En Hawái

Niña encontró en la playa botella con mensaje de hace 40 años

Una niña de 9 años jugaba en la playa cuando se encontró una botella que había sido arrojada al océano hace 37 años. El mensaje que tenía había sido escrito en tres idiomas.

La botella fue lanzada desde Japón.
La botella fue lanzada desde Japón.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una nena de 9 años encontró una vieja botella en la orilla mientras estaba jugando en una playa cercana a Hawai. En su interior contenía una curiosa nota bastante deteriorada, escrita en inglés, japonés y español.

Abbie Graham fue la encargada de descubrir este elemento que viajó durante 37 años por el Océano Pacífico recorriendo unos 6.500 kilómetros. Luego de quitar la tapa oxidada, se dieron cuenta de que había sido enviada desde Japón en la década del 80 y contenía un particular mensaje.

 

Tal como informó Gizmodo, se podía leer “Investigación actual del océano” en el interior de la botella. Había sido lanzada como parte de un proyecto del Club de Ciencias Naturales de la Escuela Secundaria Choshi de la Prefectura de Chiba.

El objetivo tenía que ver con investigar las corrientes del océano y los autores del mensaje dejaron instrucciones específicas para la persona que lo encontrara. Debía contactarse con la escuela secundaria en Japón para brindarles la fecha y las coordenadas de su hallazgo.

Lo cierto es que el idioma japonés fue una complicación para los padres de la nena a la hora de encontrar la escuela en Internet. Finalmente optaron por enviar un correo con la dirección escrita en la misma nota que llegó a Choshi.

 

Los estudiantes valoraron el esfuerzo de la familia de la menor y les respondieron con una carta en ingles, a modo de agradecimiento. Según se supo a partir de esta historia, no se trató de la única botella lanzada en ese entonces.

En total fueron 750 botellas entre julio de 1984 y 1985 con el mismo objetivo: analizar el movimiento de Kuroshio, una corriente cálida que pasa por Japón a lo largo del Océano Pacífico norte occidental.

“Pensamos que la última se encontró en Kikaijima. Nunca imaginamos que se encontraría otra 37 años después. Me sorprendió, revivió recuerdos nostálgicos de mis días en la escuela secundaria. Agradezco a los involucrados”, expresó el subdirector de la escuela oriental.

COMENTÁ