Increíble

Eran amigos, abusó de su hija de 6 años y lo obligó a cavar su propia tumba

Viacheslav Matróso hizo que Oleg Sviridov cave su propia tumba en un bosque de Rusia, se lo acusa de incitar a una persona al suicidio o intento de suicidio mediante amenazas o abuso.

Eran amigos, abusó de su hija de 6 años y lo obligó a cavar su propia tumba
Eran amigos, abusó de su hija de 6 años y lo obligó a cavar su propia tumba
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un caso policial conmociona a la comunidad rusa. Viacheslav Matróso encontró en el celular de su amigo, Oleg Sviridov fotos que demostraban que abusaba de su hija de seis años, lo obligó a cavar su propia tumba y luego lo encontraron muerto. Ocurrió en Samara, al suroeste del mencionado país.

Oleg Sviridov, un hombre de 32 años acusado de pedofilia, era amigo de años de Vyacheslav, además padrino de la menor abusada. Había tanta confianza que a veces el abusador solía quedar al cuidado de la niña, aprovechando esas situaciones para violentarla sexualmente.

Al descubrir lo que sucedía, Vyacheslav enfrentó a Sviridov, pero este huyó. Vyacheslav denunció en la policía las violaciones y le puso a su amigo como condición que se entregará a los oficiales a las 20:00 hs o que se quite la vida.

Según la prensa local, el cadáver de Oleg fue encontrado con una puñalada en el pecho y las autoridades procedieron a detener al padre de la niña abusada. Allí fue cuando el sospechoso del crimen aseguró que él no había matado a nadie, lo que había hecho fue obligar a Sviridov a cavar su propia tumba, con el fin de asustarlo.

Vyacheslav le había confesado a su esposa que Sviridov trató de apuñalarlo y lo obligó a defenderse con una pala y respecto a las declaraciones de la mujer: “Oleg se dio cuenta de que no tenía nada por lo que vivir y hundió el cuchillo en su propio pecho”. Tras enterrar a su amigo, el padre entregó el teléfono a la policía, pero no mencionó que abusador estaba muerto, ni que se habían peleado.

Los forenses no pudieron establecer la culpabilidad de Vyacheslav y aunque este hecho ocurrió hace dos años, la Justicia se expidió sobre la presunta inocencia del padre de la niña. El padre desconsolado ya no enfrentará un cargo de asesinato y, en cambio, enfrentará un enjuiciamiento por “incitar a una persona al suicidio o intento de suicidio mediante amenazas o abuso”, lo que conlleva una sentencia máxima de seis años, pero a menudo también conduce a penas sin privación de libertad.

Los vecinos apoyan a Viacheslav Matróso y piden por su libertad. 2500 personas pidieron la absolución del padre de la menor. “Cualquier padre habría hecho lo mismo. Esto será un ejemplo para todos!!! Por eso exigimos completa comprensión por parte de las autoridades”, manifestaron.

COMENTÁ