Juegos Olímpicos

Se cumplen 25 años del atentado terrorista en Atlanta 1996

El 27 de julio de 1996, el estallido de una bomba causa la muerte de una mujer y de un camarógrafo en el Parque Olímpico del Centenario de Atlanta durante los Juegos Olímpicos de 1996.

Richard Jewell descubrió las bombas y llamó a la policía.
Richard Jewell descubrió las bombas y llamó a la policía.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Fue hace 25 años que se produjo uno de los más memorables atentados terroristas durante los Juegos Olímpicos celebrados en Atlanta, EE.UU. Sin embargo, la relevancia del fatídico hecho no estuvo centrada precisamente en la magnitud de la explosión o en la cantidad de muertos o heridos, sino en el acusado por el delito.

La bomba causó la muerte de una mujer y de un camarógrafo. Otras 111 personas resultaron heridas en ese atentado, perpetrado por el terrorista estadounidense Eric Rudolph, quien fue detenido tras cometer otros tres ataques.

Rudolph fue arrestado recién el 31 de mayo de 2003. Sus motivos para poner la bomba fueron la oposición al aborto, homosexualidad e ideales socialistas y globalistas que, según él, promueven los Juegos Olímpicos. 

El terrorista que no fue

Por el atentado en Atlanta 1996, al principio fue acusado Richard Jewell, un guardia de seguridad que encontró las bombas y alertó a la policía. Gracias él, el número de víctimas fue mínimo, pero la gloria le duró poco, porque en los medios lo empezaron a apuntar como sospechoso.

Gran cantidad de artículos periodisticos y declaraciones televisivas, inventaron una historia donde contaban cómo el guardia de seguridad había plantado la bomba para luego fingir haberla encontrarla, con la intención de ser condecorado y ganar notoriedad.

Nunca se encontraron pruebas de que Jewell hubiera tenido algo que ver y se lo descartó como sospechoso. Casi dos años después se identificó al verdadero culpable, se trataba de Eric Robert Rudolph.

COMENTÁ