Tragedia

Niña murió ahogada en laguna de predio abandonado

Se encontraba junto a otros amigos cuando cayó al agua helada y se sumergió. Fueron intensas las tareas para rescatarla, pero una hora y cuarto después se encontró su cuerpo. Indignación porque el lugar no se encuentra cercado y se convirtió en una trampa, que ahora se cobró una vida. 

foto M.G.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una pequeña murió ahogada al caer en una laguna en Río Gallegos. La niña de 4 años identificada como Isabella I. se encontraba antes de las 17:00 de ayer jugando con un grupo de niños en un predio descampado ubicado en las calles Mahatma Gandhi, Los Pingüinos y Vicente Perraggini. En el sitio, hay varios espejos de agua, con una profundidad que supera los dos metros en algunos de los casos, y rodeados con montículos de tierra, que se convirtieron en un terreno irregular. A pesar de la peligrosidad del lugar, no se encuentra cercado. 
Al parecer, de forma accidental cayó al agua y sus amigos no pudieron ayudarla porque rápidamente se sumergió en la laguna cercana a calle Mahatma Gandhi, frente a la sede del INTA. 
Los chicos que residen en las inmediaciones, al igual que la niña, salieron a solicitar ayuda. Se alertó a la policía, y en un primer momento se había indicado que se había caído a un “pozo con agua”. 
Arribaron policías, una ambulancia del Hospital Regional y luego un equipo de la División Bomberos del Cuartel Central. Todo era confuso, ya que los niños –únicos testigos de la tragedia– no podían indicar el lugar preciso donde se sumergió la pequeña. Personal policial y vecinos ingresaron a las aguas heladas, y a pesar del esfuerzo no pudieron hallarla. Luego arribaron buzos del Grupo Especial de Rescate y Salvamento (GERS). Casi una hora y cuarto después de la intensa búsqueda, un bombero desde la orilla con un gancho y una soga gritó: “Acá está”. Ya nada se podía hacer y era incontrolable la consternación de los padres, familiares y amigos. A pesar de las tareas de reanimación de los médicos y de los bomberos, ya todo era en vano. 
Uno de los bomberos que participó del operativo es tío de la niña y se desempeñó con profesionalismo a pesar del desenlace.   
El cuerpo fue trasladado al Hospital Regional y luego a la morgue para una autopsia. 
Los padres prestaron testimonio ante la policía y también la madre de los niños, que fueron los primeros en alertar del fatal accidente.
A la bronca por la tragedia, se sumó la indignación de los vecinos por las obras inconclusas que dejaron que ese predio quedara abandonado por las autoridades y sea una trampa para los niños.