Estados Unidos

Un juez anuló la condena de un hombre falsamente acusado de asesinato en 1983

Raymond Flanks fue liberado tras pasar casi cuatro décadas en prisión, después de que los fiscales y los abogados defensores acordaron que la evidencia favorable para él, fue retenida a sus letrados en la década de 1980

COMPARTÍ ESTA NOTA

Un hombre que pasó casi cuatro décadas tras las rejas por un asesinato en 1983, ganó su libertad este jueves después de que los fiscales de Nueva Orleans se unieron a los abogados defensores para pedir que se anule su condena por asesinato.

Los abogados de ambas partes dijeron que la evidencia de inconsistencias en el testimonio del único testigo presencial se mantuvo oculta al jurado que condenó a Raymond Flanks. Su moción conjunta para anular su condena fue aprobada el jueves por la mañana por un juez estatal.

 

Flanks, de 59 años, vestía un overol naranja durante la audiencia, pero fue liberado en la sala del tribunal antes de que la jueza Rhonda Goode-Douglas escuchara las declaraciones de los abogados. Unas horas más tarde, salió de las puertas del tribunal con una camiseta negra estampada con la palabra “Justicia”, con los brazos levantados en señal de triunfo mientras un grupo de simpatizantes aplaudía.

“A pesar de que fue justicia tardía, fue justicia”, dijo a los periodistas Flanks, quien es identificado en los registros judiciales como Raymond Flanks.

Fue condenado por la muerte a tiros de Martin Carnesi en diciembre de 1983 durante un robo a mano armada fuera de la casa que Carnesi compartía con su esposa en el Este de Nueva Orleans.

La esposa de Carnesi había identificado a Flanks como el asesino. Pero su descripción del sospechoso y el automóvil que usó difirió en el juicio de sus declaraciones anteriores a la policía y un gran jurado.

La moción que buscaba que se desestimara la condena decía que Faye Carnesi, quien ahora falleció, había descrito al asesino como con una mancha blanca en la mejilla, que tenía más de 20 años y que conducía un automóvil viejo.

 

“Dado que el señor Flanks tenía 20 años, no tenía manchas blancas en la cara y conducía un automóvil nuevo, estas fueron discrepancias importantes”, dijo la moción. La información podría haber afectado la decisión del jurado, dijo.

Según la moción, Flanks había sido arrestado por el robo a mano armada de una tienda de comestibles, luego fue condenado y no ha impugnado ese veredicto, cuando estuvo implicado en la muerte de Carnesi.

Flanks fue juzgado dos veces por el asesinato de Carnesi. El primer jurado, en 1984, se estancó incluso después de que se le dijo que el arma que Flanks tenía cuando fue arrestado por el robo de la tienda de comestibles era el arma homicida. Eso más tarde resultó ser falso, basado en un examen de 1985 del arma por un laboratorio federal.

Los fiscales lo juzgaron nuevamente más tarde en 1985, ganando una condena por asesinato en primer grado y cadena perpetua.

“Las partes están de acuerdo en que, en este caso que se basó en un solo testigo ocular, un abogado competente armado con la evidencia favorable habría podido presentar un caso convincente de que la señora Carnesi se equivocó inocentemente cuando se le presentó al sospechoso equivocado”, dijo la moción.

El Proyecto Inocencia de Nueva Orleans, que abogó por la liberación de Flanks, señaló que el caso involucraba “identificación interracial” (el testigo ocular era blanco, el sospechoso era negro) y dijo que la mayoría de las condenas injustas en Nueva Orleans que involucran evidencia retenida involucran a acusados negros.

Los familiares de la víctima dejaron en claro que todavía creen que Flanks es culpable.

“Todavía estoy tan enojada como el día en que sucedió”, dijo su hija Debra Carnesi Gonzales en un comunicado leído a través de Zoom por su hija, Casey Gonzales.

Debra Gonzales recordó haber visto a su padre morir en el suelo y dijo: “No creo que mi madre estuviera equivocada”.

Fuera del tribunal, Flanks expresó simpatía por la familia de Carnesi y dijo que no tiene mala voluntad hacia ellos.

El caso de Flanks fue el último de una serie de revocaciones de condenas solicitadas conjuntamente por el fiscal de distrito Jason Williams, quien se postuló en una plataforma de reforma antes de asumir el cargo en enero de 2021, y los defensores de la justicia penal. Williams ha promocionado los esfuerzos de su oficina para revisar condenas de larga data que resultaron de veredictos de jurado no unánimes, que ahora son ilegales en Louisiana, y otras condenas dudosas de hace décadas. (Infobae-con informaicón de AP)

COMENTÁ