Caleta Olivia

Piden que la causa del crimen de Diego Vegas sea elevada a juicio

Mónica, la mamá de Diego Vegas, participó el lunes de la marcha de familiares y amigos que se llevó a cabo en horas de la tarde en el monumento al Obrero Petrolero, al cumplirse seis meses del brutal asesinato.

  • 03/10/2018 • 07:54
La familia se convocó al pie de El Gorosito.
COMPARTÍ ESTA NOTA

“Estamos esperando la elevación a juicio, porque esta todo investigado”, dijo Mónica y sostuvo que su nuevo asesor legal en la causa es el doctor Machuca.

La mujer participó de la convocatoria y detalló que espera ansiosa que la causa tenga fecha de juicio oral, para lograr la condena a los que mataron a su hijo. “No hay nada nuevo en la causa, ya está todo presentado y esperamos que pase a Cámara, para que se fije la fecha del juicio”, señaló.

Por el hecho, ocurrido en la madrugada del 1º de abril en el barrio 17 de Octubre, de la ciudad de Caleta Olivia, están detenidos dos hombres y una mujer.

El cuerpo de Diego Vegas fue hallado en la calle Blanca Chávez, en medio de un charco de sangre, frente a la casa donde se originó una feroz pelea.

El rostro de Diego Orlando Vegas estaba prácticamente irreconocible y además de haber sido golpeado con una llanta de cubierta, se supo por el resultado de la autopsia que tenía una hoja de cuchillo tipo tramontina incrustada en la frente.

El crimen que conmocionó a toda la comunidad se produjo alrededor de las 05:30 y fueron algunos vecinos los que alertaron a la guardia de la Comisaría Seccional Tercera informando que tras escuchar fuertes ruidos y gritos producto de una pelea, una persona había quedado en la calle tras ser brutalmente golpeada por otras. Más tarde se lo pudo identificar y se supo que tenía 34 años; que residía en otro barrio, el 8 de Junio, y que había ido a una casa del 17 de Octubre.

En ese lugar mantuvo una fuerte discusión con Mario Hernández, de 34 años; la hermana de éste, Rosa Hernández; y Martín Valdés, de 19, quien presuntamente sería novio de la mencionada mujer, según detallaron meses atrás fuentes policiales.

En la calle asfaltada la policía constató que había manchas de sangre en un radio de varios metros, las que también llegaban a la casa de los Hernández a través de un pasillo.

Cuando la comisión de uniformados requirió la presencia de los moradores, notó que todos tenían sus ropas impregnadas con manchas hemáticas y luego se verificó un gran desorden en el interior, lo que indicaba que la pelea había comenzado en ese lugar, continuó en el pasillo y terminó en la calle.

Los tres implicados fueron trasladados a calabozos de dos comisarías. (Fuente y foto: Diario Más Prensa)