciera frente a la pena que le corresponde por su crimen, en medio de una catarata de insultos y amenazas.

Cuando la muchedumbre arribó a la comisaría, el sujeto fue detenido y trasladado hasta allí en el baúl del patrullero, para resguardar su integridad.

El esos momentos, al parecer el militar habría querido darse a la fuga, pero cuando manejaba su vehículo, fue embestido por otro que conducía el padre biológico de los menores. Esto obligó al acusado a descender del auto y darse a la fuga para luego ser detenido por el personal policial.

Su vehículo quedó en inmediaciones del puerto de Punta Quilla, en un desvío de ripio. Sin embargo no pasó mucho hasta que comenzaron a aparecer vecinos que, conociendo que se trataba del auto del presunto abusador, le provocaron destrozos, para luego ser incendiado.