Investigación

Ordenan autopsias para determinar si dos hombres fallecieron por causas naturales

Uno falleció en un yacimiento minero distante a 120 kilómetros de Gobernador Gregores. En tanto que un vecino del barrio Belgrano de Río Gallegos fue encontrado muerto en su casa. Para los médicos las causas fueron cardiacas. La Justicia estableció exámenes forenses.

Los cuerpos fueron trasladados a la morgue judicial. (Foto: Archivo)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las autoridades judiciales ordenaron realizar autopsias en el caso de dos hombres que murieron en distintas circunstancias y que son materia de investigación.

El primer deceso se produjo el sábado, cuando fue hallado sin vida un trabajador en el Campamento Las Lajas  distante a 120 kilómetros de la localidad de Gobernador Gregores.

La policía fue alertada en horas de la mañana del fallecimiento del hombre, identificado con el apellido Hernández. Fue encontrado en el sector de la cocina del campamento.

Una patrulla policial de la Comisaría de Gobernador Gregores, junto a efectivos de la División Bomberos y una ambulancia del hospital local se trasladó al yacimiento minero.

Para el profesional médico que examinó el cadáver, el hombre falleció a causa de un paro cardíaco. 

Fue alertado el secretario penal del Juzgado Instrucción y Menor N° 1 de Puerto San Julián, quien ordenó en un primer momento que el cuerpo sea trasladado a la morgue del Hospital de Gobernador Gregores donde se debía implementar una consigna policial, para que luego sea llevado a la morgue judicial de Río Gallegos para que personal del Cuerpo Médico Forense efectúe la autopsia correspondiente para que se determine fehacientemente las causa de muerte de Hernández.

Deceso en el barrio Belgrano

Otro de los fallecimientos que ordenó investigar la Justicia, sucedió en los primeros minutos de la madrugada de ayer en el barrio Belgrano de Río Gallegos.

La policía fue alertada por vecinos de calle La Paz al 600 de que un hombre que reside en esa cuadra se encontraba en la vivienda, pero no respondía los llamados y temían por su vida.

Efectivos de la Comisaría Cuarta se acercaron al sitio y observaron por una ventana al propietario de la casa en el interior, pero que no reaccionaba a los gritos y golpes. Debieron forzar una puerta para ingresar y comprobaron que se encontraba sin signos vitales.

No obstante, se solicitó una ambulancia del servicio de emergencias del Hospital Regional y un médico confirmó el deceso presumiblemente por un paro cardiaco.   

Los vecinos indicaron que la última vez que había sido visto fue el sábado y que el hombre tenía unos 69 años. Fue localizado un hermano en el barrio San Benito, a quien se le informó lo sucedido y pudo aportar a su vez que hace un tiempo atrás estuvo internado en el hospital por inconvenientes cardíacos.

Las autoridades del Juzgado de Instrucción N°1 ordenaron que los restos sean trasladados a la morgue judicial para que se le practique una autopsia y así confirmar o no si murió a causa de un ataque al corazón.