Caso Gerez

Méndez fue absuelto porque ya no estaba a cargo de la guarda de Gerez

Cerca del mediodía se conoció en Caleta Olivia la sentencia por la muerte de Gustavo Gerez, quien murió en la Seccional Primera en septiembre del 2016. El único imputado era el Subcomisario, quien resultó absuelto. Afuera de la Cámara se produjeron incidentes, iniciando un corte de la calzada de acceso a Caleta Olivia, con troncos y ramas de sauce, frente a las instalaciones del Juzgado.

  • 11/07/2018 • 07:50
El Subcomisario se reunió con su familia luego de escuchar la sentencia. (La Vanguardia del Sur)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer se conoció la sentencia por parte del Tribunal Oral en lo Criminal de la Segunda Circunscripción de Caleta Olivia por la muerte de Gustavo Gerez, el pasado 18 de septiembre del 2016. El único imputado, el Subcomisario Méndez fue absuelto por el cargo de homicidio culposo.

Luego de dos semanas de juicio oral y público, el Tribunal en lo Criminal de Caleta Olivia resolvió absolver al único imputado por la causa, el subcomisario Alberto Méndez Miranda, encargado del operativo de esa noche.

La querella había pedido 20 años de prisión para el imputado, además del procesamiento de los cuatro efectivos policiales (Vande, Guzmán, Aguilar y Bayón) que participaron de la custodia de la víctima luego de la detención.

Uno de los puntos clave para entender el veredicto final, tiene que ver con que todos los peritos médicos coincidieron en que no hubo hemorragias, ni lesiones internas o fracturas que fueran capaces de provocarle la muerte a Gerez.

Previo a conocer la sentencia por parte del Tribunal, Sandra Gerez, miembro de la querella y hermana de Gustavo, explicó: “Si no sale como esperamos estamos dispuestos a apelar. Esta causa no fue en contra del policía, sino en contra de la fuerza, para que se vea las fallas que tienen. Mi hermano no va a volver, pero queremos que esto sea un precedente y deje una enseñanza para las personas a la que les corresponde”.

 

Juez Olivera

Por su parte y durante la lectura de los fundamentos, el presidente del Tribunal, el juez Olivera, aclaró que ésta es una "sentencia de primera instancia", y hasta invitó a la querella y a la Fiscalía que si quieren "recurrir" la misma lo puedan hacer, y dijo además que "deseamos que así sea" para el debido "control" de la administración de justicia en este caso.

Consideró que este caso es importante porque habla de la "relación de una de las fuerzas de seguridad con la sociedad civil".

"Me hubiera gustado que estuvieran los representantes de la querella que debería canalizar la acusación particular", expresó.

Aclaró que el abogado querellante, Alberto Luciani, quien no estuvo en esta audiencia, había "desbordado el aspecto fáctico" y la carátula que era "homicidio culposo". Cabe acotar que la pena solicitada por la querella fue requerida en orden al delito de homicidio simple con dolo eventual, "por conducta omisiva, apremios ilegales, abuso de autoridad y privación ilegítima de la libertad".

También dijo que la querella "no hizo pedido de ampliación del proceso". "Esto lo explico porque no están los abogados", dijo el Juez dirigiéndose a la familia de Gerez, y hasta la invitó a una audiencia con él, "como corresponde a su derecho de acceso a la Justicia".

Entonces, reiteró que se declaró "la nulidad de la acusación de la querella".

Asimismo, dijo que se hace valoración de las pericias médicas, especialmente de la segunda junta médica sobre el cuerpo de Gerez, la que determina "como causa de muerte, el síndrome por delirio agitado por consumo de drogas y alcohol".

"La Junta Médica determinó que no había lesiones compatibles con torturas o apremios ilegales", reiteró el magistrado.

Entonces, para los jueces, la causa de la muerte "quedó definida", y que restaba atribuir si el oficial Méndez obró sin cuidado de la salud de Gerez. Allí, Olivera dijo que el Tribunal concluyó que, "de acuerdo a la capacitación y a la división de roles que se dan en la institución policial", y que Méndez, luego de proceder a la detención, cesó su posición de garante respecto de Gerez y que, al ingresarlo a la Comisaría asumieron esa función otros policías.

Es por eso que se decidió "absolver al oficial Méndez", concluyó.

Tras decir esto, hubo un murmullo por parte de los familiares de Gerez, y el rostro de insatisfacción de la hermana del joven fallecido, Sandra. Además, algunos amigos salieron de la sala judicial y protestaron en las afueras.

 

Incidentes

En tanto en la parte externa de los edificios de Cámara del Crimen y la Cámara de Apelaciones, fueron bloqueados con fogatas y restos de hormigón, en donde familiares de Gustavo Gerez repudiaron el fallo del Tribunal que absolvió a Alberto Méndez.

En la Cámara del Crimen se apostaron 20 prefectos para cubrir el edificio, resguardando la integridad física del policía absuelto, bloqueando también las calles adyacentes debido a la situación que se vivió.

En el lugar hubo lluvias de piedras constantes y en el máximo momento de violencia fueron agredidos varios periodistas que se encontraban cubriendo la audiencia, habiendo sufrido uno de ellos un intento de robo de una de sus cámaras.

 

“Acá no hubo justicia para Gustavo”

Nicolás Gutiérrez, uno de los amigos en rueda de prensa, indicó que el fallo “es un hecho aberrante, es aberrante que a nuestro amigo lo dejen sin justicia. Hay asesinos sueltos y van a seguir ejerciendo su violencia contra la juventud, para la gente que tenga hijos adolescentes tengan mucho cuidado”.

Gutiérrez volvió a señalar la ausencia de justicia: “Acá no hubo justicia para Gustavo Gerez. Sabíamos que no les iban a dar perpetua, pero por lo menos una justicia ejemplar, cuatro años. Ellos no están acá para proteger a nadie, que la gente sepa entender que la bronca que tenemos tiene que ver con que no hay justicia acá”, indicó. (Fuentes: TiempoSur, La Vanguardia del Sur, El Patagónico y Voces y Apuntes)