Info General

Por ahora las aerolíneas “low-cost” no operarán en Santa Cruz

Con cinco aspirantes firmes a sumarse al mercado aerocomercial argentino, la propuesta de las aerolíneas “low-cost” promete introducir opciones hasta un 50% más baratas para volar dentro de nuestro país. Sin embargo, ninguna de las compañías interesadas propuso planes de operación que incluyan aeropuertos santacruceños. Los destinos más cercanos para poder volar “barato” por ahora serán Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La Administración Nacional de Aviación Civil emitió un dictamen de evaluación de la audiencia, que ahora deberá ratificar el Ministerio de Transporte. Ya se conocieron cuáles son las aerolíneas y los vuelos que utilizarán esta modalidad.

Ninguna de las aerolíneas que solicitaron autorizaciones a la ANAC para operar en modalidad low-cost –coste reducido- en territorio argentino operaría por el momento en Santa Cruz, según se desprende de la última información disponible al respecto.

De ser aprobadas sus solicitudes, pasarían a beneficiarse de este tipo de vuelos -que prometen ahorros muy importantes en el costo del pasaje- los cuales en ocasiones llegarían hasta un 50% o más con respecto a aerolíneas tradicionales.

Localidades patagónicas como Esquel, Viedma, Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn sí se contarían inicialmente entre los destinos planeados de las empresas ingresantes al mercado aerocomercial argentino. Sin embargo nuestra provincia -una de las más alejadas del centro del país y que presenta elevados costes en cuanto a pasajes aerocomerciales- no se beneficiaría por el momento de estas ofertas.

Por el contrario, en los últimos meses se viene experimentando una reducción en el número de frecuencias que conectan nuestra provincia con el norte del país, disminuyendo el número de opciones.

Tal es el caso de las frecuencias desde El Calafate a Rosario, Córdoba o Iguazú, que dejarán de operar a partir de abril del 2017 porque su operación “da pérdidas” a Aerolíneas Argentinas, según argumentó en su momento la empresa.

Ante esa situación, pocas o ninguna novedad traerían a los cielos santacruceños la introducción de nuevos competidores al codiciado mercado de transporte aéreo de pasajeros argentino.

 

Novedades, y no tanto, de las aerolíneas low-cost

¿Cómo consiguen bajar los costos este tipo de companías? Se logra al adherirse a ciertos principios fundamentales como tener una flota consistente en un solo tipo de nave,  generalmente un Airbus A320 o un Boeing 737 que vuelan de manera constante, lo que lleva a lograr grandes índices de “utilización”.

El personal generalmente trabaja bajo contratos, con menores sueldos que en las aerolíneas tradicionales –lo cual ha motivado fuertes protestas por parte del sector sindical del área aerocomercial argentina- y trabajan el vuelo “ida y vuelta”, lo que elimina las costosas estadías en hoteles.

Además, los pasajeros pagan extra por todo, como el equipaje o las comidas de abordo. Servicios que antes se consideraban incluidos en el coste del pasaje –como el desayuno- pasan a ser opcionales para cada pasajero.

Por otra parte, también habrá que pagar extra para poder llevar equipaje, fuera del de mano. Una desventaja significativa para vuelos de larga o media distancia, es decir la práctica totalidad de los que operen a zonas patagónicas.

El espacio disponible entre butacas o en los pasillos es reducido –se maximiza la capacidad de asientos por cada vuelo- aunque esto tiene el lado positivo de que resultaría presumiblemente más fácil conseguir pasajes sin tanta anticipación.

Finalmente y como puede observarse en la lista de aeropuertos anunciados por las compañías aspirantes a operar en Argentina, las low-cost suelen utilizar aeropuertos secundarios o no tan importantes, como sería el de El Palomar –en el caso de Buenos Aires- con relación a Aeroparque o Ezeiza.

Es necesario recordar –sin embargo- que en la Argentina desde hace ya varios años que las compañías tradicionales recortaron de forma importante las comodidades ofrecidas en cuanto a buffet en vuelo, que dejaron de ser comidas calientes para la mayoría de los viajes de corta y media distancia.

En su lugar, se ofrecen paquetes básicos en forma de desayunos o “meriendas” relativamente simples, o –incluso- tan solo snacks. Igualmente se viene maximizando la capacidad de butacas por vuelo, en detrimento de la comodidad del pasajero.

De esta forma, las compañías tradicionales del mercado vienen introduciendo recortes en la calidad del servicio ofrecido sin que esto se refleje necesariamente en costos significativamente menores del pasaje final.

 

-¿Quiénes son las “aspirantes” a volar en Argentina?

