Sigue la polémica

El debate y las dudas sobre la Educación Sexual Integral

El proyecto para reformar la ley ESI generó temor y malestar entre algunos padres y grupos cristianos, que se manifestaron en los últimos. Entre los que opinaron, se sumó Pedro Cormack.

En Río Gallegos hay un movimiento importante de gente
COMPARTÍ ESTA NOTA

La educación sexual pasó a ser un tema de debate importante en nuestro país y también en nuestra provincia, en medio de los cambios que se pensaron y todavía no fueron aplicados.

El debate y la polémica pasa más precisamente por la educación sexual integral y las dudas que muchos padres tienen sobre el contenido, las formas y el tiempo en el que llegará a sus hijos.

El proyecto para reformar la ley ESI generó temor y malestar entre algunos padres y grupos cristianos, quienes se movilizaron días atrás en todo el país y también en nuestra ciudad contra todo tipo de cambios, bajo el lema “Con mis hijos no te metas”.

En este contexto surgieron personas como Silvia Colarte, integrante de estos padres autoconvocados, quien concretó la invitación a los padres y familias para asistir al encuentro, advirtiendo su total rechazo a las modificaciones.

Según plantea este colectivo, la ESI no debe ser obligatoria y no la apoyan porque promociona la “ideología de género”.

El debate surgió de la propuesta de reforma que había obtenido dictamen en las comisiones de Educación y Familia, Mujer y Adolescencia y fue redactada por el diputado José Luis Ricardo (UCR).

Entre sus modificaciones, se preveía un cambio en el artículo 2 de la ESI buscando incluir las leyes 26.618 de matrimonio igualitario y 26.743 de Identidad de Género.

También se planteaba eliminar el artículo 5 que actualmente permite que cada institución educativa adapte las propuestas de la ESI “a su realidad sociocultural, en el marco del respeto a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros”.

OPINÓ CORMACK

En los últimos días, también opinó del tema el secretario general de ADOSAC provincial, Pedro Cormack, quien sostuvo que está “absolutamente a favor de una educación sexual integral con perspectiva de género como se plantea”, asegurando que la sexualidad no puede ser un tabú como lo fue durante mucho tiempo.

“Las posiciones en contra son posiciones que, desde lo personal, considero muy reaccionarias y hechas desde un análisis muy conservador y una mirada que poco tiene que ver con la realidad que nos sacuda permanentemente. Hoy tenemos que pensar una escuela, donde estos temas estén presentes permanentemente, porque son temas que están en la vida y en lo cotidiano de un joven o un adolescente y a veces, en muchos casos, los prejuicios y nuestra formación cultural no nos permiten un análisis mucho más pleno de situaciones que no deberían ser ni una temática de debate, pero muchas veces hay intereses, posiciones y miradas muy dogmáticas como tienen la mayoría de las iglesias y eso, desde mi punto de vista, no permite hacer un análisis más significativo de un problema que nos afecta a todos y genera secuelas que son lamentables en base a que muchas de estas problemáticas no forman del aprendizaje cotidiano. En muchos casos se trata de tapar, pareciera que si no se hablan es mejor y eso está demostrado que termina siendo un retroceso. De las cosas que nos pasan, tenemos que hablar, respetando la mirada del otro, pero no desde la imposición, sino desde la argumentación. Eso valida un tratamiento como el de la educación sexual integral”, aseguró.

 

DESDE NACIÓN

A todo esto, en las últimas horas habló del tema el Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación de la Nación, se mostró preocupado por el elevado número de embarazo adolescente no deseado y aseguró que hay que mejorar la información: “Los chicos tienen que conocer para poder tomar decisiones”.

Según se pudo desprender de las declaraciones del ministro Finocchiaro, la modificación no será aplicada, por lo menos durante el corriente año legislativo.

Finocchiaro aseguró que “la ley de Educación Sexual Integral votada en 2006 es buena, lo que falta es que la implementemos más profundamente”.

 

DE QUÉ SE TRATA

Para despejar dudas, TiempoSur accedió a la actual Ley de Educación Sexual Integral, luego que diferentes docentes advirtieran que “no enseña ideologías, sino que enseña “saberes” y está dividida en tres niveles, detallando lo que debe enseñar cada nivel:

 

NIVEL INICIAL

A los más pequeños se les enseña a distinguir y nombrar de manera correcta las partes externas del cuerpo, como así también a no guardar secretos que los pongan incómodos y el concepto de intimidad.

Estos puntos son tendientes a evitar situaciones de abuso, y a que los pequeños ganen confianza para expresar si atraviesan por una situación que los afecte.
Se tocan temas como la disposición a dar y recibir cariño, la igualdad de oportunidades para niñas y niños en los juegos, el concepto de intimidad y cuidado de la intimidad propias y decir “no” frente a interacciones adecuadas.

 

NIVEL PRIMARIO

Los niños de la primaria recibirán contenido sobre los cambios en el cuerpo, la igualdad entre varones y mujeres a la hora de desempeñarse en distintas actividades y los diversos aspectos del embarazo.

También las configuraciones familiares en distintas épocas y culturas, la igualdad entre varones y mujeres en juegos y actividades motrices e intelectuales, el análisis de estereotipos corporales de belleza, el embarazo con sus aspectos biológicos, sociales, afectivos y psicológicos.

También el derecho a la intimidad y el respeto a la intimidad de otros, la vulnerabilidad de derechos como el abuso sexual, la violencia de género y la trata de personas.

Además, el respeto a la diversidad: étnica, cultural, sexual y de género.

 

NIVEL SECUNDARIO

Los adolescentes y jóvenes abordan temáticas en torno a los métodos anticonceptivos y prevención de infecciones de transmisión sexual, la violencia de género en la adolescencia y los patrones de belleza.

Aquí se tratan las distintas formas de ser joven según los contextos y las experiencias de vida, los patrones hegemónicos de belleza y su relación con el consumo.

Además, la reproducción, el embarazo, el parto, la maternidad y paternidad, desde un abordaje crítico e integral.

También se informa sobre el embarazo no intencional en la adolescencia y los métodos anticonceptivos, como así también la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

En esta etapa también se indica a los chicos los marcos legales para el acceso a los servicios de salud sexual y un análisis crítico de la femineidad y masculinidad en distintos contextos.

En esta etapa se profundiza en el “respeto a la diversidad sexual”.
 


COMENTARIOS