EL CORRUPTÓMETRO

¿Cómo se puede reconocer facilmente a un político corrupto?

Un político corrupto habrá acrecentado su patrimonio notablemente durante el tiempo que ejerció el cargo público.

  • 22/11/2018 • 09:22
COMPARTÍ ESTA NOTA

No soportará tener tanto dinero sin hacer ostentación del mismo, por lo tanto usará relojes rolex, collares de perlas, carteras de marca, manejará autos importados, todo carísimo. Tendrá más de una casa, mansiones imponentes (la mujer de la foto más abajo, diputada y esposa de un gobernador sentado detrás suyo, dijo “no tengo una, tengo diez mansiones” a un inundado, aclarando que podría estar en cualquiera de ellas pero estaba allí, haciendo proselitis…quiero decir, ayudándolo), hará viajes a lugares exóticos donde se tomará fotos montado a un camello. Y estará tranquilo porque si puede ser corrupto es porque en su país nunca se los castigó y goza de absoluta impunidad.

Un político corrupto siempre intentará desviar la atención de las acusaciones en su contra. Se victimizará en lugar de colaborar con la justicia. Dirá que es un perseguido político, atacará a la prensa, a otros políticos, a mercurio retrógado, pero su defensa nunca podrá mostrar pruebas de su inocencia porque no las tiene. Escupirá veneno del odio, dirá que no podrán con ella y se desentenderá de cualquier caso de corrupción cercano a el o ella ;).

Sobre todo, cualquier persona que se le acerque como amigo o funcionario (ni qué decir la familia), también mostrará un aumento importande de patrimonio. Verás que el jardinero pasa de cortarles el césped a tener aviones y helicópteros. Un cajero (o gerente o lo que sea) de banco puede en poco tiempo ser un empresario más que exitoso. Y así, como si se tratase del rey Midas, todo lo que toca se convierte en oro. De pronto no sólo es un político corrupto, todo su entorno lo es. Empresarios, punteros políticos, sindicalistas…todos ricos, todos ocultando sus declaraciones juradas.

Un político corrupto nunca está ni nace solo. Nace gracias a la vista gorda de mucha gente, a la ceguera de muchos más, y a la corrupción de la justicia.

Seamos justos, la corrupción no es sólo de los políticos, es del ser humano, sin importar a qué se dedique.

(ES.QUORA.COM)