Viral

La desafortunada historia del hombre lleva tres años sin poder cerrar los ojos por una cirugía estética

Un hombre de 79 años lleva tres años sin poder abrir los ojos luego de haber tomado la decisión de realizarse una cirugía estética.

La desafortunada historia del hombre lleva tres años sin poder cerrar los ojos por una cirugía estética.
La desafortunada historia del hombre lleva tres años sin poder cerrar los ojos por una cirugía estética.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un hombre de 79 años lleva tres años sin poder abrir los ojos luego de haber tomado la decisión de realizarse una cirugía estética.

Lo que parecía ser una solución para Pete Broadhurst se convirtió en una pesadilla, ya que lleva tres años sin poder cerrar los ojos, ni siquiera para dormir.

La desafortunada historia de este pintor y decorador jubilado oriundo de Birmingham, Reino Unido, comenzó en 1959, cuando se sometió a una cirugía dental para mover hacia atrás unas muelas que, según explicó, “estaban demasiado hacia adelante”.

Sin embargo, luego del tratamiento, le quedaron las mejillas agrandadas, o como él mismo describió en una entrevista, como “mejillas hinchadas de hámster”.

La intervención repercutió en su vida y lo volvió una persona más insegura por su apariencia, por lo que tras muchos años dándole vueltas, decidió buscar una cirugía correctiva.

Finalmente, en 2019 Broadhurst decidió gastar 15 mil dólares en un procedimiento para reducir la hinchazón de sus mejillas. La serie de pasos no eran sencillos: consistían en un estiramiento de cuello, una blefaroplastia debajo de los ojos y una rinoplastia durante una cirugía que llevaría aproximadamente nueve horas.

Inmediatamente después del procedimiento, supo que algo andaba mal. “Parecía que me habían golpeado. Fue horrible y no podía cerrar los ojos. Estuve enfermo toda la noche y mientras dormía. El día después de la cirugía deseé no haber ido nunca”, afirmó el hombre.

Al asistir al hospital para que le quitaran los puntos dos semanas más tarde fue al hospital, les dijo a los médicos que tenía los ojos muy irritados. La respuesta que obtuvo fue que se trataba de efectos secundarios normales que pasarían por sí solos con el tiempo.

No obstante, cuando debía asistir a otro hospital para hacerse un examen de próstata rutinario, los médicos notaron que sus ojos no se cerraban correctamente. Broadhurst había desarrollado ectropión, una condición en la que los párpados inferiores se separan del globo ocular y evita cerrar los ojos por completo.

COMENTÁ