Incertidumbre tras la clausura

Docentes del ICEP aún no cobran y se espera que el CPE les garantice un cargo

La Vocalía por Escuelas Privadas solicitó a la cartera educativa que contemple al menos para un primer cargo a aquellos maestros afectados al polémico colegio. SADOP, por su parte, anunció que acompañará las acciones ante la falta de pago de haberes y despidos de forma irregular.    

COMPARTÍ ESTA NOTA


Finalizando el 2017 este medio dio cuenta de la disyuntiva que atravesaban los padres que tenían a sus hijos estudiando en el Instituto Cristiano de Enseñanza Patagónico (ICEP), los cuales alzaban la voz a favor y en contra sobre la continuidad de las actividades en el establecimiento más allá de estar clausurado por una larga lista de irregularidades que detectó el Consejo Provincial de Educación (CPE).
A poco más de un mes de retornar los chicos al aula (según lo estipulado en el calendario N°2), no se conoce fehacientemente qué medida adoptarán los directivos de la escuela pese a tener una clausura, si se toma en cuenta el antecedente caletense: el Instituto Cristiano Del Altísimo School (DAS) dictó clases durante dos años sin habilitación del CPE y la Municipalidad hasta su cierre a fines de 2017. Y en medio de tanta incertidumbre además de los estudiantes están los docentes, quienes según informaron a TiempoSur desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) aún no logran cobrar sus haberes de octubre, noviembre y diciembre de 2017 como tampoco la segunda cuota del Salario Anual Complementario.
En este marco, Andrés Álvarez, secretario general del sindicato, anticipó que en los próximos días arribará a la capital santacruceña para acompañar con patrocinio legal a los 45 docentes que estaban afectados en el ICEP y que fueron notificados mediante telegrama de la finalización de sus contratos, "lo que es totalmente ilegal porque los contratos no existen ni en la educación pública ni privada; son planta y por lo tanto los deben indemnizar. Pero es lo que quieren evitar con esta maniobra", dijo. 
Agregó que lo que se baraja es que sean inhibidas las cuentas, así los docentes puedan cobrar. Consultado sobre qué futuro visualiza en torno a la escuela teniendo en cuenta que muchos papás pagaron la matrícula 2018 manifestó: "Es una estafa por parte de la dueña. El CPE determinó cerrar la escuela y si abre será en 2019 cuando presente una serie de documentación que adeudan", y sostuvo: "Ahora largaron una tarjera de $200 para recaudar fondos. Lo que deben hacer es devolver la plata de las matrículas y dejar de culpar al Gobierno. Lo que sí es cierto es que deben mucha plata a docentes de 8 y 10 años".

Continuidad laboral 
El pasado 21 de diciembre por unanimidad, en sesión ordinaria, el Consejo Provincial de Educación rechazó la solicitud de reconocimiento oficial y dispuso la clausura del ICEP debido a que no se dio cumplimiento a las exigencias surgidas en la Ley Provincial N°3035 y del Acuerdo N°185/97, entre otras leyes nacionales y provinciales. Entre los considerandos que fundaron el cierre se detalló -entre otros puntos- la apertura de secciones sin autorización del CPE en edificios que no contaban con la habilitación municipal; que se detectaron gran número de docentes que no cuentan con la debida inscripción en las Juntas de Clasificación. No obstante eso, muchos docentes sí estaban anotados en la Junta por lo que surgió la inquietud de qué sucederá con éstos ahora que el colegio está cerrado.  
Al respecto, Nicolás Pereyra, vocal por la Educación Privada ante el CPE, le indicó a este medio que tras la resolución surgió la preocupación sobre el destino de los maestros que se quedaban sin empleo, motivo por el cual se le solicitó a la cartera educativa que se garantice a estos docentes la plaza laboral aunque sea -mencionó- un primer cargo. Puntualizó que obtuvieron el compromiso de la Presidente del CPE para recuperar la plaza laboral de los maestros "veremos si se cumple o no", enfatizó.