Corte de CenTA

Una deuda de trece meses que dejó a cientos de pacientes sin atención

Los profesionales que prestan servicios en el Centro de Tratamiento de Trastornos Alimentarios de Río Gallegos que se mantienen en estado de asamblea permanente decidieron el corte de las prestaciones por falta de pago de la CSS.

Desde agosto de 2003 brinda atención a personas con trastornos alimenticios y de ansiedad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde Fundación Centa se anunció el cese de actividades “por incumplimiento de lo acordado con el interventor de la CSS, Marcelo Castro”, indicaron desde el Centro, el que anunció en la tarde noche del lunes el cese de actividades hasta que se regularice la cadena de pagos. 
“Pedimos disculpas a las 1100 familias”, dijeron, añadiendo “que sepan entender por la difícil situación que todos estamos pasando teniendo en cuenta los 13 meses que se adeudan”.
En un marco de asamblea permanente, decidieron ayer por la mañana dirigirse a las instalaciones de la Caja de Servicios Sociales: “Nos adeuda nuestros honorarios profesionales a quienes prestamos servicios en Centa”, indicaron, al tiempo que detallaron: “Los afiliados sufren mes a mes un descuento de sus haberes. Esta situación de falta de pago impide que se les preste atención a 1100 familias que acuden a Centa actualmente y dificulta el ingreso de 2000 usuarios que ya están en lista de espera”.
Cabe recordar que desde el 30 de septiembre de 2017, Centa está en estado de alerta permanente por el incumplimiento de lo acordado con la Caja. No fue hasta principios de diciembre pasado que decidió levantar las medidas por un compromiso asumido por la CSS para restablecer la cadena de pagos.
El pago “es necesario para la subsistencia de la asociación”, indicaron, haciendo alusión a que así pueden sostener los abordajes por los trastornos de alimentación como bulimia, anorexia, comedores compulsivos, nutrición, servicio de psicoterapia, psiquiatría, psicopedagogía y fonoaudiología.