Newcomb

El deporte no tiene edad

Son hombres y mujeres de entre 50 y más de 70 años que no perdieron el espíritu recre-activo y deportivo. Son parte del primer equipo de vóley adaptado en Río Gallegos. Una pasión que los motivó a priorizar la salud y moverse junto a la pelota por todo el país.

  • 16/01/2019 • 12:38
COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta historia nos remite al año en 1895, cuando la profesora de Educación Física, Clara Baer, del colegio Sophie Newcomb (en Nueva Orleans), propuso una alternativa al vóley que años después llegó a popularizarse. Se trataba del Newcomb, o vóley adaptado, que los años siguientes tuvo mayor preponderancia como actividad deportiva para los adultos mayores, como una disciplina recreativa y saludable.

Más cerca en el tiempo y el espacio, Río Gallegos hace casi una década que propone el Newcomb como deporte popular para un gran porcentaje de los adultos de más de 50 años. Alternativa que permitió moverlos de sus casas a los gimnasios municipales, para socializar, jugar, divertirse y hasta competir.

Aunque, hay que decirlo, su arribo no fue casual y tuvo un grupo de iniciadores. Un grupo que se recuerda como pioneros en la actividad y fueron quienes dieron impulso a la misma.

Los Pioneros

Rosa Irusta, es instructora de gimnasia y ha sido jugadora de Newcomb, y desde hace casi 6 años que es la entrenadora de Los Pioneros. Como su nombre lo indica, son quienes se agruparon como el primer equipo de la ciudad, pero emergieron de su separación de Los Charitos. De los 25 miembros actuales, Rosa junto a una de las jugadoras son de las pocas que quedan en la actualidad del primer equipo.

"Hace 6 años éramos los únicos y ahora hay 7 equipos", señala la entrenadora a NOS. Son equipos que surgieron de varios gimnasios municipales, siendo que en 2008 el newcomb fue parte de los Juegos Evita para adultos mayores.

Esta disciplina que ha crecido en número y en popularidad, tiene un desarrollo de varios años en el país y ha llegado hace algunos años a Chile, Uruguay y Brasil. "De Chile viajan acá y nosotros allá, incluso allá se juega con árbitros y reglamentación de acá, aunque solamente en Punta Arenas", indicó Rosa, quien recuerda otras denominaciones del mismo deporte, como "Cachibol" en Uruguay.

A mediados de este año, se realizó un encuentro internacional de selecciones de Newcomb en San Martín de los Andes, organizado por la Federación del Voleibol Argentino. Participaron Chile, Uruguay y la selección  Argentina. Rosa la recuerda como "mas una exhibición porque en Uruguay son equipos muy nuevos y Chile tiene más tiempo, pero Argentina se juega hace mucho". Esto les brinda más experiencia y más competencia en el saber del juego.

Rosa fue parte del cuerpo técnico del seleccionado, e incluso un jugador de Los Pioneros, Alberto Ortega, fue partícipe de la selección nacional. "Argentina tiene muy buen equipo, se hizo muy competitivo el Newcomb y quedan muy pocos recreativos en cualquiera de las categorías", advierte.

Sobrada experiencia

Los Pioneros se entrenan dos horas en tres días de la semana en el CEPARD. Son jubilados a partir de los 50 años, aunque ya en algunos lugares hay equipos de más de 70 años y pretenden ampliar el espectro entre los 40 y los 50.

En tanto, viajan al norte del país y otros lugares. En 2018 fueron a tres torneos diferentes en Entre Ríos, Mendoza y Río Negro. Se trata de generar competencia y adquirir sabiduría en el juego. "Vos creces, venís con mucha experiencia de juego, táctica, decís: mirá cómo se mueven, mirá cómo juegan, mira cómo cubren, después de venís y lo aplicas".

Una diferencia que los hace fuertes en la competencia local, siendo que a principios de año, se organizó la Liga Sur con equipos de Gdor. Gregores, El Calafate, Chile, Ushuaia y Río Grande, entre otros, donde Los Pioneros fueron campeones. Mientras que en Liga Indor local se destacaron en los primeros puestos en varias categorías.

Sin embargo, no se trata solo del trabajo físico. "Nosotros viajamos pagando de nuestro bolsillo hacemos rifas, pollos y hacemos actividades", remarca Rosa, para demostrar la organización "como si fuéramos un club". "Hay tesorera, secretarios y es un grupo que se divide tareas, lo mío es el deporte en sí", expresa, para rescatar que fue el contagio de ver cómo gestionan a otros equipos hace 4 o 5 años. 

 

Tienen cancha

Así como se destaca por ser un deporte creado por una mujer, ellas también motivaron la necesidad de ser protagonistas del juego. Y para esto se necesitaba una competencia diferente: solo de mujeres.

"En este deporte, el hombre es quien más protagonismo tiene, la mujer es buena defensa y receptora, se la pasa al hombre quién es el que define", remarca la entrenadora de Los Pioneros, al decir que "algunos llaman como un deporte machista, ya que la mujer recibe y se la pasa a los hombres". 

En tal contexto, surgió la categoría femenina del Newcomb que inició con pequeños partidos entre equipos de mujeres en distintos lugares del país. "Como me gusta estar innovando y cambiando propuse una liga local, que se armaran equipos de mujeres y meter algunos partidos", precisó Rosa. Les encantó a los organizadores y muy pronto dieron cuenta que se conformaron 4 equipos de mujeres para competir. 

"Cuando hay 12 mujeres en cancha es distinto y la experiencia para cuando va a jugar el mixto, porque la mujer ya se anima a definir", explica, al poner en relieve que ya adquirió fuerza y movimiento para definir y no define solamente el hombre. "Adquirió cancha dentro de la cancha", parafrasea Rosa. 

 

Atraparse en lo social

"Estamos metidos en eso de siempre hacer algo, una actividad social", afirma sobre el trabajo pendiente por falta de presupuesto, con la Secretaría de Deporte y el Ministerio de Desarrollo Social para viajar a localidades donde no existe la disciplina.

Aunque si existe el contacto con equipos de otros lugares de la provincia y la ciudad, que los convocan "para pelotear y hacer volumen de juego". Como también para contar su experiencia.

El colegio Austro fue quien hace no mucho tiempo los invitó a exponer, en la teoría y en la práctica, de qué se trataba este juego para los adultos mayores. "Los pibes felices y su proyecto salió primero en la Feria de Ciencias en Buenos Aires", recuerda Rosa.

También la convocatoria en el Secundario 17, donde jugaron en una pequeña liga con los jóvenes y Los Pioneros dieron cátedra sin perder ningún partido. "Los chicos no pueden creer ver gente de 67 años corriendo a agarrar una pelota". Una frase que donde se apreciaba que un espíritu juvenil intacto.

"Lo importante de esto es que el adulto no se quede en la casa, siendo que se jubilan muy jóvenes en el sur", subraya la entrenadora.

Queda insistirle al adulto mayor que es una de las tantas actividades físicas necesarias y resaltar que el vóley adaptado tiene madurez para sentirse un deporte grande.  


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000