Coronavirus

10 mujeres fabrican desde sus casas y venden barbijos para cuatro localidades

Son mujeres autogestivas que vendían alimentos en la calle. Un pack de 10 barbijos los expenden a 400 pesos, cuando uno solo cuesta entre 90 y 150 pesos en una farmacia. Donan un porcentaje de lo que producen a la Policía y Centros de Jubilados.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Un grupo de 10 mujeres solidarias  que integran el grupo AMOR en Caleta Olivia fabrican y venden  barbijos para la localidad, aunque ya tienen pedidos de Pico Truncado y Puerto Deseado que envían mediante Correo Argentino.

Se trata de mujeres en situación de vulnerabilidad económica que no tienen un empleo, es decir, subsisten mediante trabajos autogestionados, pero también mujeres que viven en zonas alejadas de la ciudad de El Gorosito.

El grupo realizaba disfraces para vender y alquilar destinados a alumnos de primaria y al ser una tarea artesanal, la confección de barbijos tiene un límite diario. (Con lo recaudado ayudaban a mujeres o se capacitaban)

“De esta forma empoderamos a las mujeres autogestivas y visibilizamos lo que hacen constantemente, ya que venden en la calle y no tenían forma de poder asistir a sus familias y ahora desde sus casas fabrican barbijos en espacios seguros”, contó Ivana Bunge, referente del grupo AMOR.

La producción artesanal comenzó el 19 de marzo, un día antes de que se declare la cuarentena obligatoria en todo el país.

“Tenemos una chica que es Técnica en Seguridad e Higiene y nos envía  los consejos para poder hacer un test de prevención para que nosotras mismas lo hagamos y podamos seguir trabajando”, indicó Bunge quien cuenta con autorización del municipio para circular en la ciudad y recolectar tanto los barbijos en cada domicilio como así también los elementos para confeccionarlos.

“Las mujeres no tenían como darle de comer a sus hijos y como teníamos telas se nos ocurrió comenzar a hacer los barbijos. Muchas hacían pan y comida  mediante delivery”, resaltó Bunge.

Previamente consultaron a profesionales de la salud para poder crearlos correctamente.

El pack de 10 barbijos lo venden a  400 pesos y cada 10 packs, donan uno a la Policía y Centros de Jubilados.

De la ganancia, 300 pesos es para la mujer y 100 pesos se destina a la compra del material.

“No es una producción en serie porque no somos una empresa”, aclaró.

Por eso cada mujer crea cinco packs por día, razón de 15 minutos por barbijo con elementos como la friselina, hilos, agujas y máquinas de coser.

 

TS: ¿Cuántos han hecho y vendido?

IB: Casi 2 mil. Tenemos clientes  que usan siempre, como son los estibadores marinos que nos compran porque todos los días deben ir a trabajar. Después los vendemos para uso particular y no para la reventa. Un barbijo en una farmacia sale entre 90 y 150 pesos. Lo hacemos de forma artesanal, no  hacemos fabricación en serie, porque es para que las mujeres tengan que darle de comer a sus hijos, y segundo ayudar a la población para que sea accesible y descartable. Si bien no protege 100%, ya que hablamos con médicos y nos informaron que debe ser acompañado con la prevención, es una medida de seguridad en el caso de estar en contacto con otras personas, ya que sabemos que solo sirve para quien está infectado. Este barbijo es descartable, y cuando se usa luego se coloca en una bolsita y se tira, no se puede  lavar para rehusar.

 

-¿Han tenido pedido de otras localidades?

El Correo Argentino es el único que funciona y puede garantizar el envío, así que tenemos pedidos de otras ciudades como Pico Truncado, que les ofrecimos. También nos pidieron desde Puerto Deseado y Las Heras, pero hemos enviado los que podemos porque las mujeres no pueden estar 20 horas fabricándolos. No queremos que se agoten, además de que esto no es para “hacernos la América”.


COMENTARIOS