Reclamo

“Para que la Justicia funcione debe dejar de ser patriarcal”

Denunció Sofía Nemirosky, participante de la Mesa de Mujeres. Ayer organizaron un pedido de audiencia ante Domingo Fernández, a cargo de OVD y OAI en Río Gallegos para exigir eficacia en los procesos judiciales ante denuncias en materia de género.

Hicieron la presentación para exigir que se actúe con eficacia ante denuncias en materia de género.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Constanza Ryan

Alertan que la revictimización se manifiesta en demoras y malas contestaciones por parte de los agentes del Estado cuya tarea es protección y atención. Advierten sobre preguntas inadecuadas que desvían el foco y trámites engorrosos como tener que renovar la orden de restricción cada 6 días. Consideran que hay medidas inadecuadas de raíz y lo ejemplifican con el hecho de que la sobreviviente es quien carga con la consigna policial y no el violento o que manden a asistir casos sólo a efectivos masculinos entre otros atropellos. 

Ante estos casos la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) y Oficina de Asistencia Letrada (OAL) son los dos puntos en Río Gallegos que deben asegurarle seguridad a las denunciantes. Domingo Fernández es el encargado y “se comprometió a llamarnos en la semana y pactar una audiencia donde esté Lorena Beltrán, el Fiscal y todas las integrantes de la Mesa de Mujeres para lograr una solución a esta problemática”, explicó la joven abogada integrante de Las Rojas.

“El responsable es el Estado. Entendemos que las violencias que sufrimos las mujeres son perpetradas por el sistema” explicó Gabriela Ance, que integra la Mesa de Mujeres desde el Plenario de Trabajadoras. Pero consideró el avance que significa ser escuchadas ya que el paso a seguir es la confección de acciones concretas y efectivas a favor de las sobrevivientes.

Sofía agregó que “para que la Justicia funcione debe dejar de ser patriarcal, lo que implicaría un cambio de sistema que llevará tiempo” porque desde su perspectiva será un proceso histórico y que en el camino la solución es capacitar “y para capacitar se necesita presupuesto”. Cabe destacar que el observatorio de mujeres Mumalá proyectó que el Gobierno destinó $11 por mujer para erradicar la violencia de género y la cifra de femicidios aumentó cada 30 hs en Argentina en 2018. Concluyó en que las mujeres y disidencias deben organizarse porque “sin resistencia, la Justicia continuará protegiendo a los violentos, violadores y femicidas y nunca va a estar a favor de la mujer”.

Un caso que dejó en evidencia las falencias en todos los estamentos del Estado fue el Fernando Galcerán, que cumplió sus condenas por lesiones leves el año pasado. Talita Buchhorst era su pareja y en febrero de 2018 logró escapar de privación de la libertad que duró varias horas e incluyó tortura, denigración, amenazas de muerte y violencia física y psicológica. Desde la cárcel la acosaba por redes sociales y celular. Desde el Juzgado Nº1 se determinó que no se trató de un intento de femicidio y cerró la causa. Talita ahora está ampliando la denuncia y Fernando, libre. La Mesa de Mujeres acompañó todo el proceso.

Cabe destacar que esta problemática se reconoce en todo el país, la Ley Micaela García fue aprobada y sancionada en diciembre del año pasado. La norma establece la creación del “Programa Nacional Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia Contra las Mujeres” y abarca a los tres poderes del Estado. El proyecto se presentó luego del femicidio de la joven de 21 en Gualeguay que fue violada y asesinada por Sebastián Wagner, que ya tenía antecedentes de ataques sexuales, confesó el crimen y actualmente cumple la pena de prisión perpetua.

La actividad de la Mesa de Mujeres se pactó en la primera reunión del año de dicho colectivo. Todas son planeadas en consenso de quienes la componen y su paso a seguir es el 8 de Marzo, en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. En Río Gallegos, la concentración será a las 12:00 en el mástil central y la movilización será a Casa de Gobierno. Las consignas se engloban en un paro general.