Ciudad Cordial

Vapor Villarino y su historia

La colocación de la réplica del barco sobre la Avenida San Martín y Kirchner reavivó la historia. Qué fue y cuál es la importancia que tuvo para la historia de la Patagonia y principalmente en Río Gallegos.

Parte de la historia de Río Gallegos.
Parte de la historia de Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Vapor Villarino es un eje clave en la historia de la Patagonia. La embarcación volvió a la escena luego de que el Municipio de Río Gallegos anunciara que construirá una réplica de proa en la intersección de Kirchner y San Martín. Pero este espacio es para otras cosas, hablar y comunicar de una manera diferente. El transporte fue construido por el astillero Liard Brothjers, en Birkenhead, Reino Unido. La máquina de vapor contaba con ocho velas lo que hizo que este buque sirviera como transporte armado de la Armada Argentina. Se trató del primer buque de guerra del país, trasladando tripulación desde Europa. Pero hizo su bautizo en el agua llevando los restos del general José de San Martín, cumpliendo como servicio de apoyo y exploración en la época de colonización de la región patagónica. Además se trata del símbolo que está ubicado en el centro del escudo de Río Gallegos y es por una particular razón que será detallada más adelante.

 

Sus primeros viajes

Fue adquirido especialmente para el servicio de la costa sur y el eventual uso como transporte militar en caso de un conflicto con Chile. Botado a principios de 1880, su primer comandante y quien lo trae al país es el capitán Ceferino Ramírez y su segundo comandante el capitán Daniel de Solier.

Finalizado su alistamiento en Liverpool y luego de su prueba final de máquinas, zarpa hacia Boulogne Sur Mer, donde recibe los restos del general José de San Martín. Zarpa de ese puerto francés el 21 de abril y la batería de la ciudad efectúa una salva de honor de veintiún cañonazos. El único representante diplomático que falta a esa cita de honor en tierra francesa, es el cónsul chileno. El 22 de mayo arriba a Montevideo, donde a pedido de los residentes argentinos se desembarca el féretro del Santo de la Espada y se le da solemne responso en la Catedral, asistiendo el gobierno uruguayo en pleno y la diplomacia. El 24 se reembarcan los restos y el 28 de mayo se fondea en la Rada Interior.

Desde el muelle de las Catalinas, los miembros de la Comisión de Repatriación de los restos del general San Martín, presididos por el Dr. Mariano Acosta, se dirigen en la ARA “Talita” al buque. Colocado el féretro en una falúa de la ARA “Villarino”, esta es remolcada por la ARA “Talita” hasta el muelle, mientras recibe el saludo de 21 cañonazos de todos los buques de guerra surtos en el puerto y la rada. El discurso de recepción está a cargo de Domingo Faustino Sarmiento, y trasladado el féretro a la plaza San Martín, lo recibe oficialmente, en nombre de la Nación, el presidente de la República, Nicolás Avellaneda.

El 31 de mayo toma el comando el capitán Daniel de Solier. La situación política de junio y julio envuelve al buque en la acción revolucionaria, manteniendo al gobierno. Atacado desde el Retiro, bombardea este punto desde Los Pozos. Efectúa luego numerosos viajes entre Buenos Aires y Rosario, Campana y otros lugares del litoral santafecino, transportando tropas leales al gobierno central.

Transporte de tropas.

 

La conexión con Río Gallegos

Antes que Río Gallegos sea concebida como ciudad y que posteriormente sea declarada como la capital provincial, se trató de un territorio nacional anexado a Santa Cruz. El Gobierno nacional, convencido de la necesidad de preservar la soberanía en las costas patagónicas, designa al Vapor Villarino al mando del Capitán Federico Sphur, para que realice el viaje regular entre Buenos Aires y los puertos de la Patagonia.

Río Gallegos nace al instalarse la Sub Prefectura Marítima, el 19 de diciembre de 1885. Su destino era al parecer muy modesto, en el aspecto material, pero de denso contenido por su finalidad: "Ejercer dominio permanente, directo y categórico sobre el extremo continental del país, en el marco de la defensa de la Soberanía".

En el año 1888 el entonces Gobernador Ramón Lista decide trasladar la Capital del Territorio de Santa Cruz (que funcionaba en la actual localidad de Puerto Santa Cruz) a Río Gallegos. Este acto tuvo ratificación oficial el 19 de mayo de 1904, fecha en que el Poder Ejecutivo promulgó el Decreto correspondiente. En el año 1957, el territorio de Santa Cruz es declarado Provincia, siendo su primer Gobernador, el Dr. Mario Cástulo Paradelo.

Planos de finales de 1800.

 

La obra que viene

El barco símbolo de Río Gallegos tendrá un nuevo homenaje en pleno centro de la ciudad. Se trata de una estructura de hormigón que simbolizará la proa y la popa del Vapor Villarino y que en su interior contendrá los mástiles. La obra se hará enteramente por personal municipal y busca combinar dos aspectos muy importantes para los riogalleguenses: El tradicional izamiento y el barco que fue fundamental para el crecimiento de la ciudad.  Continuamos compartiendo los trabajos que se realizarán en la Avenida San Martín.

En el marco de los trabajos de embellecimiento y mejora del boulevard central de la Avenida San Martín que lleva adelante la Municipalidad de Río Gallegos, se contempló un homenaje al Vapor Villarino, nave que está ligada a la ciudad tanto desde el aspecto histórico como el sentimental. Por ello, hoy comenzaron los trabajos de armado de la estructura que emula al barco, que será emplazada alrededor del mástil mayor en Kirchner y San Martín, conteniendo en su interior las banderas Nacional, Provincial y Municipal.

La elección del lugar no es casual: En esa esquina cada domingo, desde hace más de 70 años, se realiza el tradicional izamiento y además es un lugar de encuentro permanente para la ciudadanía.

Natalia Quiroz, directora general de Obras de la Secretaría de Obras Públicas y Urbanismo, dijo que “lo que estamos haciendo es poner en valor todo ese sector” y explicó que “decidimos montar una réplica del Vapor Villarino, construyendo la popa y la proa y teniendo en cuenta que dicha embarcación representa mucho de la fundación de nuestra ciudad”.

 

El escudo

El autor, Jorge Rodríguez Nelli, presentó su trabajo bajo el lema “Paz, Unión y Progreso” y dice lo siguiente: “El escudo es símbolo de lucha por el progreso. Ajustado a las leyes de la ciencia heráldica, es de estilo español, en memoria de nuestra patria.

Cuenta con dos campos, el superior en esmalte azur representativo de la verdad, la lealtad, la justicia, la hermosura. Sobre el mismo campo de azur, el ‘Villarino’ de plata, navegando sobre una campaña de lo mismo, cargada esta de la palabra ‘Río Gallegos’ en letras de azur; en el cantón siniestro, la Cruz del Sur, formada por cuatro estrellas de plata, de cinco puntas en su posición natural, bordadura de oro pleno. Cimera: Un sol naciente de oro. El campo inferior de plata, cubierto por la palabra ‘Río Gallegos’ nombre de la ciudad capital, en azur”.

COMENTÁ