Río Gallegos

Una historia de vida proteccionista

Daniela Triviño dedica gran parte de su tiempo vital a rescatar canes y felinos, y darles una vida mejor.

El tema de los perros en Río Gallegos.
El tema de los perros en Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En Gallegos hay gente especial. Personas con una especial sensibilidad hacia los animales, dispuestos a brindar tiempo y recursos, aún a costo de peleas familiares o amigos que les dicen que pierden el tiempo, que la cuestión no tiene solución. En una región del país donde todas las urbanizaciones tienen el problema de la superpoblación de canes y felinos, los proteccionistas juegan un partido codo a codo a la par de los municipios, los cuales no dan abasto para atender por sí solos la demanda, que incluye en algunos casos falta de planificación y recursos, y en otros y también hay que decirlo, una enorme irresponsabilidad social.

Su nombre es Daniela Triviño, tiene 37 años, nacida en Río Gallegos y nos cuenta que “en verdad el amor hacia los animales, puntualmente hacia los perros, nació cuando adopté una caniche bebé, la cual fue mi primera perra hace 8 años, por ende ahí comenzó la empatía hacia el resto de los perritos de la calle y comenzar a decir: ¿Tendrá hambre? ¿Tendrá frío?”

 

Redes

Ahí es donde la utilización de las redes sociales se volvió una costumbre, el despertar cada día y acostarse chequeando si en algún lugar de la ciudad algún amigo de cuatro patas se encontraba desprotegido.

Daniela hizo una costumbre de colaborar con dinero o alimento cuando veía casos en los que se necesitaba, luego levantó una perra en mal estado y la adoptó, después de un par de meses dejaron abandonada una mamá adulta con cachorros, se dedicó a dar los mismos en adopción y tomar en custodia a la mamá. Haciendo publicaciones y siempre apoyando el hombro conoció a mucha gente que ayuda a los angelitos de cuatro patas, donde también se hizo de amistades que le sirven para la vida diaria.

“Cuando supe que las castraciones eran gratuitas me dediqué puntualmente a levantar perras en celo, perras abotonadas, perras con tetas (aspecto como que han sido mamás hace poco), perras cachorronas, siempre apuntando a las hembras para llevarlas a castrar y luego conseguirles hogar. Hubo dos años consecutivos que todos los sábados por la mañana yo estaba en el corralón con 3, 4 o 5 perras (llegué a meter 5 perras en mi auto), los días de semana no podía por el horario de mi trabajo”.

“No estoy buscando perras o perros por ahí, simplemente hago mi vida normal y se me cruzan perras en celo y sin dudarlo las levanto, si estoy dentro de un barrio, golpeo casa por casa para ver si es de alguien o si en la zona se la conoce, dependiendo de eso hago lo que corresponda o lo que sería conveniente”.

Nos asegura Daniela que “ya que mi prioridad es la castración, muchas veces he encontrado perras muy difíciles de agarrar. Tuve un caso que me llevó 6 meses tratar de agarrar a la perra, yendo todos los días, de lunes a lunes, buscando gente en las redes sociales para que me ayuden, buscando enlazador, intentando con Asedan, con la comida más rica para que venga a comer, hasta que mi novio le fabricó una trampa grande, un pasillo hecho con tablas de OSB largo para que ella entre a la cucha con una puerta, ¡y así se pudo! Tuve que llamar a los bomberos para ayudar a sacarla, entre 4 personas pudieron ayudarme y de ahí mismo me la llevé al veterinario, dije que era una cirugía urgente y la castraron, a partir de ese día ya pude dormir tranquila”.

 

Costos

Cuando son castraciones de urgencia hay que hacerlas particular por cuestiones obvias, con todos los costos que aquello implica y que la tienen permanentemente generando pizzas, ventas de empanadas o lo que sea que ayude a conseguir financiación.

“Por el mismo motivo que estuve más de 6 meses yendo a darles de comer, fue así que nunca dejé de ir porque me esperan todos los días por la comida y también les juego con la pelota, ya hace 4 años los alimento (la perra que me costó agarrar aún no puedo tocarla, pero lo bueno es que está castrada), son 3 perritos: Puca, Yeni y Brian”.

Agrega con una sonrisa que viene del deber cumplido, “llegué a castrar 500 perras aproximadamente yo sola, lástima que no puedo más por mis tiempos del trabajo, pero hoy en día ayudo a conseguir turnos de castración a gente que siempre me pide por las redes sociales o agarrar perras difíciles, mientras pueda lo voy a seguir haciendo ya que lleva mucho tiempo, dedicación, paciencia y principalmente constancia para que una perra entre en confianza con una persona, lo que puedo decir es que cuando lo logro... Me siento feliz,

otra perra más castrada”, confiesa sin escaparle a una emoción que viene de un sentir muy profundo.

“Mi idea y prioridad puntualmente es concientizar a la población en la castración, tanto de hembras como machos, canina y felina, a los 6 meses de edad o por lo menos antes de su primer celo, ya es fundamental para la reproducción y también para evitar enfermedades futuras”.

Para ayudar a tantos perritos y poder alimentar perros callejeros o poder llevarlos al veterinario obviamente se necesita plata, es ahí donde conoció a la Fundación Narices Frías, que tiene cuenta en veterinarios y gracias a Yanina (presidenta de la fundación) y a Cristina, de Amigos de 4 Patas, que es una red social muy conocida de Río Gallegos, se pueden ayudar a cientos de canes, siempre con la colaboración de la gente que pone el hombro siendo buenos vecinos, “ayuda de la cual estamos muy agradecidos, pero lamentablemente los gastos son diarios y las deudas son interminables, por eso mismo cada tanto lanzamos una rifa solidaria con premios que dona la gente, hoy en día se deben más de 250 mil en veterinarios y la rifa solidaria ya está en venta con 11 lindos premios a $300 cada numerito (vienen dos numeritos incluidos), los que quieran comprar pueden dirigirse a Amigos de 4 Patas Río Gallegos, Fundación Narices Frías o a mi Facebook. Se puede pagar por Mercado Pago, CBU, transferencia bancaria o efectivo, lo mismo para la gente que quiera colaborar con dinero para ir cubriendo algunos gastos. Este mensaje es imperecedero en el tiempo, siempre las organizaciones están buscando recursos, así que a googlear, a meterse en las redes y preguntar por las nuevas rifas.

“Tengo mucho más para agregar, pero quiero dejar en claro tenencia responsable de una mascota, buena calidad de vida, alimentación, veterinario, castración, paseos, levantar las heces de la calle, collar con chapita y nombre”.

 

Recordatorio

Nos recuerda que “todos podemos ayudar de distinta manera, publicando algún maltrato, llamar al 442571 en caso de maltrato o perra en celo para que la municipalidad vaya, colaborar con dinero a la fundación o a los veterinarios Agostina Cambarieri, Guillermo Basualto, Reinoso, Oberto y Parola, pueden dejar lo que puedan en las alcancías de Amigos de 4 patas, también ayudar con rifas o donaciones de alimentos, pueden ayudar difundiendo en redes sociales, pueden dar tránsito (que es lo que más cuesta conseguir) y es lo que más ayuda a salvar vidas. Se puede ayudar de muchas formas, evidentemente, hay que acompañar la intención con acción.

“Y puedo hacer todo esto gracias a mi mamá que me ayuda también con plata, con donaciones, cocinando rico para ellos, a mi papá que me ayuda con cuchas y traslados, a mi novio por pensar y darme ideas y colaborar con mis rescatados, porque sin el apoyo de mi familia tampoco es posible”, cierra una de las proteccionistas de nuestra querida Río Gallegos.

 

COMENTÁ