Una perimetral para Sergio

Vivir bajo la amenaza de un ex violento

A Sofía se le venció la perimetral con la que durante todo un año logró repeler los ataques de su ex pareja, que la golpeaba. Desde que la medida se cayó, no pasa una noche en la que no la hostigue con amenazas de muerte o se le aparezca en la casa.

  • 13/06/2018 • 10:18
Desde enero de 2016 que Sergio no podía acercarse a 200 metros de Sofía y su hijo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Sara Delgado

Sofía y Sergio estuvieron en pareja tres años, pero hace dos, pudo cortar la relación en la que él la tuvo sometida a golpes. Sin embargo, todavía no logró que su ex desaparezca de su vida.

“Hace dos años fui al Juzgado de Jofré Loaiza Nº 2 y me pusieron custodia policial. Le dieron restricción y no se pudo acercar a mí y ni a mi hijo durante un año” cuenta ella, que en las ultima horas decidió hacer público su caso, para protegerse, porque tiene miedo que le pase algo.

Es que la violencia machista no es un tema privado, sino el reflejo de la enorme desigualdad que existe entre varones y mujeres. Los hombres que ejercen violencia de género, consideran que sus parejas son inferiores, que no tienen los mismos derechos, que no deben ser libres para decidir sobre sus vidas, que les pertenecen.

La restricción perimetral, con la que Sergio no pudo acercarse a la casa dura seis meses y en dos ocasiones, como el hostigamiento no cesaba, ella pudo renovarla. Pero en diciembre, la medida volvió a caer y como ella no había tenido noticias de su ex, hoy sobre Sergio no pesa ninguna prohibición de acercamiento.

Sofía teme que él vuelva a entrar a su casa.

“Anoche fue a mi casa, muchas veces me pateó la puerta, entró, muchas veces me golpeó, hizo muchas cosas él conmigo, y hoy en día tengo que esperar a que me cague a palos de nuevo, para volver a hacer una denuncia y que le vuelvan a poner la perimetral” se queja Sofía, que además mostró los mensajes que su ex le manda en medio de la noche.

“Me sigue molestando. No puedo tener amigos porque si ve un auto afuera de mi casa me amenaza, amenaza a mis amigos, a uno le rompió la puerta del auto, no puedo tener vida. Ayer estuvo toda la noche en la esquina viendo si llegaba algún auto a mi casa” dice Sofía.

Para preservarse y preservar a su hijo, ella decidió irse momentáneamente de su casa. “Estoy cansada de este hombre porque no son sólo amenazas, sino que desea que me muera y me lo dice, que quiere que me muera de la misma forma que mi mamá” cuenta, sobre el fallecimiento de su mamá en un accidente automovilístico que ocurrió hace cuatro años.

Semanas atrás, TiempoSur contó sobre la existencia del taller “Habilidades para la Vida”, al que asisten varones que ejercen violencia contra las mujeres y que son derivados por los jueces de familia, las juezas de instrucción y del Juzgado federal.

En ese espacio, que existe gracias a un Convenio firmado entre la Secretaría de Derechos Humanos y el Tribunal superior de Justicia, los varones están obligados a cumplir con 18 asistencias, en las que les enseñan a repensar las masculinidades, a comprender la equidad de género y a desconstruir los micro machismos y el apego.