Compra de preservativos

Anticonceptivos para no abortar

La licitación para la compra de casi un millón de preservativos   masculinos fue sugerida por el área   de Maternidad de la Provincia, que a   través de un informe solicitó herramientas para prevenir el embarazo no deseado y denunció que el   Gobierno nacional no cumple con la entrega de insumos.

Proyectando a 2019, no llega a niveles de 2015.
COMPARTÍ ESTA NOTA

* Por Sara Delgado

Un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria, que analizó el proyecto de Presupuesto 2019 elaborado por el Gobierno nacional, estudió qué sucederá con el área de Salud Sexual y Reproductiva, que sistemáticamente   fue derivando en menos fondos a las provincias. Esta semana, TiempoSur   dio a conocer los alcances del segundo llamado a licitación (el primero quedó desierto) para la compra de 900 mil preservativos masculinos que hace el gobierno de Alicia Kirchner a través del Ministerio de Salud y Ambiente que conduce Rocío García. La necesidad   de comprar casi un millón de   preservativos masculinos para repartir de manera gratuita en hospitales y centros de salud, viene de la mano de la fuerte caída en la cantidad de preservativos que envía el gobierno de Mauricio Macri, que nunca pudo restablecer siquiera los valores de distribución de 2015. Ese año la Nación repartió 52 millones de preservativos, en 2016 apenas 18,4% de los 93,7 millones que estaba previsto. En 2017 se esperaban entregar 113 millones, de los cuales se distribuyeron 42,7 millones. Así, el jueves este diario dio a conocer que en lo que va del año, por el   Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva se envió a Santa Cruz   un total de 28.800 preservativos. Menos de lo que se proyecta para cubrir un mes.

 

Es que el cálculo que hizo el Ministerio de Salud santacruceño, sostiene que como en la provincia hay 97.700 varones entre 15 y 45 años, cubrir la demanda de un año necesitaría de 4.5 millones de preservativos masculinos. Así, la compra de 900 mil surge de la necesidad de dar cobertura a lo que queda del 2018. Originalmente es al   Gobierno nacional al que le compete garantizar a toda la población el   acceso a métodos y prestaciones de  servicios vinculados con la salud  sexual y reproductiva. Son ellos quienes deben comprar los métodos anticonceptivos y capacitar a los equipos de salud y es por eso, entre otros factores, que el movimiento de mujeres ve como un retroceso la degradación del Ministerio de Rodolfo Rubinstein a una Secretaría. El presupuesto nacional para el año que viene va a ser menor que el de este año en cuanto a salud sexual y reproductiva. La reducción real es del 14,7% en el crédito asignado de acuerdo a la inflación promedio estipulada para 2019. El estudio de Fundación Soberanía Sanitaria al que   tuvo acceso TiempoSur también advirtió que en el Programa de lucha contra el SIDA y enfermedades de transmisión sexuales observa una disminución absoluta en la mayoría de las metas propuestas, “sobre todo en aquellas vinculadas a la prevención, detección y diagnóstico de las infecciones de transmisión sexual”.

Esto va en sintonía con los pedidos   que se hicieron al Ministerio de  Salud de Santa Cruz para la compra de los preservativos, aunque en los informes provinciales aparece una palabra que el Presupuesto Nacional niega de punta apunta: aborto. En un   año en el que las mujeres organizadas sacaron la discusión de la interrupción voluntaria del embarazo de la esfera privada a la pública y convirtieron en un tembladeral las calles donde hubo manifestaciones para que fuese ley, y aun cuando el rechazo del Senado no pudo cerrar el debate, que se garantice el acceso a anticonceptivos para no abortar, es urgente. La Coordinación de Maternidad e Infancia, que depende de la Subsecretaría de Salud Colectiva de   Santa Cruz, sostuvo que la adquisición de casi un millón de preservativos para distribución gratuita en Hospitales y Centros de Salud “es parte de la política que se lleva adelante en términos de disminuir el índice de embarazo no deseado, que   es la principal causa de aborto no legal”. Los datos oficiales muestran que en Santa Cruz se registraron 715 egresos hospitalarios por abortos. La cifra corresponde al anuario de   estadísticas vitales 2016, de la Dirección de Estadísticas e información de Salud de la Nación y al registro de egresos de establecimientos oficiales por diagnóstico. El número de egresos hospitalarios por aborto en la provincia es muy parecido al de   embarazos entre las adolescentes santacruceñas, que registran una tasa del 13,6 por ciento, de los cuales el 70,8 por ciento no fueron deseados. Adentro de ese grupo, hay 16 nenas que fueron obligadas a ser madres antes de los 15 años. Por eso desde la   Coordinación de Maternidad e   Infancia, también mencionan que los preservativos que se licitarán este jueves, son para prevenir el “embarazo   adolescente y embarazos de alto riesgo sin seguimiento adecuado, que dan origen a complicaciones del parto y aumentan el índice de nacimientos  prematuros, que a su vez constituye la causa principal de Mortalidad Infantil Neonatal Precoz”. Otro de los objetivos es la “disminución de la prevalencia de Enfermedades de Transmisión Sexual”.

Esa nota girada a las autoridades de   salud es del martes, ocasión en la   que además denunciaron que el Gobierno nacional disminuyó “la cantidad de insumo enviado y a su vez ha dilatado los plazos de entrega”. Es más, también la Coordinación había   reclamado a la Nación que enviase métodos anticonceptivos pero aseguran que la respuesta fue presuntos problemas en las licitaciones. El documento advierte también sobre la “incertidumbre de no contar con la   cantidad suficiente necesaria” y que el preservativo, “es uno de los métodos anticonceptivos de mayor aceptación entre la población   general, de fácil implementación y     que su utilización además de anticoncepción previene la diseminación de enfermedades de transmisión sexual”.