Deportes

Comienza el juicio al futbolista Alexis Zárate por abuso sexual

El ex jugador de Independiente -hoy en Temperley- está acusado de haber violado a una joven en 2014. Martín Benítez, pareja de la víctima por entonces, estaba en el lugar del hecho y deberá dar su testimonio

  • 04/09/2017 • 08:51
COMPARTÍ ESTA NOTA

Este lunes a las 8 de la mañana comenzó  el juicio oral contra el futbolista Alexis Zárate, quien está acusado de "abuso sexual con acceso carnal" sobre la joven Giuliana Peralta, en un hecho ocurrido en marzo de 2014.

El proceso se desarrollará en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora– a cargo del Dr. Nicolás Plo- y constará de cinco jornadas -tres de testimonios y dos de alegatos-. En el último día se determinará cuándo se dará el veredicto. De ser encontrado culpable, el actual jugador de Temperley enfrentará una pena que va desde los seis hasta los 15 años de prisión, según lo establecido en el Código Penal.

El hecho por el cual Zárate va a juicio ocurrió en la madrugada del 16 de marzo de 2014.Esa noche, Giuliana Peralta había ido a bailar a un boliche de Quilmes junto a un grupo de amigas. Allí, cerca de las tres de la madrugada, se encontró con el futbolista de Independiente, Martín Benítez, con quien mantenía una relación sentimental hace alrededor de dos años. En el lugar también estaban otros dos jugadores del "Rojo": Alexis Zárate (hoy en Temperley) y Nicolás Pérez (actualmente en El Linqueño, del Federal B).

Avanzada la noche, Peralta y Benítez se retiraron juntos en el auto de la joven. Ella le pidió ir a un hotel alojamiento, pero él contestó que no tenía dinero y ofreció ir a la casa del "Cordobés" -en alusión a Zárate, a quien Giuliana no identificaba por ese apodo-.

Ya en el domicilio, según la declaración de la joven -por entonces estudiante de la carrera de Despachante de Aduana-, ella y el futbolista mantuvieron relaciones sexuales y se quedaron dormidos. Ella se despertó cuando escuchó la voz de un hombre que no era su pareja, que estaba sobre ella y que le hablaba al oído: era Zárate. Gritó, pataleó e intentó zafarse, pero él la agarró fuerte del brazo, le corrió la ropa interior y la penetró. Giuliana pidió auxilio a Benítez, que dormía a su lado, pero este no respondió.

Peralta dijo en su testimonio ante la Justicia que, una vez que culminó el acto sexual forzado, Zárate se retiró hacia otra habitación y "se hizo el dormido". Ella fue hasta allí, lo insultó y le gritó que la había violado. Inmediatamente, se vistió e intento irse pero Pérez -que también estaba en el domicilio- intentó disuadirla. No le permitía irse. Al final, fue Benítez el que pidió que la dejaran retirarse.

La joven estaba en estado de shock, pero logró llegar manejando a su hogar, en el que vive con su madre y dos hermanos. A partir de allí comenzó otro calvario: revelar a su familia lo que le había sucedido y las denuncias en la comisaría de Wilde y en la comisaría de la mujer de Avellaneda. Al mismo tiempo, empezaron a llegar los mensajes de parte de Benítez y de Pérez para intentar que no fuera a la Justicia y pidiéndole de "hablar". Esas conversaciones fueron certificadas por un escribano público.

"La única que padeció la revictimización permanente fue Giuliana. La citaban (para las pericias) en el mismo lugar y a la misma hora que a Zárate. Ella iba llorando por miedo a encontrárselo. Hay que tener en cuenta que esto ocurrió en 2014, cuando había menos conciencia de género", dijo a Infobae la abogada Raquel Hermida Leyenda, defensora de Peralta, quien también insinuó que hubo "protección judicial" hacia el acusado por ser un futbolista con cierta fama.

Tras el duro episodio, a Peralta le cambió la vida. Su salud se vio seriamente afectada por el estrés postraumático y tanto su cotidianidad como la de su familia se vieron seriamente alteradas. Desde su entorno esperan una condena para Zárate, quien nunca negó la relación sexual -de hecho, los estudios de ADN fueron positivos-, pero que no pudo explicar cómo la joven prestó su consentimiento.

Este lunes, Peralta declarará en la primera jornada del juicio como particular damnificada en la causa. También tendrán que prestar su testimonio ante el juez los futbolistas Martín Benítez y Nicolás Pérez. En los días posteriores será el turno de Javier Cantero, por entonces presidente de Independiente, y de Florencia Arietto, quien era jefa de seguridad del "Rojo", entre otros. Zárate deberá estar presente en las audiencias, aunque puede negarse a declarar.

En la previa del inicio del juicio, diversas agrupaciones feministas y del Movimiento de Mujeres se movilizarán a las puertas de los Tribunales para brindar su apoyo a Giuliana, bajo la consigna de "terminar con la protección judicial a los abusadores sexuales".


Mirá también
LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000