Para rememorar

Se viene la Expedición Histórica más importante de Santa Cruz

Se trata de una travesía, especialmente destinada a quienes se constituyeron en fundadores del proyecto de la Ruta de la Huelga con el fin de conocer a aquellos que actúan en distintos pueblos en torno a la causa. El viernes se realizará la partida desde Gobernador Gregores, luego se hará trabajo de campo en la Ruta 12, al día siguiente se llegará a Pico Truncado. El domingo el recorrido se hará por Jaramillo y luego Puerto Deseado. 

Osvaldo Bayer fue uno de los precursores de la iniciativa.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Del 26 al 28 de enero se concretará la 1º Expedición Histórica 2018, la cual partirá desde la localidad de Gobernador Gregores y se dirigirá hasta Puerto Deseado. A lo largo de tres jornadas, se recorrerán los espacios de memoria relacionados con la Patagonia Rebelde, en una travesía que puede resultar inigualable. Así lo informó a Tiempo FM, Marcelo Serafini, asesor de la Comisión y técnico perito marcador de los sitios de la Ruta de la Huelga de 1921. Asimismo puso de manifiesto que se trata de un hecho repetitivo que siempre que se lo comenta adquiere un poco más de magnitud. “Aproximadamente desde el año 2007 se hacen expediciones a los lugares que fue conquistando la Ruta de la Huelga. Para poder entender un poco más al respecto, es importante recordar que “Ruta de la Huelga” es un proyecto de investigación que nació en 1989 bajo una propuesta originalmente impulsada por Osvaldo Bayer que tenía como objetivos: relocalizar, reidentificar los sitios de asesinato de los peones rurales a lo largo de las huelgas del ‘21, y redenunciar los casos de presencia de restos humanos”, explicó Serafini. Además agregó que si bien el proyecto no se dedicaba a las cuestiones arqueológicas ni a hacer excavaciones, hubo algunas oportunidades en los que se encontró ante restos humanos. 
Los interesados en recabar información al respecto pueden hacerlo a través de [email protected] O la Fan Page Ruta de la Huelga de 1921. 

Sitios – Recorridos 

En ese contexto, Serafini expuso que a partir del 2007, se formalizaron veintidós sitios relocalizados y reidentificados. “El estado siempre trató de invisibilizar el hecho, sobre todo si había cierta injerencia del Ejército. Y nosotros ante esta situación, lo que propusimos es que el hecho fuera visible. Por lo tanto, el proceso de convertir esos lugares en monumentos fue muchas veces muy elemental. A veces se hacían con piedras y ante la presencia de algunos alumnos de las escuelas. Ese es un proceso que lleva veintinueve años y por lo tanto anualmente salen expediciones”, remarcó. 
En cuanto a las expediciones, Serafini sostuvo que se suele definir de ese modo a los recorridos porque son a campo traviesa. “Son lugares muy difíciles de recorrer y por lo tanto requieren de una organización”, recalcó. 
Al ser consultado acerca de quiénes pueden participar de la propuesta, enfatizó que “Ruta de la Huelga” no es una agencia de viaje, sino que es un proyecto de investigación que cuenta con guías especializados y son personas que conocen los terrenos mejor nadie. Están capacitados para realizar este tipo de experiencias. “Muchos de los asesinatos tuvieron lugar en estancias privadas, razón por la cual, el grupo de guías cuentan también con los permisos pertinentes para visitar las mismas. Generalmente pueden acceder hasta donde se les permite y con ciertos resguardos”, agregó. 

Pico Truncado

En 2018 se cumplen cinco años de la incorporación de Pico Truncado a la Ruta de la Huelga. En ese sentido, Serafini argumentó que la Organización Ruta de la Huelga, en todo su itinerario y a medida que iba programando los lugares a los que año tras año iba a investigar, iba convocando municipios y personas que quedaran en custodia de esos lugares que iban descubriendo en torno al proyecto. Es así que en algunos casos, algunos municipios se asociaron y Pico Truncado fue uno de éstos. Lo mismo ocurrió con Jaramillo y Puerto Santa Cruz. “Es así que en algunas ciudades hay sitios que fueron demarcados, tal es el caso de Puerto Deseado que cuenta con una Comisión que se llama “De cara a la libertad” que ayudó a demarcar un hito que fue la tumba de un joven llamado Servando Romero, uno de los pocos que logró ser enterrado luego en un cementerio social”, finalizó. 


COMENTARIOS