38° Edición

Hubo agradecimientos a la Virgen en Río Gallegos y Caleta

Bajo el lema "En tus manos Madre ponemos nuestra vida", se llevó a cabo ayer la 38º Peregrinación a la Virgen de Güer Aike. El clima acompañó, aunque el viento empañó lo que se esperaba que sea una jornada ideal en la capital de Santa Cruz. En Caleta también peregrinaron.

En Río Gallegos hubo casi tanta gente como el año pasado.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El día de la Virgen tuvo ayer a una buena cantidad de fieles peregrinando o llegando en vehículos hasta Güer Aike para agradecer a poco de finalizar un nuevo año.

Como en cada edición, la caminata comenzó pasadas las seis de la mañana, en la rotonda Bark y a partir de allí los peregrinos avanzaron en diferentes tramos para llegar al punto de encuentro y luego subir para un encuentro tan fiel como especial con la Virgen.

El lema fue "En tus manos Madre ponemos nuestra vida" y si bien la cantidad de público no fue la esperada, el sacrificio de los que sí llegaron lo vale todo en medio de una jornada en la que la organización fue impecable y la colaboración de diferentes sectores también, con cinco puestos fijos para colaborar con los peregrinos y luego seis misas perfectamente planificadas para que todos pudieran concretar su momento de fe.

El clima tampoco fue el esperado, porque la temperatura acompañó, pero el viento, por momentos con ráfagas notables, empañó lo que se esperaba que sea una magnífica tarde en la capital provincial.

 

EN CALETA TAMBIEN

Más de un millar de fieles católicos protagonizaron a media tarde en la tradicional procesión urbana de algo más de tres kilómetros por el Día de la Inmaculada Concepción de María en Caleta Olivia.

La misma comenzó en la Plaza 2 de Noviembre y finalizó en la Parroquia Virgen del Valle ubicada en el barrio Miramar.

Como no ocurría desde hace varios años, las condiciones meteorológicas fueron agobiantes ya que la temperatura en calles de pavimento osciló en los 35°, pero tanto niños como jóvenes y adultos avanzaron con fe junto a las diferentes imágenes de Santa Madre de Jesús y de sus advocaciones llevadas en pequeños altares.

La columna se detuvo en principio en la avenida Eva Perón, frente al Centro de Residentes Catamarqueños, donde el grupo de baile de adultos de esa institución rindió su homenaje a la fecha religiosa interpretando danzas folclóricas.

Seguidamente los feligreses continuaron por esa misma arteria hasta el Hogar de Ancianos donde se realizaron bendiciones por los adultos mayores, tras lo cual continuaron hasta la Parroquia Virgen del Valle donde se ofició una misa.

Como hecho inusual para este tipo de manifestaciones de la grey católica, se observó a un significativo número de hombres y algunos niños luciendo camisetas y gorritos que identifican a los dos clubes de fútbol (Boca y River), que este domingo disputarán en España la final de la Copa Libertadores de América.

Esto hizo presumir que hicieron propicia la procesión para elevar plegarias no solo religiosas sino también de contenido deportivo.