Estados Unidos

Avanzan con las infusiones de plasma de personas recuperadas del coronavirus

Estados Unidos se convirtió rápidamente en uno de los países con mayor cantidad de personas infectadas por coronavirus Covid-19. 

Avanzan con las infusiones de plasma de personas recuperadas del coronavirus
Avanzan con las infusiones de plasma de personas recuperadas del coronavirus
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde fines de marzo, en Estados Unidos se prueba con la infusión de plasma de personas recuperadas. La neoyorquina Tiffany Pinckney fue una de las primeras estadounidenses que recibió el alta luego de infectarse del Covid-19. Ahora, la mujer es una de las personas cuya sangre podría ayudar a que otros eviten el virus de la pandemia.

Pinckney comenzó a sentirse mal a comienzos de marzo. Según contó, de un momento a otro desarrolló los síntomas del coronavirus que incluyen fiebre y escalofríos. “Recuerdo estar en el piso de mi baño llorando y rezando“, afirmó la sobreviviente a la AP .

Ahora que ya está recuperada, la mujer donó su sangre para que los investigadores realicen infusiones de plasma en personas que padecen el virus.  “Es decididamente abrumador saber que en mi sangre podría haber respuestas”, le dijo Pinckney a The Associated Press.

Plasma convaleciente

El uso experimental de plasma fue aprobado en forma momentánea por la Administración de Alimentos y Medicamentos. El encargado de distribuirlo es el Centro de Sangre de Nueva York, quienes aplicarán el mismo pacientes hospitalizados que están gravemente enfermos.

Según Dr. David L. Reich, presidente y director de operaciones del Hospital Mount Sinai, la sangre de las personas que se han recuperado puede ser una rica fuente de anticuerpos, proteínas producidas por el sistema inmunitario para atacar el virus. La parte de la sangre que contiene anticuerpos, el llamado plasma convaleciente, se ha utilizado durante décadas para tratar enfermedades infecciosas, como el ébola y la gripe.

“Es difícil saber científicamente qué tan valiosa es en cualquier enfermedad hasta que lo intentes”, afirmó Reich, quien reiteró que la aplicación de plasma es “experimental”.

Al mismo tiempo, el Dr. Jeffrey Henderson de la Universidad de Washington, quien trabaja con un equipo de investigadores para estudiar el tratamiento, aclaró: “esto no es una cura per se. Es una forma de reducir la gravedad de la enfermedad“.

COMENTÁ