Pacífico

Buscarán un objeto alienígena que cayó del espacio y se estrelló

En 2014 un elemento habría impactado frente a la costa de Papúa Nueva Guinea y ahora una expedición tratará de dar con él.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Buscarán un objeto que se estrelló contra el océano frente a la costa de Papua Nueva Guinea para estudiarlo de cerca e incluirlo o no como un elemento interestelar.

Apodado CNEOS 2014-01-08, se cree que el objeto interestelar medía alrededor de medio metro de ancho, y sus orígenes potencialmente interestelares fueron reconocidos por primera vez por el entonces estudiante graduado Amir Siraj y el profesor de Harvard Avi Loeb.

Usando datos de catálogo sobre la trayectoria del objeto, Siraj y Loeb concluyeron que podría provenir de más allá de nuestro Sistema Solar debido a que se movía a velocidades que sugieren que puede no estar atrapado dentro del pozo de gravedad del Sol.

Los datos utilizados para medir el impacto del objeto con la Tierra provienen de un satélite espía del Departamento de Defensa de Estados Unidos, y el país no quiere difundir al público esos datos.

Pero sin estos detalles, es comprensible que gran parte de la comunidad científica no esté dispuesta a clasificar oficialmente a CNEOS 2014-01-08 como un objeto interestelar. Por lo tanto, el artículo de Siraj y Loeb permanece inédito y aún no ha pasado la revisión por pares.

Por eso, Siraj y Loeb, que siguen sosteniendo que se trata de un objeto interestelar, ahora pasaron a proponer posibles formas de encontrarlo y estudiarlo de cerca, según publicó Science Alert.

Gran parte del meteorito se habría quemado durante su descenso a la atmósfera de la Tierra, probablemente dejando solo fragmentos esparcidos por el fondo del océano.

Sin embargo, no se pierde toda esperanza, ya que los datos de seguimiento del satélite, combinados con los datos de viento y corrientes oceánicas, pueden proporcionar un área de búsqueda razonable de solo 10 km por 10 km.

Más importante aún, se espera que los fragmentos sean magnéticos, por lo que un barco que arrastre con un gran imán podría potencialmente recoger los minúsculos fragmentos de meteoritos del fondo del océano.

En una entrevista con Universe Today, Loeb explicó que tal búsqueda podría ofrecernos "la oportunidad de realmente poner nuestras manos sobre la reliquia y averiguar si es natural, si es una roca o si, ya sabes, una pequeña fracción de esos objetos interestelares podrían ser artificiales".

Temas
COMENTÁ