Por Asociación Ambiente Sur

Una especie en peligro crítico de extinción

El Macá tobiano comenzó la invernada en los estuarios atlánticos santacruceños.

El Macá tobiano es una especie endémica de la Provincia de Santa Cruz que se encuentra en peligro crítico de extinción.
El Macá tobiano es una especie endémica de la Provincia de Santa Cruz que se encuentra en peligro crítico de extinción.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La especie Macá tobiano (Podiceps gallardoi) constituye uno de los objetivos de conservación centrales para la Asociación Ambiente Sur, que busca sensibilizar a la comunidad, transmitiendo información sobre este ave endémica (exclusiva) de la Provincia de Santa Cruz y generando interés por el “Tobiano” y sus hábitats. Simultáneamente, desde la ONG se lideran acciones en el terreno para mejorar su crítica situación.

El Macá tobiano es un ave excepcional, declarado Monumento Natural Provincial por Santa Cruz, y se encuentra en peligro crítico de extinción. Tiene un porte particular, esbelto y de gran gallardía, mide aproximadamente 28 cm. y se destaca por su copete amarillo rojizo y su iris rojo.

El ciclo completo de vida de la especie comprende la nidificación y reproducción en primavera-verano en las lagunas de altura del norte y centro de la Provincia de Santa Cruz, y su invernada en los estuarios atlánticos santacruceños de los ríos Gallegos, Coyle y Santa Cruz y su afluente, el río Chico.

En el mes de abril de este año ya fueron avistados individuos de la especie en los estuarios del río Gallegos y del río Santa Cruz, donde descansa y se alimenta. La salud de estos ecosistemas es fundamental para su supervivencia. En ellos, luego de recorrer más de 300 km desde la estepa, adapta su alimentación y consume pequeños peces en aguas salobres que le darán la energía necesaria para tolerar los fríos inviernos santacruceños.

Los agentes de conservación de Ambiente Sur realizan en el invierno conteos simultáneos de Macá tobiano en los tres estuarios, junto a sus aliados locales: el Municipio de Puerto Santa Cruz, el Consejo Agrario Provincial y la Asociación de Kayak I Yenu Jono.

Los conteos invernales fueron fundamentales para determinar el descenso poblacional de la especie, cuya investigación histórica se centró en los sitios de nidificación, dando un sesgo importante a la misma. Los censos invernales simultáneos permiten estudiar sus movimientos estacionales y la evolución de su población; reconocer a los pichones que han alcanzado su etapa de juveniles, detectar posibles predadores, etc. 

Como estrategia de conservación de la especie, Ambiente Sur desarrolla desde 2009 junto a la ONG Aves Argentinas el Proyecto Macá Tobiano, que hoy constituye una herramienta fundamental para el estudio científico y la protección del Macá tobiano.

 

El Macá tobiano en los estuarios atlánticos santacruceños

Es posible avistar al Macá tobiano flotando y arrastrado por la corriente, ya que de este modo ingresa a los estuarios, o sumergiéndose en busca de alimento. Generalmente se observan individuos o grupos de 4-5 ejemplares. Nunca abandona el agua y rara vez vuela de día. Su migración nocturna hacia la costa ha ocasionado en algunas oportunidades que las luces de la ciudad confundan a algunos individuos y éstos choquen contra el alumbrado público.

El Macá tobiano es un excelente buceador. Realiza movimientos ondulatorios con su cuerpo alcanzando una velocidad de hasta 2 metros por segundo. Esto es posible gracias a que posee una gran flexibilidad de los dedos de las patas, que le permiten remar y timonear al mismo tiempo. Los lóbulos en sus dedos, le dan amplitud de movimiento y le permiten girar a gran velocidad. Estas habilidades las usa para conseguir el alimento. El “Tobiano” es carnívoro. Durante el invierno, cuando permanece en los estuarios, come principalmente pequeños peces; y en el verano, cuando migra a las lagunas del oeste, se alimenta de diminutos invertebrados, como caracoles y anfípodos.

Los zambullidores como el Macá tobiano son aves muy vulnerables a la extinción, ya que viven la mayor parte de sus vidas dependiendo de particulares cuerpos de agua, los cuales pueden ser fácilmente afectados por actividades humanas y se descubrió que a éstas se debía su disminución poblacional. Puntualmente, las amenazas que enfrenta esta especie abarcan desde la introducción de salmónidos en las lagunas esteparias (consumen su principal fuente de alimento), el avance de los visones en esa zona y los problemas de contaminación.

Una agente de conservación de Ambiente Sur realiza conteos de Macá tobiano en el estuario del río Santa Cruz, en la localidad de Puerto Santa Cruz.

 

Por lo dicho, la conservación de sus hábitats es fundamental para evitar su extinción. Durante los inviernos, eso implica la conservación de los estuarios. Las estrategias adoptadas comprenden acciones concretas en los hábitats, censos, investigación científica sobre la especie y actividades de sensibilización en las comunidades locales cercanas a los ambientes donde vive el Macá tobiano.

De esa forma, Ambiente Sur sostiene acciones de sensibilización y conservación en Puerto Santa Cruz, trabajando mancomunadamente con las Direcciones municipales de Turismo y Ambiente. En Río Gallegos, las tareas se realizan con la colaboración permanente de la Asociación de Kayak “I Yenú Jono”, con la cual se organizan avistajes en el estuario del río Gallegos, que permiten no sólo determinar su presencia sino también las potenciales amenazas que enfrenta el Macá tobiano, a lo que se le suman las tareas en la Reserva Provincial de Aves Migratorias junto al Consejo Agrario Provincial (C.A.P.), ya que esta área protegida provincial comprende otra parte del ecosistema del estuario del río Gallegos.

Asimismo, mediante el convenio firmado con el C.A.P. se implementan acciones conjuntas en los estuarios de los ríos Coyle y Santa Cruz por la conservación de la especie.

Por otra parte, se realizan acciones en el terreno y de sensibilización en el noroeste provincial, en el marco del Proyecto Macá Tobiano, con el apoyo fundamental de International Conservartion Fund of Canadá (I.C.F.C.).

Recientemente, como parte del crecimiento del trabajo por el Macá tobiano y la visibilización a nivel nacional e internacional de su problemática de conservación, el Dr. Ignacio “Kini” Roesler, biólogo e investigador del Conicet, Director Científico de Aves Argentinas y miembro del equipo del Proyecto Macá Tobiano, fue elegido como uno de los ganadores de los Premios Whitley, reconocidos como los "Oscars verdes". Roesler fue seleccionado entre 15 finalistas de todo el mundo por su trabajo en torno de la conservación de la especie, por la Whitley Fund for Nature (WFN).

[email protected]

Facebook: Asociación Ambiente Sur

www.ambientesur.org.ar

Vos también podés sumar tu apoyo y colaborar con nuestro proyecto. Ingresá a este link: https://www.ambientesur.org.ar/colabora  o visitanos en Carlos Gardel 389, Río Gallegos.

COMENTÁ