Detención

Hombre inyectaba su sangre en los alimentos del supermercado en Inglaterra

Un hombre de 37 años fue detenido y llevado ante la justicia tras haber inyectado en diferentes establecimientos de comida su propia sangre con agujas hipodérmicas y jeringas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En Hammersmith, al oste de Londres, Inglaterra, un hombre fue acusado y detenido tras inyectar su propia sangre en productos alimenticios en supermercados diferentes. El hombre había entrado a los establecimientos con un balde lleno de agujas hipodérmicas y jeringas que contenían la misma.

El acusado fue identificado como Leoaai Elghareeb, un abogado de 37 años que había sido registrando cometiendo el delito el 25 de agosto del año pasado. Allí, el hombre habría estado metiendo y arrojando las jeringas en distintos productos como manzanas, supremas de pollo y viandas preparadas.

 

Las autoridades de los supermercados Waitrose, Sainsbury’s Local y Tesco Express debieron tomar la decisión de tirar a la basura todos los alimentos, ya que no estaban totalmente seguros de cuáles productos habían sido infectados con la sangre del hombre. Además, encontraron dentro de los establecimientos un total de 21 jeringas y agujas hipodérmicas en algunos comestibles como cerca de ellos. El hecho provocó que las tiendas tuvieran una gran pérdida económica de alrededor de 500 mil libras esterlinas, la cual equivaldría a 2,6 millones de pesos argentinos.

El hombre no solo estaría siendo acusado por ese crimen, sino que también por agredir físicamente a un ciudadano que le llamó la atención y le reclamó por lo que estaba realizando con las jeringas. Asimismo, también se informó que lanzó huevos tanto al personal de los comercios como a otros clientes. Sin embargo, Elghareeb habría rechazado ese cargo de agresión como los tres de contaminación de bienes que tiene en su contra.

En las últimas horas, el abogado del hombre explicó que su cliente había tenido un comportamiento fuera de lo usual, y que este no se encontraba “en su sano juicio” durante los incidentes ocurridos en los tres supermercados. Según este y un psiquiatra, el acusado creía que tenía un dispositivo implantado en su cerebro y esperaba que su comportamiento alertara a la policía de su situación.

COMENTÁ