Aporte académico

Una investigación sobre violencia laboral que pretende resguardar a trabajadores

Desde la Universidad Nacional de Avellaneda aportaron la mirada técnica al estudio que repara en las distintas manifestaciones de la violencia en el ámbito del trabajo. Alarmantes datos sobre el incremento de la violencia psicológica y la discriminación.

Los datos que arrojó la investigación para derivar en el proyecto sobre violencia laboral.  
Los datos que arrojó la investigación para derivar en el proyecto sobre violencia laboral.  
COMPARTÍ ESTA NOTA

Son 6 de cada 10 los trabajadores argentinos que sufren violencia laboral y 3 de cada 10 los que actualmente tienen violencia en su trabajo y eso crece según el género.

Estos son datos que arrojó la investigación sobre violencia laboral que llevó adelante la Universidad Nacional de Avellaneda, en el marco del proyecto “Trabajar sin violencias” que llegó al Congreso nacional.

En este sentido, el investigador de la universidad de Avellaneda, Pablo López Fiorito, explicó que se trató de un “esfuerzo de la red intersindical contra la violencia laboral que abarca a todas las centrales obreras” bajo el compromiso de “organizar y generar las herramientas del cuestionario, proceso de recolección de información y análisis de los resultados”.  

La casa de estudios fue la que aportó la mirada técnica a esta investigación para precisar los datos estadísticos del sondeo a los trabajadores y trabajadoras sindicalizadas.  

Entre otros resultados, arrojó que de los varones encuestados solo el 43% sufre algún tipo de violencia, frente a un 65,5% de las mujeres. “Esto es una fotografía importante”, señaló López Fiorito, para remarcar que “las mujeres tienen menor grado de defensa”.

GENERO Y VIOLENCIA PSICOLOGICA  

Al desagregar los distintos tipos de violencia, dan cuenta que hay 8 de cada 10 trabajadores argentinos sindicalizados que manifiesta haber sido víctima de violencia psicológica (maltrato).  

“Avanzamos en algunos aspectos y sube la cantidad de gente”, precisó el investigador académico, quien señaló que “el sindicato sigue siendo un lugar de referencia para denunciar la violencia laboral”.  

Para López Fiorito “la primera fotografía es la género y la segunda es que aquellos que tienen mayor nivel de instrucción tienen más herramientas para concientizarse sobre la violencia laboral”.  

En tanto, insistió en que la violencia psicológica es la que manifiestan mayor cantidad de trabajadores haberla sufrido.  

Para el investigador de la Universidad Nacional de Avellaneda “hay que convertirlo en ley en forma sectorizada y particulares, no hacer una ley general”.  

“Este estudio nos sirve para hacer un primer mapa de violencia laboral”, sentenció.

 

COMENTÁ