Atención

Alerta por una estafa virtual dirigida a los usuarios de Netflix

Un fraude virtual puso en alerta a los usuarios de Netflix en diferentes partes del mundo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Varios clientes han recibido un mensaje a través de su correo electrónico, en el que supuestamente la plataforma de streaming informa que tuvo problemas con la tarjeta de crédito del titular del servicio. "Estamos teniendo algunos problemas con su información actual. Intentaremos nuevamente, pero mientras tanto es posible que desee actualizar sus detalles de pago", expone el email catalogado como un intento de 'phishing' para hacerse con los datos de clientes de sus víctimas.

Muchos creen en la veracidad del correo porque el diseño es impecable: imitan a la perfección las comunicación de Netflix con sus clientes. Sin embargo, los usuarios que caen en la trampa y acceden a la web para actualizar los datos, en realidad están enviando su cuenta bancaria a los ciberdelincuentes .

En Estados Unidos, la agencia de protección de los consumidores ha advertido que algunos usuarios han sido estafados vía email por personas que se hacían pasar por la plataforma.

Ante este fraude detectado, en España, la Policía acudió al hashtag #NoPiques" y alertó: "Antes de seguir un enlace que supuestamente te envía tu proveedor de pelis favorito, asegúrate de que se trata de ellos".

Por su parte, Netflix lanzó un comunicado asegurando que toma la seguridad de las cuentas de sus miembros "con total seriedad” y que siempre toma las medidas necesarias para detectar actividades fraudulentas. Además, les recordó a sus clientes que ante cualquier duda, pueden consultar en la web de seguridad de Netflix.

Para evitar caer en este tipo de estafas es importante que prestar atención al remitente del mensaje, ya que Netflix solo se contacta solo a través de sus canales oficiales.

Los ataques de phishing se pueden evitar en lo máximo posible el hacer clic sobre enlaces de acceso o verificación de cuenta que estén presentes en un email; comprobar si la conexión es HTTPS y si la información relacionada, como el nombre del sitio, está correcta; no ignorar cosas como errores ortográficos y gramaticales presentes en el email; y utilizar solo una contraseña por sitio web o servicio, cosa que se puede hacer mediante la utilización de un gestor de contraseñas.