Pandemia

Horror en una residencia de ancianos Canadá:

31 muertos y decenas de pacientes abandonados sin comida, atención ni medidas de higiene.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Ancianos a los que nadie higieniza ni alimenta, personal de servicio que abandonó en masa sus tareas, un dueño con pasado delictivo y 31 muertos en pocas semanas: las revelaciones que emergen de un centro de retiro cerca de Montreal, diezmada por el coronavirus, dejaron a Canadá en shock.

 

La residencia Herron, en el suburbio de Dorval, se convirtió en el doloroso símbolo de la hecatombe que golpea a las casas de ancianos en el país. En Canadá, como en varios países de Europa, la mitad de las muertes ligadas a la COVID-19 corresponde a fallecidos en este tipo de establecimientos.

 

“Horroroso”, dijo el primer ministro de Quebec, François Legault, sobre el caso, al que señaló como una “gran negligencia”, y ordenó múltiples investigaciones, incluida de la policía criminal, luego de conocerse los detalles del caso en una investigación publicada por el periódico Montreal Gazette.

COMENTÁ