Sorpresivo

Mató a sus dos hijos para evitar que “se transformen en monstruos por tener ADN de serpiente”

A pesar de que reconoció su accionar, aseguró que se trataba del “único curso de acción que salvaría al mundo” por la amenaza que presentaba su genética de serpiente.  

Mató a sus dos hijos.
Mató a sus dos hijos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Matthew Taylor Coleman es un hombre de 40 años que confesó ser el autor de uno de los crímenes más atroces del último año. Se llevó a sus dos hijos de campamento, de 2 años y 10 meses, a México y los asesinó a sangre fría. Al confesar sus crímenes ante las autoridades, aseguró que lo hizo porque temía que se “transformaran en monstruos” ya que aseguró que ambos tenían “ADN de serpiente”.

Coleman explicó que, aunque sabía que estaba obrando mal, “era el único curso de acción que salvaría al mundo”. El hombre resultó detenido esta semana por las el FBI antes de regresar del país vecino, según revelaron las autoridades del estado de California, Estados Unidos.

El estadounidense parte del movimiento QAnon, una agrupación conocida por los misteriosos crímenes vinculados a ella y por tener orientación de ultraderecha. Según informó la agencia de noticias AFP, la tragedia comenzó el pasado 7 de agosto, cuando se llevó a los pequeños sin decirle nada a su madre.

Ya en el destino, no respondió ninguna llamada ni mensaje de parte de su pareja. Al día siguiente, la Policía lo localizó en la ciudad mexicana de Rosarito, gracias a una aplicación de geolocalización en su celular. La localidad donde se encontraba está a apenas 30 kilómetros de la frontera con el país del norte. Tras su captura, Coleman confesó que asesinó a sus hijos con un fusil de pesca y que abandonó sus cuerpos donde los mató.

“Creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, por lo que tenía que matarlos”, afirmó en su declaración difundida por el medio. A su vez, declaró que estaba influenciado por las teorías de QAnon y que “recibía visiones y señales que revelaban que su esposa poseía ADN de serpiente y se lo había transmitido a sus hijos”.

COMENTÁ