Primero, empezaron a anunciar sus planes de llegada. El segundo paso fue la audiencia pública de fines del año pasado. Y ahora, las aerolíneas “low-cost” están a un paso de tener el visto bueno oficial para empezar a operar en la Argentina.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), a través de la Junta Asesora de Transporte Aéreo, emitió cinco dictámenes -uno por cada empresa- para dar el visto bueno (o no) a las rutas aéreas que habían sido solicitadas.

Según los documentos, las empresas ahora tiene 180 días para “acreditar la capacidad técnica para volar”, como los aviones con los que van a operar y el plan de negocios, entre otras cuestiones.

De todos modos, la palabra final la tendrá el Ministerio de Transporte, que deberá aprobar el dictamen de la ANAC. Según supo Infobae, tomará entre una semana y 10 días para que se publique en el Boletín Oficial.

La estructura de los dictámenes es similar: enumeran las rutas pedidas, los argumentos que se dieron en la audiencia -como las exposiciones de los gremios, las empresas de transporte terrestre- y luego la lista de las que finalmente fueron autorizadas.

A la mayoría de las empresas les otorgaron las rutas pedidas, aunque hubo excepciones, y las limitaciones se centraron ante todo en que se cumplan escalas en rutas que unen una ciudad con otra, como se vio con la ciudad de Córdoba.

1. Flybondi: la aerolínea de origen suizo bajo el nombre de FB Líneas Aéreas sorprendió con un pedido de 99 rutas pero se le aprobaron 78. El pedido para operar en Buenos Aires es desde el aeropuerto de El Palomar.

Proyecta conectar, por ejemplo, Buenos Aires con Córdoba, Iguazú y Mendoza, Viedma, San Luis, Paraná y Esquel, entre otras. Obtuvo tres rutas desde Córdoba y tres desde Mendoza, provincia en la que la junta destacó el beneficio de la conectividad. La operación no comenzará de forma inmediata en todas las rutas, ya que se le concedió por 15 años.

 

2. Avianca: se les dio curso favorable a las 16 rutas pedidas, todas operan desde Buenos Aires y llegan a ciudades como Santa Fe, Rosario, Viedma, Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia, Concordia, Sunchales, entre otras.

 

La empresa de origen colombiano presentará su primer avión en los próximos días. Fuentes allegadas a la empresa aseguraron a Infobae que la intención es “comenzar a operar en dos o tres meses”, primero llevando a cabo los pasos legales necesarios.

La palabra final la tendrá el Ministerio de Transporte, que deberá aprobar el dictamen de la ANAC.

 

3. Alas del Sur: se le otorgaron las 21 rutas solicitadas, con su  base en Córdoba. Entre las rutas nacionales se encuentra la de Córdoba-Buenos Aires-Rosario, Córdoba-Buenos Aires-Bahía Blanca-Santa Rosa-Viedma. El dictamen puntualizó que habrá estudios de infraestructura para determinar si es más conveniente operar desde el aeropuerto de Ezeiza o desde Aeroparque.

Entre los vuelos internacionales, la compañía apunta a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), Miami (Estados Unidos), Barcelona (España), Roma (Italia) y la ruta Córdoba-Buenos Aires-Los Angeles-Shangai. La ciudad de China no es casual: Alas tiene el respaldo de capitales de ese país.

Con todo, una característica clave es que la ruta Córdoba–Buenos Aires–San Martín de los Andes–Esquel no puede omitir el punto Córdoba.

 

4. American Jet: la empresa fue autorizada para operar con aeronaves de gran porte y también fueron aprobadas las 13 rutas pedidas para transporte de pasajeros, carga y correo.

Como sucedió en otros casos, la autoridad aeronáutica será la encargada de determinar por cuestiones de infraestructura en qué aeropuerto operará en Buenos Aires. Se aprobaron rutas como Neuquén-Rosario-Buenos Aires (Aeroparque)-Punta del Este- Neuquén-Córdoba-Rosario-Porto Alegre; y Neuquén-Córdoba- Resistencia-Asunción (Paraguay). La ruta Neuquén-Temuco-Santiago de Chile también tiene el visto bueno.

 

5. Andes: pidió siete rutas y se le otorgaron todas, como sucedió en los casos anteriores. Buenos Aires-Rosario-Resistencia-Posadas-Puerto Iguazú; Buenos Aires-San Miguel de Tucumán-Santiago del Estero-Salta-San Salvador de Jujuy son algunas de las aprobadas.

El dictamen pone el foco en ciertas especificaciones: la ruta de Buenos Aires hacia San Pablo (Brasil) y Lima (Perú) “no podrá evitar u omitir” a la ciudad de Córdoba como escala. (Fuente: TiempoSur e Infobae)